El mar y las brasas: una combinación que no pasa de moda.
El mar y las brasas: una combinación que no pasa de moda.

Los asadores de alma no se toman vacaciones durante la temporada de verano. Muy por el contrario, las noches frescas generan el escenario ideal para encender las brasas y encontrarse con amigos y familiares, especialmente después de un año que registró récords en el consumo de carne, con 58kg por persona.

Infobae dialogó con carniceros experimentados de Pinamar, Villa Gesell y Mar del Plata para conocer qué eligen para poblar la parrilla quienes todavía están disfrutando de sus vacaciones en el mar.

El mar y las brasas

"Los clásicos siguen siendo los de siempre: asado, tapa de asado y vacío", cuenta Nicolás, que hace 10 años se dedica a la carnicería y hoy trabaja en La Yerra de Pinamar. "También se llevan muchos cortes como vacío, matambre, colita de cuadril y bifes cortados para armar sándwiches y llevarlos al otro día en la playa o prepararlos en chulengo", explica.

Otra práctica común es la de aprovechar las sobras del asado para hacer sándwiches de playa al día siguiente.
Otra práctica común es la de aprovechar las sobras del asado para hacer sándwiches de playa al día siguiente.

En cuanto a los animales, el novillo es el elegido: "Hoy la carne de novillo es mucho más tierna que hace unos años por cómo se lo cría. Además son animales más grandes (entre 300 y 500 kilos) y se aprovecha mucho más la carne".

Clara trabaja en Los Reseros, una carnicería marplatense, y también ronda la década de experiencia en el rubro. El panorama es similar en Mar del Plata y asegura que esta temporada se está vendiendo bien: "Vendemos cerca de 30 medias reses por semana".

Además de los clásicos del asado y el vacío, explica que en La Feliz muchos eligen cuadrada, bola de lomo y nalga para preparar sándwiches de milanesa para llevar al otro día a la playa.

Pablo es encargado de un restaurante en Villa Gesell, donde vive hace ya más de quince años. "Lo que más se hace acá en la playa, especialmente en las juntadas con amigos, es costillar al asador, a la leña", y agrega: "el novillo y el novillito son los más sabrosos, se consiguen mucho en la zona".

El costillar al asador es un clásico en la costa.
El costillar al asador es un clásico en la costa.

"También cuenta que en Gesell es muy común que en los médanos las personas también se lleven chulengos portátiles, especialmente cuando hay eventos como las carreras Le Touquet, que son eventos internacionales", concluye.