La última colección diseñada por Karl Lagerfeld inspirada en el siglo XVIII
La última colección diseñada por Karl Lagerfeld inspirada en el siglo XVIII

Una colección no se completa sin su gran puesta en escena. Y el mítico diseñador Karl Lagerfeld era un orquestador invaluable. Pocos creadores lograron inmortalizar sus presentaciones como lo hizo el káiser.

Dueño de un estilo singular, será recordado por sus reinado en la industria fashionista, su culto a la elegancia, su pasión por la innovación y su costado polifacético quedó reflejado en su último acto; la colección de alta costura de primavera verano 2019.

Entre sus hitos, la historia de la moda jamás olvidará las magistrales puestas en escena que le daban marco a sus míticas propuestas de haute couture. Su más reciente (22 enero) fue una verdadera obra de arte, una especie de homenaje al adn francés que nombró Villa Chanel.

El modelo, diseñador, fotógrafo, e ilustrador tenía una obsesión por la escenografía. Para la útima pasarela, recreó una impresionante mansión, en el centro una piscina de agua cristalina rodeada por jardín con palmeras, flores y vegetación que  invitaba al relax, todo eso en el interior del Grand Palais. Una ambientación cálida que contrastaba con el frío y la nieve que caía en exterior parisino.

Imponente puesta en escena, con vegetación natural por donde las modelos desfilaban la última colección de verano
Imponente puesta en escena, con vegetación natural por donde las modelos desfilaban la última colección de verano

En cualquiera de los looks que Lagerfeld diseñó -a lo largo de estos 36 años -es imposible encontrar alguno que esté pasado de moda. Uno de los conceptos que logró instalar fue la eternidad. Y su último acto, no fue la excepción.

Inspirada en el siglo preferido del emperador el XVIII, la colección estuvo marcada por un estilo retro en tanto a la silueta, la paleta de colores y los materiales implementados.

Kaia Gerber en la pasarela de Chanel, la última creación de alta costura de Lagerfeld
Kaia Gerber en la pasarela de Chanel, la última creación de alta costura de Lagerfeld

De esta manera, sobre la pasarela circular se destacaron los tailleurs, faldas lápiz, vestidos de cinturas bajas, prendas adornadas, y abrigos estilo capa todo en un paleta que no se corrió de los colores pasteles y los irreemplazables blancos y negro.

Los bordados de motivos florales adornaron las prendas más de noche, mientras los vestidos blancos se combinan con chaquetas de cuero.Los vestidos se completan con plumas o toreras, mientras las chaquetas adoptaron cuellos finos.

Plumas en forma de torera
Plumas en forma de torera

La magia barroca se completó con el maquillaje de época de Lucia Pica y los peinados de Sam Mcknight que aludian a pelucas de tiempos pasados.

Para los looks de fiesta, se impuso el negro, con guipure moderno,piezas de silueta descontracturada con transparencia .

La línea de complementos, otro sello que remasterizó el diseñador, desfilaron megabolsos y clutchs.

La ausencia de Karl se hizo notar, en estos 36 años de carrera, jamás había dejado de coronar sus creaciones con su mítica pasada sobre el runway. Esta vez, cedió el lugar a la directora del estudio de la firma, Virginie Virad, quién hoy asume el futuro de la empresa.

"Cada colección es livianamente criticada por cualquiera pero no tienen presente que el haría lo que Coco Chanel debería hacer hoy, en tiempos de redes, a su pesar, revalidar la marca cada desfile, llevarla a lugares impensados, volver a convertir sus shows, en espectáculos", analizó el asesor de moda, Fabián Medina Flores.

Chanel es la única casa que tiene un círculo de artesanos, los Métiers d'Art  cuyo oficio protege y en esta presentación pudo demostrar todo su savoir faire.

El indiscutido savoir fair des Metiers D’arts
El indiscutido savoir fair des Metiers D’arts

En la primera fila, estuvieron no faltaron figuras que siguieron desde hace años al maestro, Sofía Coppola, Pharell Williams, Kristen Stwert y otros millennials, parte de clan de influencer que supo conquistar.

Sin novia no hay final de desfile. En esta ocasión, el traje de novia es un maillot de bain bordado en cristales que se completa con gorra y velo. Lo lució delicadamente la italiana Vittoria Ceretti.

La novia de Karl
La novia de Karl

Cuando el creador llegó en 1983, la firma necesitaba aires nuevos sin perder la escencia de su fundadora, Coco Chanel. Bajo su visión, volvió a ser joven y deseable. Durante más de 30 años reinventó la marca cada temporada.

Tras la noticia de su partida, el presidente del grupo LVMH, Bernard Arnault, dijo que estaba "infinitamente entristecido" y rindió homenaje a su "muy querido amigo", Karl Lagerfeld, un "genio creativo". Ese genio creativo se despidió con una gran obra en su ciudad preferida, París, haciendo lo que más le gustaba, innovando.

SEGUÍ LEYENDO: