Sueño cumplido: por fin pudo cuidar de Simba, el imponente león del zoológico de Chapultepec

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Han pasado 12 años desde aquel día en que Jesús García Gamboa, cuidador de leones, se le estremeció todo su cuerpo al escuchar por primera vez el rugir del rey "Simba" que habita junto con Kiara y Kenia en el Zoológico de Chapultepec.

Su sueño era atender a los leones porque es su especie preferida. Sin embargo, para gozar de este privilegio y estar al cuidado del imponente "el rey de la selva", Jesús tuvo que conocer la ternura de las jirafas, la nobleza de los dromedarios y la fortaleza del lobo mexicano. Por eso hoy, a dos años de jubilarse, se siente agradecido con "Dios por la oportunidad de cuidar a esta especie".

"Para mí, el llegar a cuidar a un león no fue fácil. Para poder llegar aquí tuve que ir escalando poco a poco. El trabajar con leones es todo un reto. Todos estamos capacitados para trabajar en todos lados, pero esto es un reto. Por ejemplo, en sus casas de noche tengo que checar una, dos o hasta tres veces las puertas antes de hacer un movimiento", manifiesta Jesús García.

(Foto: Cortesía Secretaría del Medio Ambiente CDMX)
(Foto: Cortesía Secretaría del Medio Ambiente CDMX)

Cuando Jesús García llegó al Zoológico de Chapultepec se limitaba a realizar las labores que le habían indicado y poco a poco se dio cuenta de que su trabajo era especial cuando uno de sus vecinos le comentó que no cualquier persona tenía el privilegio de cuidar a leones y hienas como él lo hace.

"Una persona que supo que trabajaba en Chapultepec me dijo: 'oiga, yo lo envidio porque usted trabaja en el zoológico y no cualquiera trabaja en un zoológico, no cualquiera cuida a los animales que cuida usted'. En ese momento me cayó el veinte de lo importante que es nuestro trabajo", resalta.

Con los años, Jesús se ha encariñado con Simba, Kiara y Kenia. Basta un silbido de él para que de inmediato lo volteen a ver e incluso lo sigan cuando llega la hora de comer. La conexión entre Jesús García y los felinos del Zoológico de Chapultepec es sólida y el respeto entre ambas partes es respaldado por las atenciones y cuidados: "Cuando estás trabajando y oyes el rugido del león a metros de ti es una adrenalina que se siente en todo tu cuerpo", manifiesta Jesús.

(Foto: Cortesía Secretaría del Medio Ambiente CDMX)
(Foto: Cortesía Secretaría del Medio Ambiente CDMX)

Actualmente, en el Zoológico de Chapultepec habitan Simba, un macho de 14 años de edad, Kiara y Kenia, las hembras de entre 14 y 16 años, a quienes Jesús García les limpia todos los días su casa de noche, les da de comer y revisa que todo esté en buenas condiciones.

"Están acostumbrados a comer de seis a nueve kilos de carne y pollo, con su calcio en polvo y sus vitaminas recetadas por los veterinarios. También se les hace su revisión médica que contempla análisis de su peso, su condición física, entre otros tipos de revisiones médicas", explica Jesús.

(Foto: Cortesía Secretaría del Medio Ambiente CDMX)
(Foto: Cortesía Secretaría del Medio Ambiente CDMX)

Asegura que para él un león es lo máximo en su vida: "Trabajar en el Zoológico de Chapultepec es uno de mis mejores trabajos que he tenido, Dios me da la oportunidad de cuidar a estos leones y estoy capacitado para cuidar a cualquier otra especie, le doy las gracias a Dios por tener este trabajo, realmente es algo muy grato y emocionante trabajar con animales. Ojalá y la gente que me está viendo y leyendo no maltrate a los animales, les pido que los cuiden y que si se puede hacer algo por ellos en beneficio de su conservación lo hagan".

Jesús también invita a la ciudadanía a proteger a los animales como una señal de amor a la naturaleza: "Lo único que les diría es que cuiden a los animales que tengan. Los que tenemos ahorita, el día de mañana no los vamos a tener fácilmente. Yo les pido que si tienen animales los cuiden, quiéranlos y consérvenlos", concluyó.

MAS NOTICIAS