Más de 8,500 peruanos salieron del Perú y no volvieron entre julio y setiembre

Migraciones informó que los destinos más recurrentes para los peruanos son Estados Unidos, Panamá y España.


Fotografía de un tablero con la información de la salida de vuelos en el aeropuerto internacional Jorge Chávez en Lima (Perú). EFE/ Paolo Aguilar/Archivo
Fotografía de un tablero con la información de la salida de vuelos en el aeropuerto internacional Jorge Chávez en Lima (Perú). EFE/ Paolo Aguilar/Archivo

Ya sea por estudios, trabajo, viajes de turismo o reagrupación familiar, son miles los peruanos los que a diario salen de las fronteras. Pero últimamente, otra de las razones para viajar fuera del país es la coyuntura política.

Una mujer en la cola de la embajada de España que iba a solicitar su visa fue abordada por Latina y señaló que buscaba viajar “por un tema de precaución por el actual gobierno, la idea es poder tener el pasaporte a la mano para poder salir del Perú”. Otra señora indicó que “hay que estar preparados para cualquier cosa, todos venimos con esa idea de estar preparados”.

Latina dio a conocer un informe de la oficina de Migraciones donde se revela que entre julio y setiembre salieron del país 299,535 peruanos, siendo los destinos más visitados Estados Unidos (129,839), Panamá (43,874) y España (34,014).

En contraparte, fueron 290,959 peruanos los que ingresaron durante el mismo periodo, siendo los países de origen más comunes Estados Unidos (135,877), Panamá (43,933) y Chile (24,724). Es decir, hubo un saldo de 8,576 peruanos que sguen afuera y que podrían no volver.

Carlos Eduardo Aramburú, sociólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, indica que estas cifras pueden corresponder a una migración laboral. “Es gente que va en busca de oportunidades porque la pandemia no solo ha golpeado en el tema de la salud, sino también el tema del empleo. Se han perdido 2.7 millones de empleos solo en el caso de Lima”, le comentó al noticiero.

La misma tendencia se puede notar en las agencias ubicadas en las calles aledañas al local de Migraciones en Breña. Una señorita que atiende indicó que un grupo no menor de viajeros compra pasajes solo de ida. “Gran parte de los clientes quieren ir a quedarse a otros países, un 50% de los que compran pasajes quieren radicar otro país”, precisó.

DÓLAR

Esta semana se ha podido notar una baja considerable en el precio del dólar. Este jueves, el dólar paralelo se ubicó en S/ 3.88 la compra y S/ 3.93 la venta. Recordemos que la semana pasada llegó a un pico de S/ 4.13.

Jorge Carrillo Acosta, experto en finanzas de Pacífico Business School, le señaló a Infobae que si bien es cierto el tipo de cambio ha alcanzado niveles debajo de los 4 soles que es una excelente noticia, hay que poner las cosas en contexto. Porque antes que inicie todo el ruido político el dólar estaba en S/ 3.75.

“Después de la primera encuesta de la segunda vuelta, que fue para fines de abril, hasta el 28 de julio, el dólar batió récords nueve veces. Y desde que Pedro Castillo tomó el gobierno hasta la semana pasada se batió 11 veces el récord. Es decir, durante 20 veces batimos récord del tipo de cambio por la coyuntura política”, precisó.

Sostiene que por eso Julio Velarde, titular del Banco Central de Reserva, decía que si no hubiera ruido político, el dólar debería estar en S/ 3.6 o S/ 3.7, porque los factores internacionales están llevando el dólar a la baja y no al alza.

En ese contexto, Carrillo explica por qué las empresas no bajan los precios inmediatamente. “Primero, entendamos por qué subieron, fue porque las empresas tenían que comprar insumos importados; por ejemplo, maíz para alimentar a los pollos, o trigo para producir pan, fideos; o soya para hacer aceite; y petróleo para hacer gasolina. Al aumentar el tipo de cambio, este insumo se volvió más caro y el precio para el consumidor final también encareció”, explica.

Ahora que el tipo de cambio baja, lo primero que deben hacer las empresas es comprar stock con este precio más barato, aunque algunas ya se stockearon, y recién van a comprar en noviembre. Entonces, el precio puede tardar en bajar uno o dos meses, indica.

“Hay un ciclo de producción donde el insumo importado tiene que trasladarse al producto final y eso puede tardar algunas semanas, e incluso meses”, expresa Carrillo.

SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR