aEntre enero y mayo de 2019 se han registrado 51 homicidios en Buenaventura.

Una insólita estrategia se ideó el monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya, obispo de la Diócesis de Buenaventura, municipio colombiano del Valle del Cauca, para acabar de una vez y para siempre con la oleada de violencia que se ha venido intensificando en esta región. El clérigo planea arrojar agua bendita desde un helicóptero de la Armada Nacional para realizar un “exorcismo”.
“Queremos hacer una vuelta por toda Buenaventura, desde el aire, y regar agua bendita a ver si de pronto exorcizamos, sacamos esos demonios que están destruyendo el puerto, para que la bendición de Dios venga y saque toda esta maldad que invade nuestras calles”, afirmó monseñor Jaramillo según cita Blu Radio.
monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya, obispo de la Diócesis de Buenaventura
Monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya, obispo de la Diócesis de Buenaventura.

La idea está respaldada por la propia Armada Nacional quienes han puesto a disposición el helicóptero y estudian junto con el párroco los lugares donde verterían el líquido sagrado.

Entre enero y mayo se han registrado 51 homicidios en la ciudad, 20 más que en el mismo periodo del año anterior; de acuerdo con Blu Radio.
Hace tan solo 10 días, se presentó la última muerte que ha conmocionado a Colombia, la de Diana Tatiana Rodríguez, una niña de 10 años encontrada con signos de tortura y abuso sexual, feminicidio por el que fue capturado su propio tío Jhon Edwar Quintero Urquiza, quien confesó su responsabilidad en el crimen.
Asimismo, Buenaventura es uno de los municipios que históricamente ha sido más golpeado por el conflicto armado, aportando un importante saldo de muertos y desplazados a las escabrosas estadísticas de violencia en Colombia.
El insólito exorcismo para “sacar los demonios” que azotan la ciudad estaría programado para mediados de julio, durante las fiestas patronales del municipio.
MÁS SOBRE ESTE TEMA: