El ejército israelí atacó casi todas las infraestructuras iraníes en Siria en represalia por disparos nocturnos de cohetes contra sus posiciones en el Golán, afirmó este jueves por la mañana el ministro de Defensa Avigdor Lieberman.

"Hemos atacado casi todas las infraestructuras iraníes en Siria y no deben olvidar el refrán de si a nosotros nos cae la lluvia, sobre ellos caerá una tormenta", dijo en una conferencia sobre temas de seguridad. "Espero que este episodio quede zanjado y que lo hayan entendido", agregó.

El ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman durante la conferencia sobre temas de seguridad en Herzliya (REUTERS/Nir Elias)
El ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman durante la conferencia sobre temas de seguridad en Herzliya (REUTERS/Nir Elias)

La operación, una de las más importantes del ejército israelí en los últimos años y la de más envergadura contra objetivos iraníes, apuntó contra el origen de los cohetes lanzados por las fuerzas Quds y contra instalaciones de los servicios de inteligencia, de logística o de almacenamiento, informó más tamprano a los periodistas Jonathan Conricus, que matizó que Israel no busca una "escalada" militar con Irán.

Un misil en Damasco (REUTERS/Omar Sanadiki)
Un misil en Damasco (REUTERS/Omar Sanadiki)

"La agresión iraní es otra prueba de las intenciones detrás del asentamiento del régimen iraní en Siria y la amenaza que significa para Israel y la estabilidad regional", afirmó el ejército, que agregó además que el ataque iraní no causó daños ni heridos.

"Las Fuerzas de Defensa Israelíes no permitirán a la amenaza iraní de asentarse en Siria. El régimen sirio será responsable de todo lo que pasa en su territorio", concluyó el ejército en Twitter.

Anteriormente, la agencia oficial siria Sana indicó que los misiles israelíes lanzados contra el territorios sirio golpearon bases militares, un depósito de armas y un radar militar, sin precisar la situación.

Misiles sobre Daraa (REUTERS/Alaa al-Faqir)
Misiles sobre Daraa (REUTERS/Alaa al-Faqir)

Por su parte, el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) indicó a la AFP que los misiles lanzados por el ejército israelí habían alcanzado bases "que pertenecerían al Hezbollah libanés al suroeste de la ciudad de Homs, y Maadmiyat Al Sham, al oeste de Damasco, donde se encontraban combatientes iraníes y del Hezbolá y de la 4ª brigada [del ejército sirio]".

La escalada militar se produjo horas después de un intercambio de disparos de cohetes y de misiles desde ambas partes de la meseta del Golán, gran parte de la cual está ocupada por Israel desde 1967.

Hacia las 03H00 de la madrugada (00H00 GMT) se escuchaban fuertes explosiones en la capital siria, así como misiles antiaéreos, según una corresponsal de la AFP en Damasco.

Un misil sobre Daraa, Siria (REUTERS/Alaa al Faqir)
Un misil sobre Daraa, Siria (REUTERS/Alaa al Faqir)

El ejército israelí "efectúa una operación contra objetivos iraníes en Siria. Cualquier implicación por parte de Siria para contrarrestar esta acción será peligrosamente reprimida", advirtió más temprano el portavoz del ejército, Avichae Adrae en su cuenta de Twitter.

Los primeros misiles israelíes se lanzaron como respuesta a los cohetes iraníes lanzados poco después de medianoche [21H00 GMT del miércoles] contra los Altos del Golán, declaró el ejército israelí.

Soldados libaneses inspeccionan los restos de un cohete en Haberiyeh, Libano (REUTERS/Karamallah Daher)
Soldados libaneses inspeccionan los restos de un cohete en Haberiyeh, Libano (REUTERS/Karamallah Daher)

Según su portavoz, Jonathan Conricus, los cohetes fueron lanzados por la brigada iraní Al Qods contra las primeras líneas del ejército israelí en el Golán.

El martes por la noche, unos bombardeos imputados a Israel apuntaron contra un depósito de armas de los Guardianes de la Revolución, el ejército de élite iraní, en el sector de Kiswé, al sur de Damasco, según el OSDH.

Un misil sobre Daraa, Siria (REUTERS/Alaa al-Faqir)
Un misil sobre Daraa, Siria (REUTERS/Alaa al-Faqir)

El bombardeo nocturno cerca de Damasco mató a 15 combatientes prorrégimen extranjeros, 8 de los cuales, iraníes, según la misma fuente.

Los hechos se produjeron en un contexto de alta tensión entre Israel e Irán en torno al conflicto en Siria tras varias operaciones atribuidas al ejército israelí contra intereses iraníes en Siria.

(Con información de AFP)