(iStock)
(iStock)

México todavía se encuentra en estado de recuperación tras el terrible sismo de magnitud 7,1 que dejó el recuerdo de una de las peores tragedias en la historia reciente del país de América del Norte. Y una de las mejores formas de ayudar a sus habitantes es viajar y visitar sus maravillas.

Allí se encuentran miles de lugares por conocer y disfrutar, de los cuales muchos han sido reconocidos como patrimonio de la humanidad. A continuación, las 10 ciudades catalogadas por la UNESCO como las más hermosas, sorprendentes y acogedoras para recorrer a pie:

1. Puebla, una selección al estilo barroco

Situada a unos 100 kilómetros al este de México, al pie del volcán Popocatepetl, la ciudad de Puebla se encuentra inscripta en la lista del Patrimonio Mundial desde el año 1987, gracias a su gran valor arquitectónico y majestuosidad, considerándose así, como una de las mejores muestras de la urbanística española en el Nuevo Mundo.

2. Tlacotalpan, fascinación y mística de colores

Tlacotalpan, Veracruz #rafitapatadeperro #viajemostodospormexico #veracruz #tlacotalpan #mexicodesconocido #vivemexico

A post shared by Rafael Lira (@rafita_pata_de_perro) on

Situada en la costa del golfo de México, la ciudad portuaria fluvial de Tlacotalpán fue fundada por los españoles a mediados del siglo XVI y desde ese entonces ha conservado admirablemente su tejido urbano de la época colonial con calles anchas, casas con columnas de una gran diversidad de estilos y colores, y numerosos árboles de edad venerable que ornamentan los espacios públicos y los jardines privados. Desde el año 1998 es considerada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad por su excelente estado de conservación.

3. Ciudad histórica de Guanajuato y minas adyacentes

Montañas de colores. . . Fotografía por: @fco337 ¡gracias por compartir! #Guanajuato #guanajuato_mx #guanajuateando

A post shared by Guanajuato, México. (@guanajuato_mx) on

Fundada por los españoles a comienzos del siglo XV, Guanajuato se convirtió en el primer centro mundial de extracción de la plata en el siglo XVIII. Su pasado minero ha quedado plasmado en las calles subterráneas y el impresionante pozo minero de la Boca del infierno, que tiene una profundidad de 600 metros. Fue inscripta en la UNESCO en 1988 por su enorme valor histórico, así como por su arquitectura.

4. San Miguel de Allende: paseo por sus fascinantes monumentos

Fundada en el siglo XVI para proteger el camino real del interior del país, la ciudad de San Miguel de Allende alcanzó su apogeo en el siglo XVIII, época en la que se construyeron numerosos edificios religiosos y civiles de estilo barroco mexicano. Su valor arquitectónico, urbanístico, así como el mérito artístico de sus grandes edificios hace que San Miguel de Allende sea considerado patrimonio de la humanidad desde el año 2008.

5. Querétaro, una ruta de lujo que deslumbra belleza

Por su doble origen urbano indio-español y su enorme riqueza arquitectónica, este lugar se encuentra inscripto en la lista de la UNESCO desde el año 1996. Esta vieja ciudad colonial ofrece la singularidad de haber conservado su núcleo indígena primigenio de calles serpenteantes, junto con los barrios trazados con arreglo a un plan geométrico por los conquistadores españoles.

6. Campeche, una ciudad histórica fortificada

Campeche es una ciudad portuaria caribeña de tiempos de la colonización española que la hace merecedora del Patrimonio Mundial de la UNESCO en el año 1999, gracias a su valor como ciudad portuaria de estilo barroco y por su sistema de fortificaciones, que son ejemplo destacado de la arquitectura militar hispanoamericana de los siglos XVII y XVIII.

7. Centro histórico de Morelia

#michoacan #mexico #morelia #architecturephotography #travel #like4like

A post shared by Leonardo Hurtado (@v8leo) on

Construida en lo alto de una colina en el siglo XVI, Morelia ofrece una planificación urbanística en la que se fusionan los conceptos del Renacimiento español con la experiencia mesoamericana. Su historia arquitectónica puede leerse en sus más de doscientos edificios históricos, todos ellos construidos con la piedra de color rosa característica de la región. Morelia fue inscripta en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1991 por su valor histórico como ciudad novohispana y como centro de difusión de los ideales libertarios a principios del siglo XIX.

8. Centro histórico de México y Xochimilco

Construida por los españoles en el siglo XVI sobre las ruinas de Tenochtitlán, la antigua capital azteca, la ciudad de México actualmente es una de las capitales más grandes y pobladas del mundo. Además de tener los vestigios de los cinco templos aztecas, la ciudad posee la catedral más grande del continente y hermosos edificios públicos de los siglos XIX y XX. La Ciudad fue inscripta en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1987 por su riqueza arquitectónica virreinal y por el testimonio de la cultura azteca presente en las ruinas del Templo Mayor.

9. Centro histórico de Oaxaca y zona arqueológica de Monte Albán

Aparece en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1987 por ser un claro ejemplo de un poblado virreinal español del siglo XVI. Situada en sus cercanías, la ciudad de Oaxaca con su trazado en damero constituye una excelente muestra del urbanismo colonial español. La solidez y volumen de sus edificios, verdaderas obras de arte de la arquitectura, atestiguan que su construcción se adaptó a las características sísmicas de la región.

10. Zacatecas: majestuosidad en un sólo lugar

Vista panorámica de la ciudad de Zacatecas #zacatecas #postal #landscape

A post shared by Moisés Alonso Hdz. (@moyalonz) on

Fundada en 1546 e inscripta en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1993, esta ciudad se encuentra edificada en la escarpada ladera de un estrecho valle, conservando numerosos edificios antiguos, tanto religiosos como civiles, dominados por la silueta de la catedral, construida entre 1730 y 1760. Este templo es una obra arquitectónica excepcional, gracias a la armonía de su trazado y la profusa ornamentación barroca de sus fachadas, en las que se combinan los motivos decorativos europeos con los indígenas.

LEA MÁS: