Presidente Iván Duque asegura que no hay nada que ocultarle a la CIDH

Aunque en un principio se pidió posponer la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al país, el Gobierno cambió de posición y abrió las puertas a la verificación de derechos humanos.

El presidente Iván Duque fue invitado por el Wilson Center de Estados Unidos para dialogar sobre los factores que llevaron a la sociedad colombiana a vivir un estallido social en medio de la pandemia de covid-19, a raíz del Paro Nacional que completa un mes de protestas continuas.

El mandatario aseguró que desde que llegó al Gobierno se propuso saldar las deudas sociales históricas del Estado. Afirmó que durante los primeros dos años hubo crecimiento económico, pero a raíz de la pandemia se tuvo que centrar en atender y combatir el virus.

El presidente Duque reconoció que las manifestaciones surgieron a partir de la propuesta de reforma tributaria que presentó su Gobierno y que no fueron efectivos en “abordar las distorsiones que se crearon”, por lo que decidieron retirar el texto.

Según expuso, las actuales manifestaciones tienen “múltiples caras”, de las que mencionó tres: la gente que protesta genuina y pacíficamente porque han sido afectados por la pandemia, pero también las de la extrema violencia y el vandalismo, y también “en algunos lugares, la influencia de grupos armados que promueven un tipo de conducta para crear incertidumbre”.

Aseguró a los compañeros de foro que desde el primer día de su gobierno apoyó todas las fuerzas de la ley y el orden, “pero dijimos desde el día uno que habría cero tolerancia política si un miembro del Ejército o la Policía iba más allá de la ley, y hemos actuado en ese sentido y especialmente tenemos que reconocer que la policía colombiana realiza anualmente más de 30 millones de procedimientos y claro, hay casos de abusos, como los hay en ciudades de Estados Unidos, pero son investigados y son sancionados prontamente”, afirmó el mandatario.

El mandatario afirmó que durante su Gobierno ha tenido las menores tasas de homicidio en los últimos seis u ocho años. “Porque nosotros creemos que proteger los derechos humanos y la vida es muy importante para los colombianos”, aseguró.

Duque reiteró las críticas de su Gobierno a los bloqueos porque han impedido la distribución de vacunas, oxígeno y alimentos, por lo que reiteró que la situación tiene muchas caras. Entre ellas, que es un año preelectoral porque, según él, hay personas que construyen sus aspiraciones sobre el caos.

En medio del foro, según afirmó Michael Shifter, una de las preguntas más recurrentes de los espectadores fue la posibilidad de una visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al país con una misión independiente que verifique el cumplimiento de los estándares internacionales. Una autorización que la vicepresidenta y canciller Marta Lucía Ramírez había pedido posponer hasta el 28 de junio.

“Colombia es una democracia vibrante”, afirmó el presidente Duque, “y es un país de instituciones y de instituciones independientes, entonces nosotros no solo estamos comprometidos con la protección de los derechos humanos, sino que siempre somos transparentes”.

“Entonces nosotros podemos tener el escrutinio, no solo de nuestras instituciones, sino también de entidades extranjeras”, afirmó el presidente Duque quien recordó que desde 1996 funciona una oficina del comisionado de los derechos humanos de la ONU en el país. Esa oficina denunció hace unas semanas ataques contra la comisión, presuntamente por miembros de la Fuerza Pública en Cali.

“Nosotros siempre vamos a estar abiertos a tener todas las conversaciones con cualquier entidad internacional que esté velando por la protección de los derechos humanos, pero también tenemos que decir que la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría y la Fiscalía tienen que hacer su trabajo”, afirmó el mandatario.

Duque aseguró que tradicionalmente han ocurrido casos de violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas armadas, pero el país ha insistido en convertir los derechos humanos en la característica más importante de la formación militar y policial. Aseguró que ha sido su administración la que más ha insistido en el propósito de incluir esa formación en todas las academias castrenses.

El presidente aseguró que por las cifras de operativos y casos de violación, se determina que no es una conducta sistemática y que cuando ocurre, se condena. Incluso, aseguró que se había emitido condena más pronto en el caso de Javier Ordóñez que en el de George Floyd en los Estados Unidos.

Concluyó que pueden compartir toda la información con las agencias internacionales cuando las autoridades nacionales terminen su trabajo, porque “no tenemos nada que ocultar, somos una democracia y un país de instituciones”.

Sin embargo, pese a las palabras del presidente, el informe Bolillo, Dios y Patria de la organización Temblores, asegura que en los casos de abuso policial cometidos desde 2017 a 2019 el 99% permanecen en la impunidad.

SEGUIR LEYENDO: