Keith Raniere, fundador de Nxivm, está acusado de tráfico sexual de mujeres, entre otros delitos (Foto: Archivo)
Keith Raniere, fundador de Nxivm, está acusado de tráfico sexual de mujeres, entre otros delitos (Foto: Archivo)

El 18 de octubre de 2017, The New York Times publicó una historia que destapó el escándalo de la red de explotación sexual  NXIVM que operaba Keith Raniere.

El documento relacionaba al acusado con una empresa en la que Emiliano Salinas Occelli, hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, era miembro del consejo y copropietario. Se trataba de ESP (Executive Success Programs) México, una empresa que replicaba en el país los programas y talleres impartidos por Raniere. 

A lo largo de seis meses, el hijo del ex presidente pasó de defender al presunto "gurú de la motivación", a deslindarse totalmente de su antiguo mentor e incluso a renunciar a la empresa que representaba su marca. 

En un inicio, Emiliano Salinas publicó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que rechazó cualquier imputación sobre su persona, alegando que los programas que ofrecía su empresa en México se enfocaban en la motivación personal. 

Emiliano Salinas en un video donde habla de Raniere (Foto: Archivo)
Emiliano Salinas en un video donde habla de Raniere (Foto: Archivo)

Dijo que todas las asociaciones de las que formaba parte, condenaban "cualquier forma de violencia, sometimiento, intimidación, presión o abuso en contra de persona alguna, especialmente las mujeres".

Agregó que la empresa había ayudado en numerosas ocasiones a víctimas de violencia, secuestros, abusos y tragedias personales, sin costo alguno, pues era parte del compromiso de ESP México.

Luego de la detención de Raniere el 26 de marzo de 2018, tanto él como su socio, Alejandro Betancourt Ledesma, emitieron un comunicado en el que defendían la inocencia de "Vanguard" (nombre que recibía Raniere), esperando su "pronta liberación".

A un día de este mensaje, cambiaron de postura y emitieron otro comunicado expresando su confianza en que las autoridades estadounidenses resolverán las imputaciones contra el fundador del corporativo Nxivm, mediante un proceso "apegado a la ley".

Emiliano Salinas con Keith Raniere, el líder de la secta de Nxivm, preso en Estados Unidos (Foto: Archivo)
Emiliano Salinas con Keith Raniere, el líder de la secta de Nxivm, preso en Estados Unidos (Foto: Archivo)

Para el 2 de abril, fecha en la que se confirmó que el detenido sería sometido a un proceso judicial en el país vecino, volvieron a emitir otro boletín en el que se deslindaban por completo de este personaje, aunque mantendrían las operaciones de ESP México.

En el mismo mes, tanto Emiliano Salinas como Alejandro Betancourt endurecieron su postura y anunciaron que dejarían la presidencia de la empresa filial de NXIVM. 

"Damos por concluidas nuestras actividades y colaboración con la marca ESP México, así como nuestra relación profesional y económica con el corporativo NXIVM en Estados Unidos y sus entidades relacionadas", decía el comunicado.

De esta manera abandonaron la empresa en la que trabajaron por 15 años; a través de la cual reclutaron a grandes figuras de la política, deportistas de alto rendimiento, reconocidos empresarios y personajes de la farándula.

Emiliano Salinas en una charla motivacional (Foto: Archivo)
Emiliano Salinas en una charla motivacional (Foto: Archivo)

En el mismo mensaje, negaron tener conocimiento previo de los hechos por los que Raniere era juzgado. Afirmación que después fue puesta en duda tras la aparición de una serie de audios en los que se escucha al hijo del ex presidente Carlos Salinas, hablar abiertamente del grupo secreto conocido como "DOS" (Dominante Sobre Sumiso).

Las cinco grabaciones, reveladas originalmente por Aristegui Noticias, forman parte de una conversación que Emiliano Salinas tuvo en agosto de 2017 con Antonio Zarattini, un empresario que renunció a la organización luego de tener conocimiento de que varias mujeres en el grupo habían sido marcadas en su zona pélvica.

Durante la plática, Zarattini le pide a Emiliano confirmar la existencia de este grupo secreto en que las mujeres eran forzadas a ser esclavas sexuales y eran marcadas a fuego. Tras lo cual, el hijo del ex presidente acepta que una mujer dentro de NXIVM le contó sobre estas prácticas. 

En una de las cintas, Salinas Occelli dice que su hermana Cecilia también tenía conocimiento de esta secta y de las fotografías, videograbaciones sexuales y confesiones que las mujeres dentro del grupo eran forzadas a entregar. 

Los miembros de DOS son marcadas con un símboloque incluye las iniciales de Raniere y de Mack
Los miembros de DOS son marcadas con un símboloque incluye las iniciales de Raniere y de Mack

En la cinta se escucha a Emiliano Salinas describir el momento en el que su hermana le contó sobre el grupo. Por mas de dos horas, el hijo del ex mandatario justifica la existencia de esta secta secreta y la entrega de "colaterales" (fotografías y videos).

Aunque reconoce que las prácticas de NXIVM no eran "las más afortunadas", dijo que Keith Raniere "sería incapaz" de guardar el material de las mujeres miembro "en su computadora".

Luego de que Zarattini le cuestionara sobre la marca en la zona pélvica, Occelli le respondió que si un grupo de hombres decidiera "tatuarse el chile" (tatuarse el pene) como parte de una secta, nadie "pensaría en rescatarlos" como ocurrió con las mujeres de NXIVM. 

La conversación tuvo lugar un mes antes de que el New York Times publicara el reportaje sobre sobre la red de explotación sexual que operaba Keith Raniere, lo que significa que al menos por un año, tanto Emiliano Salinas como Alejandro Betancourt negaron las acusaciones en contra de su mentor sabiendo que los cargos imputados eran ciertos.