El Sol podría convertirse en una estrella gigante roja y envolver la Tierra

Cuándo sucedería el fenómeno según un artículo publicado en Science Alert y por qué, en la palabra de un reconocido experto

Cuando el Sol evolucione para convertirse en una estrella gigante roja, la Tierra podrá ser tragada por la atmósfera de nuestra estrella (Europa Press)
Cuando el Sol evolucione para convertirse en una estrella gigante roja, la Tierra podrá ser tragada por la atmósfera de nuestra estrella (Europa Press)

El mayor astro del sistema solar tendría aproximadamente 4.600 millones de años y le quedarían unos 10.000 millones más de existencia, según un reciente artículo de la revista científica norteamericana Science Alert basado en una investigación publicada en Nature Astronomy. ¿Qué sucederá en ese trayecto?

Según la publicación, el Sol aumenta su brillo a gran velocidad: un 10% cada mil millones de años aproximadamente. Ese incremento incesante acabaría con “la vida en la Tierra” tal como la conocemos ya que llevaría a que nuestros océanos se evaporen y que ”la superficie se caliente demasiado como para formar agua”.

En unos 5.500 millones de años, la estrella más cercana de la Tierra se convertiría en una “roca gigante roja”, su núcleo se encogería pero sus capas externas se expandirían hasta Marte y envolverían a nuestro planeta en el proceso. Y en 10 mil millones, terminaría su existencia, se apagaría. “Una cosa es segura: para entonces, ya no estaremos. De hecho, a la humanidad solo le quedan unos mil millones de años a menos que encontremos una manera de salir de esta roca”, dice el artículo.

¿Qué significa que el Sol se convertirá en una estrella gigante roja? “Las estrellas son un montón de gases de polvo que con el tiempo se compactan por atracción gravitatoria, hasta que llega un momento que la presión dentro de este objeto es tal que el hidrógeno empieza a tener una reacción nuclear”, introdujo a Infobae el doctor en Ingeniería Mecánica Alejandro Farah, académico del Instituto de Astronomía y responsable de difusión del Programa Espacial Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Alejandro Farah y el Telescopio DDOTI, para el seguimiento de destellos de rayos gamma de supernovas en el Observatorio Astronómico Nacional en San Pedro Mártir, Baja California, México (Foto: Alejandro Farah)
Alejandro Farah y el Telescopio DDOTI, para el seguimiento de destellos de rayos gamma de supernovas en el Observatorio Astronómico Nacional en San Pedro Mártir, Baja California, México (Foto: Alejandro Farah)

“Cuando el hidrógeno está fusionando y se calienta mucho el objeto, llega un momento en que se tiene que balancear la atracción gravitatoria hacia el centro de esa esfera y se calienta tanto que el hidrógeno empieza a tener otro tipo de reacciones nucleares más energéticas. Entonces, rápidamente, a escalas estelares, se expande a una gigante roja”, explicó Farah, especialista en diseño mecánico de instrumentos astronómicos. Esto significa que, de alguna manera, “venció esa atracción gravitatoria y se puede expandir hasta 100 veces el tamaño que tiene rápidamente”.

Aunque es complejo detallar lo que sucederá después, el estudio publicado en Science Alert recurrió modelos informáticos y arrojó que es probable que esta roca roja gigante se reduzca, así como el 90% de las estrellas, y se convierta en una “enana blanca”.

“Una cosa es segura: para entonces, ya no estaremos. De hecho, a la humanidad solo le quedan unos mil millones de años a menos que encontremos una manera de salir de esta roca”, advierte el artículo.

En este sentido, Farah explicó a Infobae que en la Tierra tenemos “un campo electromagnético” que nos protege de la radiación solar fuerte. “La temperatura de la gigante roja será de algunos miles grados centígrados y es imposible que haya vida en esas temperatura. Antes de que llegue a tocar a la Tierra, aseguró, la radiación va a barrer la atmosfera y va a secar todos los mares“.

La nebulosa Calabash a 5 mil años luz de la Tierra. La foto capta el momento en el que la estrella se convierte de gigante roja a nebulosa (ESA/Hubble & NASA, Acknowledgement: Judy Schmidt)
La nebulosa Calabash a 5 mil años luz de la Tierra. La foto capta el momento en el que la estrella se convierte de gigante roja a nebulosa (ESA/Hubble & NASA, Acknowledgement: Judy Schmidt)

Luego de convertirse en una estrella roja gigante, ¿cómo envolverá a la Tierra y qué significa que se convertirá en una “enana blanca”?

—Una gigante roja, después de un tiempo, de alguna manera se deshace de las capas externas, explota y se genera una nebulosa planetaria. Una enana blanca es un remanente que queda de la evolución de la estrella, porque ha agotado mucho de su combustible nuclear. En ese núcleo hay oxigeno y carbono, pero principalmente sigue habiendo hidrógeno, y llega a ese momento con una especie de balance enérgico, con una temperatura y gravedad que dura muchísimo tiempo. La mayoría de las estrellas va a tener este proceso y estar en este estado por muchísimo tiempo. Esta enana blanca se va convirtiendo en un objeto cada vez menos brilloso, se va enfriando y, al final, entra en una especie de muerte. Esto se encuentra en investigación, y lo que se dice es que va a ser una especie de objeto negro que va a llegar a la temperatura de su entorno.

¿Por qué el Sol está aumentando en brillo en aproximadamente un 10 por ciento cada mil millones de años?

—Es un proceso natural en la evolución de las estrellas. Conforme se comprime por atracción gravitatoria, hay mas reacciones nucleares y eso hace que emane mas energía. Llega un momento en que se desbalancea porque al estar mas caliente y compactada, tiende a expandirse. Es como un corazón latiendo por millones de años: se compacta, se calienta y se expande, una y otra vez hasta que empieza el proceso para ser una gigante roja. De hecho, se cree que a la mayoría de estrellas les pasará esto, pero falta muchísimo y aún no hay certezas.

¿Hay algo que podamos hacer para evitarlo?

—Es una pregunta muy importante y difícil de responder. La imaginación del ser humano no tiene límites pero hoy no tenemos la tecnología para evitarlo. Sin embargo, hay que seguir avanzando y tratar de migrar a lugares donde eso no nos afecte. Hay que entender bien cómo evolucionan las estrellas, qué esta pasando, para poder migrar a Marte por ejemplo, que en algún momento será habitable. Se cree que se podría poner una base allí en alrededor de15 años, para investigación en el planeta y para ir planeando la posibilidad de establecer una población en el futuro. La base es importante para ir estableciendo la infraestructura para aprovechar los recursos naturales del planeta. Es importante la exploración y salir de nuestro bello planeta para poder sobrevivir y lograr la super-existencia de la raza humana en otros lugares.

Según Alejandro Farah, se cree que se podría instalar una base en Marte en alrededor de15 años, para investigación en el planeta y para ir planeando la posibilidad de establecer una población en el futuro (Foto: Alejandro Farah)
Según Alejandro Farah, se cree que se podría instalar una base en Marte en alrededor de15 años, para investigación en el planeta y para ir planeando la posibilidad de establecer una población en el futuro (Foto: Alejandro Farah)

Cuando muera el Sol, ¿ya no habrá luz en el universo?

—El universo es mucho más que nuestro Sol. Se estima que hay más de 1 millón de veces de estrellas en el visible en comparación a todos los granitos de arena de playas, desiertos y océanos del mundo. Cuando el Sol pase a su etapa final, seguirá existiendo luz en el universo. Hay otra teoría de que de muchísimo tiempo después se va a congelar el universo, pero eso no está intrínsecamente ligado a nuestro Sol, y estamos literalmente iniciando imaginar todo esto, no existen aún teorías certeras. Esto va a suceder en miles de millones de años y no hay que preocuparse, pero hay que tenerlo en mente y prepararnos porque es algo muy importante.

SEGUIR LEYENDO: