Guerrilleros entrenados como caníbales, el tesoro que habrían dejado las Farc y otras declaraciones de Martín Sombra en la JEP

El llamado carcelero de la guerrilla e despachó ante el tribunal de paz en contra de los miembros del último secretariado de las Farc y ahora comparecientes

Martín Sombra tras su detención en 2008 en un operativo en Boyacá
Martín Sombra tras su detención en 2008 en un operativo en Boyacá

Ely Mejía Mendoza, el exjefe guerrillero del Bloque Oriental, conocido como Martín Sombra, rindió versión voluntaria ante la Sala de Reconocimiento de Verdad de la Jurisdicción Especial para la Paz. Con frases revictimizantes, machistas y racistas contradijo testimonios de víctimas y versiones de comparecientes, así como dio detalles acerca de recursos de las Farc, las muertes recientes de disidentes del Acuerdo de Paz y el reclutamiento entrenamiento de menores.

Su audiencia fue privada, pero se han filtrado apartes del testimonio que le entregó a magistrada Lily Rueda, relatora del caso 07 que trata sobre el reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes en el conflicto. ‘Sombra’ contradijo a varios comparecientes que han negado ese crimen y “reconoció la presencia significativa de niñas y niños en las filas de las Farc-EP, incluidos, menores de 15 años”.

Ese testimonio respalda la hipótesis de la JEP, que para este caso ha establecido que la guerrilla reclutó y utilizó sistemáticamente a menores de 14 años en el desarrollo del conflicto, pese que tenían una política expresa para que las incorporaciones solo fueran para mayores de 15.

Mendoza sostuvo que Timochenko, el alias de Rodrigo Londoño y último comandante de las Farc, conoció de la situación porque él le contó. Incluso, según la W Radio, el exjefe del Bloque Oriental narró que en una ocasión encontró niños de 11 años reclutados por el Frente 27 bajo el mando de alias ‘Efrén’ y ordenó devolverlos a la casa.

Sombra fue el primer guerrillero en someterse a la ley de Justicia y Paz creada para desmovilización de los paramilitares. Allí también entregó detalles de ese episodio que reiteró ahora ante la justicia especial de paz, respecto a cuando creó 600 menores reclutados por Efrén en el 2005 y dispuso crear un centro de entrenamiento. El lugar contaba con escuela y enfermería porque los jóvenes eran muy pequeños, además se encontraban en malas condiciones de salud.

Según dijo a la JEP, recibió 700 en el campamente el barrial, de acuerdo con lo revelado pro la emisora Blu Radio, que estaban a cargo de un hombre llamado ‘Omar’. Él, asegura, les enseñó ingeniería militar, explosivos, comunicaciones, enfermería, construir trincheras y creó una fuerza especial. “Saqué 300 que salieron para diferentes bloques. Un muchacho de esos, si no le alcanzó, le sampa el cuchillo de aquí allá”, le dijo Sombra a la magistrada.

Entre esos grupos que entrenó estaban los conocidos ‘pisa suaves’, un grupo de guerrilleros de las denominadas fuerzas especiales de las Farc. Personas entrenadas para atacar campamentos militares de manera sigilosa y letal, que fueron utilizados por el Mono Jojoy y Alfonso Cano.

Sombra entregó un nuevo detalle respecto al entrenamiento de fuerzas especiales ante la JEP. Según dijo, directamente con Marulanda, entonces aún comandante máximo de la guerrilla, planteó la necesidad de crear un grupo de respuesta a los pisa suave, aún más letales, en caso de tener que responder a una traición de esa fuerza altamente entrenada. Según dijo, estaban entrenados para comer gente.

Ante la JEP, alias Martín Sombra aceptó que en las filas de las extintas Farc hubo presencia significativa de niños y niñas.
JEP (vía Twitter)
Ante la JEP, alias Martín Sombra aceptó que en las filas de las extintas Farc hubo presencia significativa de niños y niñas. JEP (vía Twitter)

“Yo entrené caníbales, eso era muy secreto, ni el Mono lo sabía. A Marulanda le dije: voy a entrenar unos caníbales para el día que se nos tuerzan los otros, con eso los cazamos”, relató Sombra, quien aseguró que se trataba de un plan alterno de una tropa secreta que funcionó a la par de los pisa suave, de acuerdo con un aparte de la versión libre revelada por Blu Radio.

Sombra habló también de un supuesto ‘tesoro de las Farc’ que era una caleta de 6.000 canecas en las que se habrían guardado 600 millones de pesos. Aseguró que Timochenko nunca conoció de esa ubicación, porque los altos mandos no confiaban en él, ni en Carlos Antonio Lozada, a quienes llamó “ladrones”.

Mejía Mendoza fue el carcelero porque estuvo encargado por varios años de custodiar a los secuestrados, labor en la que se le atribuye la construcción de las jaulas de alambre de púas. Incluso tuvo bajo su cargo a la excandidata presidencial Ingrid Betancourt y a Clara Rojas, a esta última a quien separó de su hijo Emmanuel nacido en cautiverio.

Sobre la excandidata presidencial, sostuvo que una guerrillera le enseñó a bailar tango y salsa, así como él mismo le cantaba Cariño Santo con una guitarra cuando estuvo bajo su poder. “Allá no solo era tristeza”, citó la W Radio de su declaración, con lo que trató de desestimar los malos tratos a los secuestrados, que ya han sido determinados tanto por la JEP como por la Comisión de la Verdad.

Mejía, quien se encuentra en libertad luego del vencimiento de términos de un proceso en su contra, deberá volver a rendir versión voluntaria para el 23 de enero. En esta diligencia, Mendoza deberá profundizar la información sobre su trayectoria en las Farc-EP, la vida intrafilas de las niñas y los niños y las demás líneas de investigación del Caso 07.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR