Crisis por COVID-19 arrojará 4.3 millones de “ninis” más en México

Dicho incremento, sumado a los 5.8 millones contabilizados previo a la contingencia, resultará en 10.6 millones de personas entre 18 y 29 años, desocupadas hacia junio de 2020

La crisis generada por la pandemia de coronavirus aumentará el número de jóvenes que no estudian ni trabajan (Foto: EFE)
La crisis generada por la pandemia de coronavirus aumentará el número de jóvenes que no estudian ni trabajan (Foto: EFE)

La crisis económica derivada de la pandemia por coronavirus (COVID-19), generará un aumento de 4.3 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan (JNENT), de acuerdo con un estudio realizado por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

La organización civil señala que desde antes de la contingencia sanitaria los pronósticos de crecimiento económico para México no eran estimulantes, pues en los mejores casos, las estimaciones apuntaban a un incremento del 1% para 2020. Dicha situación fue acentuada por la irrupción de la enfermedad en el país, ya que en el primer trimestre del año el crecimiento de la economía mexicana fue de -2.2%.

Aunado a esto, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hasta mayo pasado, el empleo formal sufrió una disminución de más de 838,000 plazas. Esta situación tiene graves repercusiones en todos los sectores de la población, sin embargo, agudiza sus efectos en los grupos social y económicamente más vulnerables.

Estas cifras se han traducido en un impacto social negativo que afecta particularmente a los jóvenes”, refiere la investigación de MCCI.

Se espera que la pérdida de empleos para este grupo de jóvenes sea cuando menos 16% superior a lo que supondrá la actual crisis para los mayores de 29 años (Foto: Reuters)
Se espera que la pérdida de empleos para este grupo de jóvenes sea cuando menos 16% superior a lo que supondrá la actual crisis para los mayores de 29 años (Foto: Reuters)

La organización detalló que antes de la crisis de la contingencia, en México existían 29.3 millones de jóvenes entre 18 y 29 años de edad, de los cuales 5.8 millones, o el 24%, no estaban ocupados en tareas escolares o laborales.

Así pues, con base en el comportamiento en crisis previas, se espera que la pérdida de empleos para este grupo de jóvenes sea cuando menos 16% superior a lo que supondrá la actual crisis para los mayores de 29 años. “Asimismo, se estima que el tiempo para recuperar los empleos perdidos entre la población de 15 a 29 años será alrededor de 15 meses, lo cual es 66% mayor a los 9 meses que se espera que tarden los mayores 29 años.”, estima la investigación.

En este sentido, un estudio realizado por el Centro de Estudios Educativos y Sociales (CEES) prevé que la contracción económica derivada de la contingencia sanitaria por coronavirus ocasionará que 4.3 millones de jóvenes entre los 15 a los 29 años se unan al grupo de personas que no estudian ni trabajan.

Dicho incremento, sumados a los 5.8 millones contabilizados previo a la crisis, resultará en 10.6 millones de jóvenes desocupados hacia junio de 2020.

De acuerdo con el IMSS, hasta mayo pasado, el empleo formal sufrió una disminución de más de 838,000 plazas (Foto: Reuters)
De acuerdo con el IMSS, hasta mayo pasado, el empleo formal sufrió una disminución de más de 838,000 plazas (Foto: Reuters)

“Estamos hablando de 33.3% de las personas en este grupo de edad y que incluyen los que ya se encontraban fuera del sistema educativo y ahora, además, perderán su empleo, a aquéllos que tendrán que salir de la escuela prematuramente por la falta de recursos para seguir estudiando, y a cientos de miles que terminan sus estudios entre mayo y julio del 2020 y no podrán encontrar empleo por enfrentar un mercado laboral deprimido.”, explica el estudio.

Y es que las medidas de confinamiento para evitar la propagación del virus SARS-CoV-2 han obligado a miles de empresas parar sus operaciones. Esta situación ha ocasionado el cierre de aquellos negocios que no pueden sostener sus gastos, por lo que miles de personas han perdido sus empleos.

El incremento de los jóvenes que no estudian ni trabajan en México podría ocasionar aumentos en los niveles de depresión, proclividad a las adicciones, entre otros problemas (Foto: Cuartoscuro)
El incremento de los jóvenes que no estudian ni trabajan en México podría ocasionar aumentos en los niveles de depresión, proclividad a las adicciones, entre otros problemas (Foto: Cuartoscuro)

No obstante, hay otros efectos negativos que se derivan del desempleo en la población joven, entre los que destacan:

-Según el estudio Ninis en América Latina: 20 millones de jóvenes en búsqueda de oportunidades, realizado por el Banco Mundial, “el aumento de 13.7 puntos en la tasa de JNET implicaría un aumento de 16% en la tasa de criminalidad”.

-Reducciones de 10% en los ingresos para aquellos jóvenes que no estudian ni trabajan en las siguientes dos décadas.

-Incrementos en la pobreza derivado de la disminución de 25% en los ingresos de los jóvenes que caerán en dicha condición.

Asimismo, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad advierte que podría haber “aumentos en los niveles de depresión, proclividad a las adicciones, violencia intrafamiliar, embarazo adolescente, y otras vulnerabilidades”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

Coronavirus en México: el país llegó a 32,796 muertos y 275,003 casos confirmados

Con largas filas y sin respetar la sana distancia: así fue la reapertura de centros comerciales en la CDMX

“Por favor, que ya termine todo esto”: en las trincheras de la batalla de los médicos mexicanos contra el COVID-19



MAS NOTICIAS