(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Enclavado en las montañas de Veracruz, Ixtaczoquitlán -también conocido como Ixtca- es un municipio con alrededor de 75.000 habitantes. En lo que va de este año, han desaparecido 17 habitantes, 10 de ellos en el mes de octubre.

De acuerdo con el semanario Proceso, familiares de las víctimas responsabilizan a la policía municipal que dirigía Octavio Alejandro Pérez, quien se encuentra prófugo de la justicia debido a que cuenta con una orden de aprehensión.

En la carpeta de investigación FEADPD/ZCC/1/098-2019, se indagan los posibles lazos de este órgano policíaco con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el cual se pelea “la plaza” con los remanentes de Los Zetas.

Además del trasiego de droga, el botín que se disputan ambos grupos criminales también abarca el cobro de piso, robo de combustibles, secuestro y extorsiones, en los municipios de Ixtaczoquitlán, Fortín de las Flores, Orizaba, Nogales, Acultzingo, Zongolica, Córdoba, Ixhuatlán del Café, Huatusco, Río Blanco, Coscomatepec, Chocaman y Ciudad Mendoza, todos ubicados en las altas montañas de Veracruz.

(Foto: Wikipedia)
(Foto: Wikipedia)

Sin embargo, es en Ixtaczoquitlán en donde han desaparecido 17 personas. Familiares de los desaparecidos aseguraron a Proceso que han recibido amenazas de la Policía Municipal, llamadas telefónicas del CJNG y, en la mayoría de los casos, indiferencia de la Fiscal Especializada en Atención a Denuncias por Personas Desaparecidas en la zona centro, Fabiola Melo González.

A pesar de que la semana pasada, la Fiscalía Regional de Córdoba detuvo a dos oficiales municipales con las claves de “El Bam Bam” y “El Chino” y la “desarticulación” de la Policía Municipal, el Secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez, y el gobernador Cuitláhuac García han sido evasivos con el tema: “Estamos investigando”, atajan. La Fiscal Verónica Hernández no ha dado la cara en este caso.

En lo que va del primer año del gobernador Cuitláhuac García, en la entidad se han registrado 1.200 homicidios y 200 feminicidios. De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública al corte del pasado 20 de noviembre, Veracruz ocupa el primer lugar en feminicidios y el segundo en secuestro.

Las desapariciones

FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO
FOTO: ALBERTO ROA/ CUARTOSCURO

De acuerdo con Proceso, el pasado 26 de octubre, siete comerciantes oriundos de Río Blanco y Ciudad Mendoza “desaparecieron” luego de haber sido detenidos en un retén de policías municipales y estatales.

Primero fue detenido Joel Reyes junto con tres de sus trabajadores (Humberto Gil García, Daniel García Reyes y Ricardo Montesinos Núñez), además de un chofer cuando viajaban en un taxi luego de dejar la camioneta Van en Ciudad Mendoza repleta de mercancía. Los policías les marcaron el alto por “conducir con temeridad”.

Al día siguiente, Luis Carrera y Jorge Reyes –hermano de Joel- acudieron a pagar la multa de los comerciantes, los acompañó Jorge Alducin, trabajador de los comerciantes, y el abogado Eloy Servín López. Llegaron a la comandancia municipal, pagaron la multa y avisaron a sus familiares que ya había acabado todo y que ya iban de regreso a casa. Hasta ahora, ninguno de los siete ha vuelto.

“No entendemos por qué detuvieron a todos y no solo al conductor”, lamentan familiares de Joel, Jorge y Luisa. Afirman que el taxista –de nombre desconocido- y el abogado Eloy lograron escapar de la policía, llegaron a sus casas, hicieron maleta y huyeron de la ciudad sin dar explicación alguna.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

En un mes la familia Reyes y amigos se han dedicado a buscar por sus propios medios a sus familiares, ya pidieron videos, sábana de llamadas, y ya declararon a la Fiscalía paso a paso todos los indicios de esta desaparición que hizo huir al comandante de la Policía Municipal de Ixtaczoquitlán.

“Hay videos editados. Tardan diez minutos Jorge y Joel platicando con el abogado. Salen con ellos, se vienen según rumbo a casa en la camioneta del abogado. Se pierde el contacto con ellos a unas cuadras de la comandancia. Hay videos que no entregaron a la Fiscalía. Nos gustaría que el abogado y el taxista declararan y dijeran qué fue lo que paso”, lamentan familiares de los comerciantes.

Proceso detalla que en las diligencia ministeriales realizadas hasta el momento no hay rastro alguno de la camioneta con todo y mercancía de ropa americana, tampoco se ha podido dar con el paradero de la camioneta del abogado, ni del taxi en que fueron detenidos cuatro comerciantes. Ello, pese a que en las bitácoras de la Policía Municipal se confirmó la detención de todos ellos y la consignación de vehículos.

Días antes, el 8 de octubre, Ciro Cantor Álvarez, Fernando José Trejo Aguilar y el carpintero Martín Flores Medina desaparecieron con todo y la camioneta en la que se desplazaba, cuando fueron intervenidos en un retén policíaco.

El vehículo fue localizado cuatro días después en medio de cañales cerca de Atzacan, con abundante sangre en las paredes de la cajuela y con los faros prendidos.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Familiares sospechan que la camioneta pudo ser “sembrada” por policías, pues la batería del automotor no aguanta tanto tiempo encendida. Ya “peinaron la zona” junto con Policías Ministeriales, binomios caninos y drones. Incluso debajo de la tierra y en grutas, pero no han encontrado pista alguna.

Los teléfonos móviles de Ciro y Fernando han estado activos. El del primero - empresario cafetalero y dueño de un bar- su WhatsApp marcó palomita azul a un mensaje de voz enviado por su hijo de cinco años a quien sus familiares no le han podido decir que su papá “fue levantado por la policía”.

Los familiares de Ciro están desesperados. Ya cerraron el bar, tienen miedo de la policía de Ixtac y no confían en las diligencias que hace la Fiscalía.

En la casa de Fernando (de 18 años de edad) quieren que se investigue a fondo: “Fernando no era ni borracho, ni malandro, era un joven inquieto a quien teníamos amenazado que el día que llegará ebrio le íbamos a vaciar cubetas de agua helada en el rostro para despertarlo. Tiene que aparecer, él no ha le ha hecho mal a nadie”, aseguran sus familiares.

Proceso habló con Araceli Salcedo del Colectivo Desaparecidos de Córdoba-Orizaba quien aseguró que si se sigue “jalando el hilo” saldrán a flote más casos en los que no hay denuncia o en los que familiares no han querido exponer sus casos a la opinión pública por miedo a las amenazas de la policía, pero también porque están conscientes de la indiferencia del actual gobierno ante los más de cuatro mil desaparecidos en Veracruz en la última década.

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

“No es que se hayan soltado los demonios. Es la realidad día a día, no tenemos nada de estrategia y seguridad, ahorita fueron siete casos, pero hay más que se vienen vinculando. Ha pasado en Ixtac y en Orizaba y en Acultzingo. No es tierra o una región sin ley. Es un estado sin ley. No hay procuración de justicia en Veracruz. Tenemos ocho años exigiendo justicia y ahí seguimos”, señaló.

Salcedo -quien desde septiembre del 2012 busca a su hija Fernanda Rubí, “levantada” por un comando en una discoteca de Orizaba- dijo que con la actual administración de Cuitláhuac García solo hubo promesas y mesas de trabajo para seguir la simulación.

“No hemos visto acciones reales en la búsqueda, en vida o en muerte, de nuestros desaparecidos”, denunció.

Salcedo reveló que desde hace dos años, en esta zona montañosa de Veracruz se han logrado recuperar los cuerpos de 25 personas en fosas de Río Blanco y sus alrededores, mientras que en el Servicio Médico Forense hay 16 cuerpos a los que no se les han hecho las pruebas de cotejo de ADN.

Otro problema son los restos y fragmentos óseos que fueron hallados calcinados, debido a que “no hay condiciones de identificación”.

MÁS DE ESTE TEMA: