Policía niega abuso sexual a menor que se suicidó en Popayán y colectivos feministas le responden

Mientras el brigadier Ricardo Augusto Alarcón calificó la información como “información falsa”, las organizaciones defensoras de derechos humanos señalaron que el oficial presenta “omisiones a la verdad y falsedades”.

REUTERS/Luisa González
REUTERS/Luisa González

Los hechos de violencia sucedidos en medio de las movilizaciones del paro nacional que inició el pasado 28 de abril tienen conmocionados a los habitantes del país, en medio de videos y declaraciones que circulan por las redes sociales y medios de comunicación. En las últimas horas el país lamenta la muerte de una joven de 17 años en Popayán que decidió quitarse la vida, luego de haber sido presuntamente ultrajada por algunos agentes del ESMAD.

Organizaciones de víctimas denunciaron que la joven de 17 años, identificada como Alison Lizeth Salazar, fue agredida sexualmente por miembros de la fuerza pública, luego de que la capturaran cuando ella estaba grabando un enfrentamiento entre manifestantes y autoridades, luego de esto ella se habría quitado la vida. En redes sociales circula un video con el que se evidenciaría el momento en el que la mejor fue arrastrada por los uniformados.

En la grabación se escucha como la víctima dice: “cuatro policías contra una mujer, ¡idiota!”, mientras que el hombre que graba, al parecer de derechos humanos, le insiste que diga su nombre para quedar en el registro audiovisual. Los hechos se registraron en la noche del 12 de mayo y la mañana del día siguiente, cuando la encontraron sin vida en su casa, ubicada en el barrio El Uvo, norte de Popayán.

Ante la situación, la Policía Nacional ha negado públicamente que la menor haya sido abusada sexualmente por sus uniformados. El brigadier general, Ricardo Augusto Alarcón Campos, comandante regional de la Policía número cuatro calificó la información como falsa y dio detalles de lo que, según ellos, sucedió.

El oficial señaló que la menor nunca pisó instalaciones policiales, por el contrario, una vez se conocen los hechos, la menor es trasladada a las instalaciones de la URI de la Fiscalía General de la Nación (....) Una vez se establece que se trata de una menor de edad, se activa el protocolo de protección a la integridad de este tipo de población. Se toma contacto con sus familiares y se entrega en óptimas condiciones a la abuela materna a las 22:51 horas de la noche”.

Sin embargo, ante estas declaraciones, organizaciones defensoras de derechos humanos y colectivos sociales emitieron un comunicado en horas de la mañana de este viernes 14 de mayo señalando que las palabras del brigadier son “temerarias, omisiones a la verdad y falsedades, viles y ruines, en relación a la retención ilegal, el flagrante abuso de autoridad, las agresiones físicas y psicológicas, los actos sexuales abusivos realizados por agentes de la Policía Nacional”.

Reseñan en el documento que los hechos se conocieron a través del chat de WhatsApp del ‘Puesto de Mando Unificado Oficial’, además que las agresiones de los oficiales a la menor quedaron registrados en videos y transmisiones en vivo difundidos en redes sociales en la noche del 12 de mayo y que, a las 11:05 de la noche se envió al mencionado grupo de WhatsApp, donde se encuentran agentes de la Policía, el video de la agresión.

“En la noche del día 12 de mayo de 2021, personal de salud de la red de voluntarios paramédicos del Cauca informaron que la menor de edad fue arrastrada desde la Chirimía y que a las 9:15 de la noche ingresaron dos paramédicos a la URI y atienten a la menor, al sitio también ingresa un defensor de Derechos Humanos, la menor le manifestó que la habían golpeado y tenía laceraciones en las manos, aunque no se hizo acta se reportó en el grupo de WhatsApp interno”, detallan en uno de los puntos.

Además, citan que Alison publicó en su perfil de Facebook un estado en que señalaba que ella, en el momento en que fue capturada por los uniformados, no se encontraba participando en la protesta y donde señala que “me bajaron el pantalón y me manosearon hasta el alma”.

En el comunicado además señalan que la abuela materna de la menor de edad, les informó que la joven se encontraba cerca a la URI grabando una situación entre agentes del ESMAD y manifestantes, ella se escondió, pero los oficiales la sacaron del lugar con violencia y le quitaron el celular. La familiar de Alison les dijo que por la noche recibió a su nieta, al otro día “le pregunta que si la habían golpeado, la niña le dice que sí que le dolía el estómago y que la habían manoseado”.

El documento fue emitido por la Comisión de Garantías y Derechos Humanos de la Coordinación Departamental de Paro, la Red de Derechos Humanos de Suroccidente Colombiano, la Red por la vida y los Derechos Humanos del Cauca, entre otros colectivos y organizaciones.

La Fiscalía General de la Nación investigará el caso y las denuncias que realizan las organizaciones de víctimas. Además, se está a la espera del reporte de Medicina Legal con la información sobre el caso de la menor.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR