“Lo tenemos que resolver entre los dos”: Duque a Panamá sobre migración en Necoclí

Una multitud de migrantes se encuentra varada en Necoclí y las autoridades afirman que diariamente llegan hasta 600 personas más que hacen tránsito irregular a Centroamérica y Estados Unidos.

Los presidentes de Colombia, Iván Duque Márquez, y de Panamá, Laurentino Cortizo Cohen, durante el encuentro que tuvieron en la Casa de Nariño en noviembre de 2019 (Colprensa- Externos)
Los presidentes de Colombia, Iván Duque Márquez, y de Panamá, Laurentino Cortizo Cohen, durante el encuentro que tuvieron en la Casa de Nariño en noviembre de 2019 (Colprensa- Externos)

Miles de migrantes africanos, haitianos y cubanos, así como venezolanos, se encuentran represados en el municipio de Necoclí durante su tránsito hacia Estados Unidos. Al parecer, las empresas que los transportan excedieron su capacidad par alas personas que llegan y evacúan del municipio antioqueño.

Debido a que se trata de un fenómeno migratorio irregular que involucra personas extranjeras, el presidente colombiano Iván Duque ha llamado a la comunidad internacional y a Panamá, que es el principal punto fronterizo de migración en el Urabá, para coordinar acciones que permitan dan solución a la situación.

Este domingo el presidente Iván Duque fue entrevistado por TVN Canal 2 de Panamá donde afirmó que es una situación que se presenta desde hace muchos años y no es nueva. “Aquí no se trata de migrantes flotantes, se trata de un fenómeno que se ha agravado con la pandemia, que tiene que ver con trata de personas o con tratar de facilitar migración irregular”.

Según el mandatario, las nacionalidades de los migrantes son variadas, incluso provenientes de Asia, quienes tienen como destino alcanzar la frontera sur de Estados Unidos. “Ya he dado instrucciones muy claras a Migración Colombia de recabar toda la información y trabajar de la mano con las autoridades panameñas. Esto lo tenemos que resolver entre los dos y eso significa que podamos hacer interdicción temprana, y también saber quién está detrás”, señaló el mandatario al canal panameño.

Una de las críticas al mandatario fue la denuncia de las autoridades panameñas que señalaron que desde Colombia no han compartido la información requerida sobre la situación que se presenta en Necoclí. Sin embargo, el mandatario afirmó que se debe trabajar entre ambas naciones para poder controlar el tránsito y evitar afectaciones en la salud o la vida de los migrantes.

El presidente Duque sostuvo que se trata de mafias que cobran una importante suma de dinero para transportar por mar a los migrantes, los cuales, según señaló, no llegan por carreteras. “Estamos dispuestos a entregar toda la información requerida, pero me parece importante que, junto con Panamá, nosotros podamos hacer procesos de deportación, retorno y donde corresponda, regularización”, fue la invitación del mandatario.

Las autoridades departamentales aseguran que son entre 10.000 y 15.000 migrantes los que se encuentran varados en el municipio; mientras que las autoridades migratorias sostienen que no es cierto, y aunque no hay una cifra exacta, hay un tránsito constante de llegada y salida, que se teme podría alcanzar esas cifras y generar un colapso en el municipio de Necoclí.

“Desde hace más de diez días, la salida de lanchas desde Necoclí se ha afectado debido a que las empresas de transporte no tienen la capacidad de prestar el servicio por lo que en este momento son aproximadamente 15.000 migrantes represados. Diariamente salen cerca de 850 personas de Necoclí e ingresan 1.500 más al municipio, es decir que todos los días aumenta el número de migrantes represados, lo que exige un plan de contingencia que permita superar la crisis”, dijo el defensor Camargo recientemente tras una visita al puerto.

El pasado viernes, el presidente Duque también pidió “mayor agilidad en el desembolso de los recursos de asistencia para la atención de los migrantes venezolanos por parte de la comunidad internacional”, y argumentó con su demanda que, “el país está convirtiendo el fenómeno en una oportunidad de crecimiento económico”.

“Nosotros debemos estar en capacidad de transformar esta dinámica migratoria para que contribuya al crecimiento económico y la transformación social y eso se produce generando oportunidades”, expresó el jefe de Estado en el conversatorio virtual del Council of Foreign Relations (CFR), moderado por el almirante en retiro, James G. Stavridis.

Ese mismo mensaje le dio el mandatario a Panamá para buscar una oportunidad en la solución de la crisis para crear mecanismos que logren controlar el flujo migratorio entre los dos países, que según las autoridades del istmo, se calcula en más de 26.000 en el primer semestre del año y cerca de 12.000 solo durante el mes de junio.

SEGUIR LEYENDO: