La historia del niño más gordo de Colombia y cómo su madre se creyó culpable sin razón

Cuando Santiago Mendoza cumplió ocho meses, ya pesaba 20 kilos, el doble de su hermano de tres años. La historia se hizo pública y todos culparon a la mamá, Eunice, quien confesó que no podía negarle la comida a su insaciable hijo. Pero pronto sabría cuál era el verdadero problema

Así era Santiago Mendoza, el bebé mas gordo de Colombia
Así era Santiago Mendoza, el bebé mas gordo de Colombia

Hace cuatro años se conoció en Colombia un hecho hasta el momento insólito: el bebé más gordo del país, Santiago Mendoza, tenía ocho meses y pesaba 20 kilos. Duplicaba a su hermano mayor, de 3 años.

Pero gracias a un tratamiento médico al que se sometió, con apoyo de científicos de Dinamarca, su vida cambió.

En los principales medios colombianos se divulgaba la foto de Santiago: un bebé sonriente con cara redonda, una gran papada y rellenos en sus piernas y brazos, que no lo dejaban cerrar sus extremidades. La situación causó preocupación entre el gremio médico por el alto riesgo que tenía el niño de sufrir un paro cardíaco o diabetes. A su corta edad, el pequeño presentaba síntomas compulsivos, apetito desmedido y ansiedad por la comida.

Eunice Fandiño fue señalada como culpable por la alimentación del niño. Luego se demostró que era una injusticia
Eunice Fandiño fue señalada como culpable por la alimentación del niño. Luego se demostró que era una injusticia

Su madre, Eunice Fandiño, una ama de casa y vendedora de verduras, declaró ante los medios que podía ser la responsable de la obesidad de su hijo. Ella intentaba saciar y complacer al bebé cuando lloraba por comida.

Entonces, todas las miradas de reproche se posaron sobre ella, y fue acusada del grave problema del pequeño.

Eunice y Santiago mientras se ejercita en la Fundación Gorditos de Corazón
Eunice y Santiago mientras se ejercita en la Fundación Gorditos de Corazón

El rol de la Fundación Gorditos de Corazón

A través de las noticias, la fundación Gorditos de Corazón conoció el caso de Santiago y de su humilde familia, quienes residían en Agustín Codazzi, un municipio del César, cerca de la frontera con Venezuela. Comenzó así un proceso de intervención psicoterapéutica para recuperar la salud del bebé.

Según reporta el diario El Tiempo, en septiembre de 2014, Eunice viajó con Santiago a Dinamarca, donde sería atendida por un grupo de especialistas del Hospital Infantil H. C. Andersen. Allá desestimaron lo que hasta el momento médicos colombianos atribuyeron a desórdenes alimenticios.

Los médicos daneses descubrieron que el niño padecía de déficit de leptina congénita.

La enfermedad es una condición muy rara que se produce por una mutación genética que hace que el niño no produzca la hormona que suprime el hambre. Ocasiona una obesidad grave que se inicia a temprana edad; aunque el bebé nazca con peso normal, sube de peso rápidamente durante su infancia. En el mundo solo se han registrado 34 casos de personas con déficit de leptina congénita.

Santiago Mendoza, tras el diagnóstico, la cirugía y el tratamiento posterior
Santiago Mendoza, tras el diagnóstico, la cirugía y el tratamiento posterior

Hoy Santiago Mendoza tiene 4 años y pesa 26 kilos. Gracias a su diagnóstico temprano pudo entrar en un tratamiento con metreleptina, un medicamento que le aplican todos los días mediante inyecciones en los brazos, las piernas y alrededor del ombligo.

Pese a lo incómodo del proceso, este tratamiento le salvó la vida. Pero la preocupación en Latinoamérica sobre la obesidad infantil se mantiene: según reporta la Organización Mundial de la Salud, en países emergentes, el sobrepeso en niños en edad preescolar supera el 30%.

LEA MÁS:

TE PUEDE INTERESAR