El guardia de seguridad se llevó una gran sorpresa. (Video: Twitter)

Este miércoles circuló en redes sociales el curioso video de un gran cocodrilo deambulando por una agencia automotriz en Puerto Vallarta, Jalisco, México.

Aunque la temblorosa voz del guardia de seguridad fue lo que llamó más la atención de los medios que reportaron el hecho, detrás de las imágenes se esconde una triste realidad ecológica.

La invasión a su hábitat por parte de la actividad humana, ha provocado con frecuencia la aparición de reptiles en zonas residenciales.

El cocodrilo sorprendió al personal de una agencia de autos de la agencia ubicada frente al campo de golf, Marina Vallarta.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Los videos que fueron publicados en redes sociales se pueden observar al animal, de dos metros, rondar entre los autos. El guardia de seguridad fue quien hizo grabaciones del cocodrilo que merodeaba la sucursal.

El empleado declaró haber escuchado ruidos en la madrugada y pensó que eran ladrones, sin embargo no se trataba de un robo, sino un cocodrilo.

Las autoridades de protección animal aseguran que no se trata de una invasión y mucho menos de sobrepoblación. Solo es la cuestión del inmobiliario que ha invadido el hábitat de estos animales.

"El humano, básicamente está dentro de las áreas de distribución natural de estas especies y más bien nosotros debemos generar conciencia y debemos estar informados, es lo que pasa en Puerto Vallarta, estamos en un área de manglares, en un área que por naturaleza aún mantiene especies de vida silvestre, en este caso los cocodrilos". Explicó Joel González Moreno, agente de inspección y Vigilancia de vida silvestre de la Procuraduría Federal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México (Profepa).

En cuanto a los ataques hacia los reptiles, la Profepa negó que exista agresión hacia los cocodrilos en Puerto Vallarta. Más bien explicó que la aparición de estos grandes animales es frecuente por la temporada de lluvias.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

"Estamos hablando de una especie que se distribuye de forma natural, es una población sana dentro de su hábitat" reiteró el inspector de la Profepa.

A su vez, retomó la seguridad de los reptiles, ya que tanto la sociedad civil y las autoridades trabajan, en Puerto Vallarta, para evitar que los encuentros con cocodrilos tengan desenlaces trágicos, "los hoteles se han organizado, tienen brigadas para atender este tipo de emergencias de control de ejemplares", aseguró.

En cuanto a la protección de la especie, se mencionó que han realizado "actividades de educación ambiental, se ha colocado señalética en los puntos rojos de riesgo en Puerto Vallarta, pero la gente los sigue vandalizando", dijo Armando Rubio Delgado, coordinador de la fundación SOS cocodrilo de Jalisco.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: