El desgarrador desenlace de Michelle Amaya, la joven de 15 años que desapareció cuando fue a recuperar su celular en el centro de Bogotá

La mamá de la menor pide celeridad en las investigaciones y dice que se ha sentido sola en el proceso de encontrar y, ahora, pedir justicia por la muerte de su hija.

Lynda Michelle Amaya Buelvas, la joven desaparecida en Bogotá. Foto: Tomada de Revista Semana.
Lynda Michelle Amaya Buelvas, la joven desaparecida en Bogotá. Foto: Tomada de Revista Semana.

Desde el pasado 30 de noviembre, fue reportada como desaparecida Linda Michelle Amaya Buelvas, de 15 años. Lo único que se sabía es que había salido de su casa, en el norte de Bogotá, en su bicicleta. Pero no fue hasta el último día de 2020 que se reportó la muerte de la menor. La confirmación la hizo su madre después de reconocer el cuerpo en Medicina Legal.

Hasta el momento, las autoridades tienen 20 días para confirmar que sí se trate de la menor. De acuerdo a información de El Tiempo, el general Óscar Gómez Heredia, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, el cuerpo se encontró el 1 de diciembre en el barrio San Bernardo y desde ese día se mantuvo en Medicina Legal como NN, donde solo se sabía que era mujer.

Lo que dijo su mamá al noticiero CityTV, en el momento de la desaparición, fue que su hija había salido en bicicleta hacia la estación de TransMilenio Avenida Jiménez para buscar un celular que le habían robado días antes, pero no regresó, por lo cual después de días de búsqueda, se acercó a Medicina Legal, donde el 4 de diciembre de 2020 le recibieron la denuncia. Sin embargo, a pesar de la insistencia de la mujer por saber si el cuerpo de su hija había sido encontrado, oficiales le dijeron que solo tenían el de una persona mayor de edad, entre los 19 y 23 años, le dijo la mujer al noticiero. Después de esto, la fue a buscar en el centro de la ciudad, en el Parque Tercer Milenio, lugar al que le gustaba ir.

Por su parte, la Policía le dijo al diario El Tiempo que recibieron la denuncia el 5 de diciembre, día en el que se inició la búsqueda y se abrió la investigación formal.

La madre volvió el 16 de diciembre, pero le volvieron a informar que no había ningún cuerpo, por eso en alguna ocasión dijo que se sentía sola en el proceso y pidió el cambio del investigador encargado del caso, además de adelantar un plantón el pasado 30 de diciembre en el parque de los Periodistas. No es sino hasta el día siguiente en que en Medicina Legal le hacen una nueva entrevista, le toman una prueba genética y después le dejan ver el cuerpo el cual reconoce inmediatamente gracias a una cicatriz en la frente, a sus ojos, cejas y dientes, reporta el medio capitalino.

“Esto no es un asesinato por una bicicleta, es un feminicidio y no queremos que quede impune”, dijo la madre que también pidió que se esclarezca cómo se dieron los hechos y volvió a exigir a “una persona competente en el caso”.

Michelle padecía de un leve trastorno cognitivo, y según la información entregada por la familia, la desaparición de la joven se dio cuando estaba buscando su celular robado, dos semanas antes, en la estación de Transmilenio de la Avenida Jiménez.

De acuerdo con Nathaly Amaya, madre de la menor, Michelle había quedado muy triste por la pérdida de su celular, y en especial porque al realizar el denuncio frente a un patrullero, este no le prestó atención a causa de la discapacidad de la menor, denunció en revista Semana.

Ella quedó con mucha rabia en su corazón y empezó a frecuentar esta estación con el fin de mirar a quién pedirle su celular. Tenemos indicios de que ella salió con su bicicleta y se fue a esa estación y alguien le dijo que todos los celulares robados estaban en la calle 13. Ella, dentro de su inocencia, quedó con la esperanza de que iba a encontrar su celular.” explicó la madre de la menor en entrevista con el mismo medio.

Lea más

TE PUEDE INTERESAR