Qué es la dislexia: el trastorno por el que Sammy Pérez hablaba así

La familia del actor desmintió que tuviera una discapacidad intelectual

Foto: Instagram/@sammyperez_xhderbez
Foto: Instagram/@sammyperez_xhderbez

La madrugada de este viernes se dio a conocer sobre la muerte de Sammy Pérez quien tuvo complicaciones por COVID-19 y murió por un paro cardiovascular. Ante las reacciones de los usuarios de redes sociales salió el tema de qué enfermedad era la que tenía el compañero de Eugenio Derbez, ya que no podía hablar de manera fluida.

Al iniciar su carrera en la televisión muchas personas pensaron que tenía algún problema de discapacidad intelectual, pero tiempo después la familia desmintió ese rumor.

Según Milenio, la familia de Sammy mencionó que él tenía dislexia, un problema que dificulta el aprendizaje de leer y de escribir.

¿Qué es la dislexia?

La dislexia, por definición consensuada por la Asociación Internacional de Dislexia, es “una dificultad específica de aprendizaje (DEA) de origen neurobiológico, caracterizada por la presencia de dificultades en la precisión y fluidez en el reconocimiento de palabras (escritas) y por un déficit en las habilidades de decodificación (lectora) y deletreo (ortografía)”.

De acuerdo con el artículo “Dislexia, enfermedad, trastorno o algo distinto”, escrito por el Doctor Josep Artigas Pallarés, Unidad de Neuropediatría, Barcelona, publicado en 2009 por la REVISTA DE NEUROLOGÍA, la dislexia es una dificultad especifica, independiente de la inteligencia.

La dislexia es una consecuencia de la cultura y la generalización de la enseñanza, también se lee que los genes no tienen una anomalía específica, sino que forman parte de las variantes genéticas presentes de la población general. No existe “el gen” de la dislexia, sino que las personas disléxicas presentan una combinación genética que determina la poca habilidad lectora, del mismo modo puede determinar una dificultad para cantar, bailar o tocar el violín.

Además, el carácter poligénico permite contemplar la dislexia como el resultado de un balance entre habilidades desfavorecidas y habilidades favorecidas compensadoras; balance que no es otro que el que se deriva de genes desfavorecedores de las habilidades implicadas.

Debido a que existe un desconocimiento respecto, el 8 de octubre se celebra el Día de la Dislexia para concienciar sobre el trastorno, con el objetivo de visibilizar las dificultades de las personas que lo padecen y dar a conocer su realidad al resto de la población.

Es importante estar alerte a las señales mínimas que cada niño presenta. Trabajar de manera precoz hace la diferencia en aquellos niños que presentan un ritmo de aprendizaje más lento que el resto. Así será posible optimizar sus habilidades y que puedan alcanzar un desempeño promedio. A la vez, que no se vea afectado el avance de su autoestima”, afirmó Paula Uhrig, licencia en Psicopedagogía (MP 434), coordinadora del Servicio de Psicopedagogía de Fleni Escobar.

En los últimos dos años se observó que la edad promedio de consulta fue de 10 años y 5 meses. “Es clave trabajar con los padres y docentes para que las consultas lleguen antes. Se trata de lograr un acompañamiento escolar y familiar eficaz, un tratamiento adecuado, atenuando el impacto negativo del fracaso escolar sobre el desarrollo de la autoestima de los niños. La detección temprana contribuye a optimizar las habilidades académicas descendidas y a minimizar el impacto emocional que conlleva el fracaso escolar”, agregó la especialista.

CONTINUAR LEYENDO