¿Puede una dieta controlar los síntomas del COVID prolongado?: esto dice la evidencia científica

Esta consecuencia de la infección afecta al menos al 10% de las personas que contrajeron coronavirus, con síntomas como fatiga, dificultad para respirar y niebla mental. Dos expertos de la Nottingham Trent University analizaron distintos estudios que dan una respuesta

Compartir
Compartir articulo
La dieta mediterránea se afianza como una alternativa antiinflamatoria e ideal para recuperarse del COVID (EFE/Kai Försterling/Archivo)
La dieta mediterránea se afianza como una alternativa antiinflamatoria e ideal para recuperarse del COVID (EFE/Kai Försterling/Archivo)

A tres años del surgimiento del coronavirus SARS-CoV-2, y de la enfermedad COVID que genera, todavía hay muchos estudios que buscan averiguar la forma en que el patógeno irrumpe en nuestro organismo y la mejor forma de sobrellevarlo, incluso con una dieta adecuada.

Además de la enfermedad transitoria, el coronavirus genera la COVID prolongada, a menudo debilitante, que ocurre en al menos el 10% de las infecciones por coronavirus. Hasta hoy se han identificado más de 200 síntomas con impactos en múltiples sistemas de órganos. Y se estima que al menos 65 millones de personas en todo el mundo tienen COVID prolongado, y los casos aumentan diariamente.

La investigación biomédica ha avanzado sustancialmente en la identificación de diversos cambios fisiopatológicos y factores de riesgo y en la caracterización de la enfermedad. Un estudio publicado en NIH, de Estados Unidos va más allá y aborda la forma de morigerar los síntomas de esta enfermedad prolongada y la mejor recuperación en base a una adecuada alimentación, que tiene el ojo en evitar la inflamación.

El cansancio y la falta de energía es uno de los síntomas más comunes del COVID prolongado (Getty)
El cansancio y la falta de energía es uno de los síntomas más comunes del COVID prolongado (Getty)

El proceso por el cual el sistema inmunitario nos protege de patógenos dañinos se llama inflamación. Pero demasiada inflamación puede ser algo malo, por eso, los científicos creen que muchos de los síntomas asociados con la larga duración de la COVID surgen de la inflamación crónica. Y la medicina sabe hoy que algunos alimentos pueden promover la inflamación, mientras que los estudios han demostrado que los componentes de ciertos alimentos pueden tener efectos antiinflamatorios.

Así, la comunidad médica sostiene que, una dieta antiinflamatoria implica evitar los alimentos que provocan inflamación, como los alimentos fritos, los carbohidratos refinados, el azúcar, las carnes rojas y procesadas y la manteca de cerdo. Y destacan los alimentos que reducen la inflamación, como los tomates, el aceite de oliva, las verduras de hojas verdes, las nueces, los pescados grasos y frutas como las frutillas y los arándanos. Estos alimentos son ricos en antioxidantes y compuestos que ayudan a proteger contra la inflamación.

Esto se asemeja la dieta mediterránea. Seguirla, significa comer mucha fruta, verdura, frutos secos, cereales integrales, pescado y aceites saludables. Esta dieta es rica en vitaminas, minerales y fibra dietética, y tiene un efecto antiinflamatorio en el intestino. Los investigadores han sugerido en estudios anteriores que la dieta mediterránea puede tener beneficios para reducir la gravedad de una infección por COVID a corto plazo, así como para abordar los síntomas a largo plazo.

Pirámide de la dieta Mediterránea (NIH)
Pirámide de la dieta Mediterránea (NIH)

Los síntomas comunes de COVID prolongado incluyen fatiga, dificultad para respirar y dificultades con la memoria y la concentración (“niebla mental”). Los síntomas pueden empeorar con el esfuerzo físico o mental. Todavía estamos aprendiendo sobre el COVID prolongado y las opciones de tratamiento son muy limitadas.

“La evidencia actual y la opinión de los expertos fomentan el consumo de alimentos vegetales frescos y sin procesar, como verduras, frutas y productos integrales. Además, destacan la importancia de las vitaminas y minerales como el zinc, la vitamina C, D, A y el mantenimiento de una hidratación adecuada, al tiempo que sugieren un consumo moderado de grasas, prefiriendo las grasas insaturadas y evitando el consumo de azúcar y sal”, se destaca en la investigación.

Y agrega: “La dieta mediterránea, uno de los patrones dietéticos más saludables en todo el mundo, reputado por su efecto preventivo demostrado de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2 en varios ensayos se caracteriza por la inclusión principalmente de plantas -Componentes nutricionales derivados, a saber, frutas, verduras, legumbres, nueces y aceite de oliva, todos los cuales son fuentes importantes de polifenoles bioactivos”.

La dieta mediterránea también demostró buenos resultados en el cerebro (Getty)
La dieta mediterránea también demostró buenos resultados en el cerebro (Getty)

Una dieta baja en histamina

La histamina es un compuesto liberado por las células, a menudo en respuesta a una lesión o una reacción alérgica. Pero la histamina puede provocar inflamación y puede ser un problema cuando no podemos descomponerla adecuadamente y los niveles son demasiado altos. Los síntomas cuando esto sucede pueden incluir dolores de cabeza, diarrea, sibilancias y fatiga.

Muchos de estos síntomas son similares a los informados con COVID prolongado. Algunos científicos han propuesto que el aumento de las respuestas inflamatorias observadas con la COVID prolongada podría deberse a una mayor liberación de histamina por parte de células inmunitarias disfuncionales, observadas en otras afecciones.

Una dieta baja en histamina implica restringir la ingesta de alimentos y bebidas considerados altos en histamina durante varias semanas, antes de reintroducirlos gradualmente para probar la tolerancia. Estos incluyen alcohol, alimentos fermentados, productos lácteos, mariscos, carnes procesadas y queso añejo, así como germen de trigo y una variedad de frutas y verduras.

Distintos estudios buscan ofrecer alternativas sanas de recuperación del long covid (Getty)
Distintos estudios buscan ofrecer alternativas sanas de recuperación del long covid (Getty)

Sin embargo, parece haber una falta de consenso sobre qué alimentos son realmente ricos en histamina. Y como los alimentos son variados, esta puede ser una dieta difícil de implementar sin causar potencialmente deficiencias nutricionales. Aunque algunas personas han informado de una mejoría en sus síntomas al seguir una dieta baja en histamina, no se han publicado estudios en esta área. Dada la falta de evidencia y los desafíos asociados, actualmente no se recomienda la eliminación de la histamina en la dieta para la COVID prolongada.

Finalmente está la alimentación basada en plantas, que se refiere a las dietas en las que la mayor parte de la energía se deriva de los alimentos vegetales, como las dietas veganas y vegetarianas. Las dietas basadas en plantas son beneficiosas para los marcadores de inflamación y pueden alterar favorablemente la función inmunológica.

Más específicamente, una dieta bien balanceada a base de plantas es alta en fibra, antioxidantes, buenos ácidos grasos y una variedad de vitaminas y minerales, que afectan positivamente varios tipos de células implicadas en la función inmunológica y pueden exhibir propiedades antivirales directas. Por ejemplo, los compuestos llamados polifenoles que se encuentran en las frutas y verduras pueden mejorar la funcionalidad y la actividad de las células asesinas naturales , una célula inmunitaria que patrulla el cuerpo y reconoce las células anormales.

Aunque algunas personas que han padecido COVID durante mucho tiempo han promocionado los beneficios de una dieta basada en plantas, su utilidad para aliviar los síntomas de COVID durante mucho tiempo aún no se ha examinado en ensayos clínicos.

Seguir leyendo: