“Las casas multicolores del barrio de La Boca y los bailarines de tango con sus vestimentas pintorescas serán los más likeados en Instagram” (Getty Images)
“Las casas multicolores del barrio de La Boca y los bailarines de tango con sus vestimentas pintorescas serán los más likeados en Instagram” (Getty Images)

Viajar y compartir la experiencia en las redes sociales resulta en un dúo difícil de separar. En tiempos de exposición, un viaje no publicado podría nunca haber existido. La búsqueda de las fotos por encima de toda actividad turística condiciona la forma de viajar, y esta forma de hacerlo se comienza a conocer dentro del sector turístico como "Selfie and Go".

Los viajeros exigen ser llevados al punto exacto donde se pueda tomar la mejor fotografía para Instagram, sin visitar monumentos ni perder tiempo vistando lugares "no publicables".

"Son muchas las provincias argentinas dueñas de paisajes espectaculares que logran que los turistas se vean tentados a compartir las imágenes en la red más apta para hacerlo. La combinación de escenarios porteños y gastronomía típica ubicó a Buenos Aires en la cima del podio de los destinos más vistosos del país", explicaron a Infobae desde la agencia de turismo TTS Viajes. 

En términos de geografía, Argentina es un país extremadamente diverso, que abarca desde desiertos y junglas hasta glaciares y montañas. Además, su capital cuenta con un rico patrimonio cultural, arquitectónico y artístico que atrae a los turistas del mundo. Aparte de sus muchas atracciones culturales, las maravillas naturales son otro de los grandes atractivos del país.

Columpios suspendidos sobre volcanes, precipicios, lagos y llanuras, donde por un precio que puede llegar hasta los 50 euros los turistas pueden balancearse unos minutos y obtener esa instantánea mágica, son algunas de las propuestas que los destinos más vistosos del mundo tienen para ofrecer.

Sin embargo, el crecimiento de esta moda obligó a imponer algunas restricciones. Cada vez en más monumentos y lugares con exceso turístico prohíben el famoso palo de selfie ante las molestias que supone para la gente.

Condicionar un viaje a la obtención de fotos para publicar en redes sociales puede ser para algunos una forma de viajar totalmente respetable. Según los expertos en viajes, la mayoría de los viajeros se declara culpable de hacerlo con demasiada frecuencia, o más de la que desearía.

Los destinos locales más instagrameables según los expertos en viajes:

Buenos Aires

El Mercado de San Telmo es un verdadero polo gastronómico para visitar más de una vez, detenerse a comer en los tentadores locales y fotografiar los coloridos food trucks (Getty Images)
El Mercado de San Telmo es un verdadero polo gastronómico para visitar más de una vez, detenerse a comer en los tentadores locales y fotografiar los coloridos food trucks (Getty Images)

No existe un destino local con más lugares para recorrer y disfrutar. Uno de los emblemas más imponentes es el Obelisco, ícono y parada obligada para quienes llegan por primera vez. "Si bien la lista de lugares para recorrer y sacar fotos es infinita, no hay mejor manera de hacerlo que perdiéndose por las calles de adoquines del barrio de San Telmo", advirtió en diálogo con Infobae Federico Jäger, experto de Despegar Argentina y Uruguay.

Sin embargo, la postal nocturna del Puente de la Mujer en Puerto Madero o los cafés, las casas de diseño y salas de teatro "alternativo" de la vida bulliciosa en Palermo Viejo suelen ser los escenarios para retratar preferidos de los turistas y locales.

"Las casas multicolores del barrio de La Boca y los bailarines de tango con sus vestimentas pintorescas serán los más likeados en Instagram", indicó Gabriel Bianchi, jefe de destino de Argentina, Sudamérica y Europa en Avantrip.

Cataratas del Iguazú 

Elegidas como una de las siete maravillas del mundo moderno, las Cataratas del Iguazú son un destino ideal para disfrutar y retratar las imágenes más asombrosas para compartir en redes sociales.

"Uno de los atractivos principales es la Garganta del Diablo, el mayor salto de agua de los 275 que componen las cataratas. Sus magnitudes asombran por sí solas: el conjunto de cascadas tiene 80 metros de alto y concentra el mayor caudal de agua en todo el planeta. A ella se accede mediante pasarelas que parten de Puerto Canoas y conducen a impresionantes miradores muy próximos a la caída de agua", agregó Jäger.

"Las mismas se pueden observar del lado brasilero y del argentino. La magnitud de las cataratas combinadas con la variedad de especies y colores de la selva hacen de este destino uno ideal para tomar las mejores fotos", sostuvo Bianchi.

Cerro de los Siete Colores

Originado alrededor de setenta y cinco millones de años atrás, el cerro ubicado en las afueras de la ciudad de Purmamarca, en la provincia argentina de Jujuy, como un maravilloso telón de fondo que enamora a turistas de todo el mundo.

Sus capas sedimentarias de diferentes tonalidades constituyen una de las mayores atracciones naturales del noroeste argentino. Es único en la región y en el resto del país. Los infinitos colores que lo pintan deleitan los ojos de quien lo observa.

"En sus inmediaciones pueden realizarse apasionantes safaris fotográficos, caminatas, cabalgatas y hasta recorridos en bicicleta. Se puede acceder a él en vehículo o en excursiones que permiten detenerse a tomar las mejores imágenes de este extraordinario lugar", reveló Jäger.

San Carlos de Bariloche

Un destino ideal para los amantes de las buenas fotos es, sin dudas, esta hermosa ciudad. En invierno, la nieve cubre Bariloche creando un paisaje deslumbrante, digno de publicaciones e historias. Recibe a sus visitantes con actividades acorde a la época del año, y ofrece la mejor gastronomía, que tampoco quedará exenta de ser fotografiada.

Con sus tiendas de chocolate artesanales, arquitectura de estilo suizo y pintoresco entorno de lagos y montañas cubiertas de nieve, San Carlos de Bariloche parece más como un pueblo en Suiza.

El Cerro Catedral, el más alto de sus picos y una popular estación de esquí,  atrae a visitantes de todas partes, y sirve como principal centro turístico para quienes desean explorar la diversa belleza natural de la zona, que abarca desde volcanes hasta cascadas y glaciares.

"En verano, -explicó Jäger- Bariloche se transforma completamente para dar lugar a las tonalidades verdes y coloridas flores, y descubrir sus lagos transparentes, listos para ser disfrutados y capturados".

Glaciar Perito Moreno

Dentro del Parque Nacional Los Glaciares, y a pocos kilómetros de la ciudad del Calafate, esta mole de hielo conmueve y atrae a infinidad de turistas con sus movimientos, sus desprendimientos y la dinámica de sus imprevistos y atrapantes rompimientos.

Fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en 1981, y en la actualidad se encuentra rodeado por un complejo sistema de pasarelas que bordea la península de Magallanes, permitiendo la observación del atractivo de hielo desde las más diversas perspectivas.

Una de las características que lo tornan el bloque de hielo más famoso es su visibilidad. Su ubicación a solo 200 metros sobre el nivel del mar permite llegar hasta su frente con facilidad, lo que no ocurre con otros glaciares de igual o superior extensión.

Aconcagua, Mendoza 

La montaña ubicada en la provincia de Mendoza, en el oeste de la República Argentina, integra la Cordillera Principal, componente de la cordillera de los Andes. Posee el pico más eminente de los hemisferios meridional y occidental, el más alto de la Tierra después del sistema de los Himalayas y, por lo tanto, la cima más elevada en América.

"Enmarcada en la Cordillera de Los Andes, en invierno puede ser protagonista de una postal inaudita: la nieve cayendo sobre su pico más alto y de fondo el resto de la cordillera, la convergencia de clima y color perfecta", aseguró en diálogo con Infobae Julián Gurfinkel, de Turismocity.

Con etapas de pedaleo, cruce de lagos en balsas, y de simple disfrute del escenario patagónico, a lo largo de 200 km de recorrido se puede llevar a cabo una travesía en bicicleta para atravesar la Cordillera de los Andes, cruzando de Argentina a Chile. Volcanes, senderos y bosques, son solo algunas de las instancias de una travesía para recordar.

Sin embargo, para Bianchi, el Valle de Uco en Mendoza, al norte del río Tunuyán, figura como ubicación de miles de fotografías. Allí se encuentran los característicos viñedos mendocinos y las vistosas montañas que los rodean. La combinación del paisaje y la oferta gastronómica hacen del destino uno de los más completos para fotografiar.

SEGUÍ LEYENDO