Liliana Campos, alias “La Madame”
Liliana Campos, alias “La Madame”

La Fiscalía de Colombia tiene en su poder 15 agendas en las que Liliana Campos, alias La Madame, anotaba cada detalle de su red de explotación sexual: puntos de encuentro, pagos e información de los clientes.

De acuerdo con la información en las agendas, los investigadores encontraron que miembros de uno de los grupo criminales más sanguinarios en Colombia, La Oficina, contactaban a La Madame para organizar fiestas sexuales. Además, hay nombres de personalidades de la vida nacional colombiana que pedían los servicios de la mujer cuando viajaban a Cartagena.

 A Liliana Campos, una jueza en Colombia le dictó prisión preventiva por los delitos de trata de personas, concierto para delinquir e inducción a la prostitución.

“La Madame”
“La Madame”

La Madame, quien durante su ingreso a los juzgados el pasado jueves realizó gestos obscenos, amenazó con revelar los nombres de políticos y empresarios poderosos que fueron sus clientes.

Entre 2002 y 2005, Campos estuvo presa en los Estados Unidos por tráfico de heroína. Durante su corto tiempo en prisión, antes que recapacitar y cambiar de tipo de vida, planeó lo que haría cuando estuviera en Colombia; ideó, desde una pequeña celda, su nuevo rumbo: la explotación sexual.

Luego, desde un lujoso departamento en un exclusivo sector turístico en Cartagena, forjó su imperio de prostitución. Su negocio de servicios sexuales se extendía a lugares como la paradisíaca isla de Las Bahamas, Miami, Panamá y México. 

“La Madame” en su entrada a una audiencia ante la Justicia
“La Madame” en su entrada a una audiencia ante la Justicia

Toda esa empresa criminal tenía su fachada: Dream Fantasy Cartagena, un supuesto negocio de turismo que en su registro en la Cámara Mercantil tenía entre sus actividades económicas contratar restaurantes, barcos y hoteles para atender a extranjeros que pagaban por sus paquetes turísticos, informó El Tiempo.

La Madame utilizada dos casas en Cartagena donde subarrendaba habitaciones a jovencitas humildes que venían de otras ciudades colombianas como Barranquilla, Medellín, Cali, Bogotá y Pereira. Allí, además, tenía a inmigrantes venezolanas. En ambos lugares las mujeres eran vigiladas en todo momento a través de cámaras de seguridad.

Entre las cientos de interceptaciones telefónicas que tiene en su poder la Fiscalía, hay una en donde La Madame habla con un cliente que desde México le pide contactos de mujeres que estén en Cancún para una fiesta sexual.

“La Madame” junto con las jóvenes que eran parte de su red
“La Madame” junto con las jóvenes que eran parte de su red

"Te sale más barato llevarlas desde acá (Cartagena). En Cancún están cobrando 600 dólares por dos horas, las chicas que te mando te las dejo a 600 dólares por 24 horas, y te las mando bien amaestradas", respondió Liliana al hombre.

Algunas de sus "chicas", como ella las llamaba, cobraban entre 200 y 1.500 dólares por tres horas, aproximadamente, de encuentros sexuales.

Según las autoridades, el 17 de julio envió a cuatro jóvenes a una fiesta en las Bahamas. Se conoció que una de las prostitutas era de nacionalidad española.

“La Madame”
“La Madame”

Con el fin de burlar a las autoridades, de que no sospecharan que las cuatro mujeres eran parte de una red de trata, cada una viajó a la isla caribeña por separado. Por esta razón se conoció que la agencia de migración estadounidense, ICE, brindó apoyo a la operación contra La Madame.

En una de las grabaciones presentadas por las autoridades, una joven la llama desesperada para decirle que iba a ser deportada. La Madame le pide que borre la conversación de WhatsApp y que la elimine de sus contactos.  En otra de las grabaciones, la proxeneta le da indicaciones a otra mujer de cómo debe comportarse en los aeropuertos para no levantar sospechas ante los agentes de inmigración.

“La Madame” se practicaba cirugías plásticas de forma frecuente para lucir mejor para sus clientes
“La Madame” se practicaba cirugías plásticas de forma frecuente para lucir mejor para sus clientes

A un grupo que viajó a Panamá les dijo que se hicieran pasar por modelos que iban a asistir a un congreso. También les decía que se hicieran pasar por universitarias que iban a hacer trabajos de voluntarias en ONG. Y si el destino eran las Bahamas, la recomendación era simplemente que "iban a pasar un fin de semana con un amigo", informó El Tiempo.

“La Madame” muestra una de sus cirugías
“La Madame” muestra una de sus cirugías

Liliana Campos, de 42 años, también asesoraba a sus chicas acerca de cómo se debían vestir, qué marcas de ropa utilizar. Además, tenían que realizarse tratamientos estéticos dentales y cirugías plásticas. Ella misma, para mantener un supuesto estatus, se realizaba operaciones para lucir un "mejor cuerpo". Y no podía ser de otro manera, ya que La Madame era la cara de un organización delictiva cuyos capitales principales eran la belleza, la juventud y la voluptuosidad.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: