The Economist dice que la JEP desmintió a sus detractores y habló de una decisión que haría cambiar la percepción de los colombianos acerca de Álvaro Uribe

La publicación británica resaltó la labor del tribunal transicional al acusar a ocho excombatientes de las extintas Farc por toma de rehenes y dejó ver que esto no sería bueno para la reputación del expresidente.

La publicación británica resaltó la primera acusación en sus tres años de existencia. Sin embargo, su detractor, Álvaro Uribe, fue deslegitimado. Fotos: Colprensa
La publicación británica resaltó la primera acusación en sus tres años de existencia. Sin embargo, su detractor, Álvaro Uribe, fue deslegitimado. Fotos: Colprensa

La Jurisdicción Especial para la Paz, órgano de justicia transicional pactado en La Habana, realizó su primera imputación, la cual señala a ocho cabecillas de la extinta guerrilla de las Farc de haber cometido crímenes relacionados con la toma de rehenes y privaciones de la libertad en el marco de los secuestros cometidos para financiar su guerra.

La llamada JEP, a pesar de los elogios internacionales por su única estructura centrada en la memoria y reparación en posconflicto, ha recibido fuertes críticas a nivel nacional protagonizadas por el partido de Gobierno, Centro Democrático. El mismo, liderado por el expresidente Álvaro Uribe, ha insistido en derogar dicho tribunal por su supuesta pretensión de impunidad para los excombatientes.

Con estos elementos en consideración, en la edición del 6 de febrero de la prestigiosa revista The Economist, se hizo un análisis de la histórica e inédita acusación a líderes como Rodrigo Londoño, mejor conocido como ‘Timochenko’ y dos miembros del congreso.

Según la publicación británica dijo que “el 28 de enero, la JEP desmintió a sus críticos” y resaltó que actuó ante crímenes de guerra y crímenes en contra de la humanidad de las personas. Además, indicó que los mismos tendrán treinta días para revelar información del caso y para responder a las acusaciones que hizo el tribunal.

Ante eso, la revista planteó dos escenarios: en caso de aceptar las acusaciones, las personas implicadas deberán ser restringidas de su libertad por medio de labores de desminado o construcción de escuelas. Por otro lado, si no aceptan los cargos, deberán ser probados en un juicio que resultaría en 20 años de prisión.

A partir de las 322 páginas del fallo, el medio afirmó que “las revelaciones de la JEP muestran que el sistema único de ‘justicia transicional’ de Colombia puede tener éxito” y resaltó que, a diferencia de otros tribunales impuestos por organizaciones internacionales, este es el primero que logra ser implementado bajo acuerdo de las partes por medio de un proceso de paz.

Además, rescató que, al investigar el llamado caso 01, el tribunal habló con 2.500 víctimas, algo inédito para el sistema judicial del país. “El sistema de justicia ordinaria de Colombia no hizo eso cuando juzgó en ausencia a algunos miembros de las Farc durante la guerra”.

The Economist dice que el fallo recién emitido podría ser “devastador” para el ahora partido político Comunes y resalta su poca acogida por los votantes, por lo cual no pudieron conseguir más curules en el Congreso aparte de las 10 pactadas en La Habana. Además, resaltó que solo alcanzaron el 0,5% de los votos en las legislativas de 2018 y se debate la continuidad de los dos imputados en el Capitolio.

Finalmente, el medio anticipó que, en los próximos meses, se deberán emitir fallos a rangos medios que tuvieron contacto directo con los secuestrados y los reclutamientos de menores. Incluso, dice que más tarde este año se podrá tener un veredicto del tribunal ante el caso de los ‘falsos positivos’, el cual podría imputar a altos rangos de las Fuerzas Armadas.

“Tal hallazgo cambiaría la forma en que los colombianos ven la ofensiva de Uribe contra la guerrilla. Muchos creen que salvó al país”, culminó el medio británico, mencionando de nuevo al expresidente -imputado por presunto fraude procesal- y reviviendo el párrafo introductorio del artículo: “El partido Centro Democrático, fundado por Álvaro Uribe, quien luchó contra las Farc como presidente de Colombia a principios de la década de 2000 y es el mentor del actual mandatario Iván Duque, afirma que el propósito de la JEP es perseguir a los soldados del gobierno mientras se asegura la impunidad de los criminales de las Farc”.

De esa manera, el método de intervención a la guerrilla de Uribe se vería demeritado por dicho fallo que vendría a finales de 2021 y cambiaría la manera en la que el país ve al senador más votado de la historia de Colombia y dos veces presidente.

Ante esto, su copartidario, el congresista Edward Rodríguez, le dijo a Caracol Noticias que a el medio inglés le falta ver ambas partes del debate. “Nosotros lo que queremos para Colombia es verdad, justicia y reparación, para que no vuelva a ver más repetición”, indicó.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR: