Hallan muerto a miembro del CTI secuestrado por la disidencia que perpetró atentado en Cauca

Se trata de Mario Fernando Herrera, quien había sido retenido ilegalmente por la columna Dagoberto Ramos cuando se movilizaba entre Santander de Quilichao y Corinto

Mario Fernando Herrera, funcionario del CTI, fue hallado sin vida luego de haber sido secuestrado por la columna Dagoberto Ramos, una disidencia de las Farc. Foto: Obtenida por Colprensa
Mario Fernando Herrera, funcionario del CTI, fue hallado sin vida luego de haber sido secuestrado por la columna Dagoberto Ramos, una disidencia de las Farc. Foto: Obtenida por Colprensa

Luego de los combates de la madrugada del sábado en las zonas rurales de los municipios de Argelia y Caloto, y el ataque terrorista con carrobomba del viernes en la tarde en Corinto, que afectó a 43 personas, continúa la complicada situación de orden público en el departamento del Cauca, en el occidente colombiano, donde fue encontrado sin vida un miembro del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación.

De acuerdo con la primera información que entregaron las autoridades se trata del investigador Mario Fernando Herrera, quien fue secuestrado por la columna Dagoberto Ramos, una de las disidencias de las Farc que delinque en esa zona del país.

Su cadáver fue hallado en el sitio que se conoce como La Trampa, en zona rural de Caloto, en la noche del sábado, según las primeras informaciones que recogió sobre este hecho el periódico El Tiempo.

En La Patria, diario en la región cafetera, reseñaron que el integrante del CTI estaba adscrito a la seccional de Caldas y su cuerpo evidenciaba signos de tortura cuando se realizó el hallazgo en Cauca.

Entre tanto, en El Tiempo informaron que el secuestro del funcionario ocurrió el mismo día del atentado terrorista en Corinto, cuando Herrera se movilizaba entre los municipios de Santander de Quilichao y Corinto, en el norte del departamento de Cauca.

En el periódico bogotano señalaron que Herrera fue detenido por los integrantes de la columna Dagoberto Ramos cuando los señalados criminales realizaban un retén ilegal en el sector de El Palo.

“Por ahora tenemos información preliminar que hablan de la retención ilegal por parte de un grupo armado de un funcionario del CTI y ya estamos coordinando acciones con el Ejército para contrarrestar esas acciones”, afirmó en El Tiempo el coronel Jesús Enrique Quintero, comandante (e) de la Policía en Cauca, tras el secuestro del investigador.

El hecho que ocurrió en la mañana de ese viernes y se dio cuando el miembro del CTI integraba una comisión de la Fiscalía que procedía de Manizales, la capital de Caldas.

En La Patria indicaron que el desplazamiento de la comisión se realizó en tres vehículos del CTI que iban sin los logos de esa entidad, cuando se encontraron con el retén ilegal de la Dagoberto Ramos donde estaban entregando volantes.

Pese a que los primeros dos vehículos lograron pasar el cerco del grupo criminal, reseñaron en La Patria, el vehículo en el que iba Herrera no corrió la misma suerte y fue detenido. Los compañeros del investigador lo llamaron a su celular, pero estaba apagado.

Esa fue la última vez en que se vio con vida al investigador del CTI, hasta que en la noche del sábado se le encontró sin vida.

La situación de orden público en Cauca en las últimas horas ha sido delicada, luego del atentado en Corinto, hubo enfrentamientos entre la Fuerza Pública, el Eln y la Dagoberto Ramos en zona rural de Argelia y Caloto, lo que ha provocado el desplazamiento de 2.500 personas, según informaron en la oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia.

“Expresamos preocupación por desplazamientos forzados de personas en otras comunidades por combates en Argelia y Caloto”, afirmaron desde ese organismo.

Los combates, en la información que obtuvo la revista Semana, los estarían perpetrando los disidentes de la Dagoberto Ramos en conmemoración de la muerte de Manuel Marulanda Vélez, el otrora máximo comandante de la antigua guerrilla de las Farc.

Por los jefes criminales de esa disidencia, alias Cejas y alias ‘David’ o ‘Cholinga’, se está ofreciendo una recompensa de hasta de 200 millones de pesos.


<u><b>Seguir leyendo:</b></u>