(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

En el mundo existen lugares que son visitados por su historia, sus edificios, su cultura y sus habitantes. Sin embargo, hay algunos rincones que son recordados más que nada por sus peculiares nombres.

En este contexto, algunos de los pueblos con nombres más inusuales:

Drama, Grecia

(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

Es una ciudad al norte de Grecia que se caracteriza por sus enormes colinas, cascadas y un paisaje natural poco explorado, por lo que ofrece una vista única; todo lo contrario al drama.

La ubicación de Drama le permite un acceso privilegiado al agua y su nombre se deriva del vocablo griego Hydrama, una palabra relacionada con el agua. Remite a una ciudad de la antigua Grecia que se piensa que estaba en el mismo lugar.

Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch, Gales

(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

Con 58 letras, el pueblo galés es uno de los más visitados por los turistas curiosos por descubrir la historia detrás de la elección del nombre más inusual de Gran Bretaña y del mundo. Y es que a pesar de que la localidad posee paisajes hermosos, estructuras medievales, entre otros encantos, es su nombre el que lo convirtió en una parada obligatoria para el visitante.

Intentar pronunciar a la perfección el nombre de este pueblo es todo un desafío. Los 3.000 habitantes del pueblo de casi 60 letras suelen simplificar el nombre y referirse a él como: LLanfairPG o LPG. Sin embargo, en cada letrero o cartel del pueblo escriben el nombre original.

Hell, Noruega

(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

Con una extensión de apenas 1.04 km2, el pequeño pueblo noruego posee más de 1500 habitantes y es gracias a su nombre que cautiva a miles de visitantes. Es que Hell en inglés quiere decir ‘infierno’.

Sin embargo, a pesar de la traducción que le atribuye un nombre poco feliz, el nombre proviene de la palabra nórdica hellir, que se traduce como ‘cueva del acantilado'.

Otro dato curioso que llama la atención a los lugareños y a quienes la visitan es que la estación de tren tiene un edificio que se llama God’s Expedition (Expedición de Dios, en español), que en noruego significa ‘manejo de carga’. Pero una vez más, las traducciones del inglés al español lo han hecho un lugar peculiar que se destaca por sus referencias a Dios y el infierno.

Cariño, España

(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

En la provincia de La Coruña, al norte de Galicia, se encuentra Cariño, un pequeño pueblo que cuenta con 4.650 habitantes, y con una extensión territorial de aproximadamente 48 kilómetros cuadrados. Además de ser reconocido por su nombre, suele atraer turistas que desean conocer las playas que escapan al turismo convencional de España.

Al estar ubicado en medio de algunos montes, el clima es cálido y el agua de las playas llega a ser fría, pero nunca alcanza temperaturas elevadas.

Santa Claus, Estados Unidos

(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

Localizada en Indiana, la ciudad se llama así oficialmente desde 1856. Sin embargo, pasó mucho tiempo desapercibida ya que no fue hasta 1920 que la ciudad ganó popularidad, luego de que la oficina de correos comenzara a recibir cartas de niños de todo el mundo con sus deseos navideños.

A pesar de que Indiana no se caracteriza por ser un estado nevado, en Santa Claus viven la Navidad todo el año con atracciones propias de la festividad, como el Castillo de Dulces de Santa y referencias constantes que hacen honor al nombre del peculiar pueblo. Además, tiene el primer parque de diversiones instalado en Estados Unidos, lo que aumenta el caudal de los visitantes año a año.

SEGUÍ LEYENDO