El bralette, es la prenda femenina más sexy de lencería(Shutterstock)
El bralette, es la prenda femenina más sexy de lencería(Shutterstock)

Como todo en la moda, la ropa interior también fue evolucionando con el tiempo, en su estética y su uso. Dejó de ser utilizada solo como una prenda de protección femenina y se reinventó como una prenda fetiche que no puede faltar en el vestidor. Y que agrega valor a cualquier look.

Durante muchos años exhibir la ropa interior era considerado de mal gusto. Las prendas íntimas se trataba de ocultar y se elegían colores oscuros para que quedaran opacadas debajo del resto de la vestimenta.

La recordada Bettie Page desde sus inicios pensó lo contrario. Icono sexy de los años ´50 por su voluptuosa figura, cabello negro y ojos celestes, fue una de las pioneras en imponer el uso de la lencería como el corset, portaligas, soutiens y ropa interior sexy como una prenda más.

Infobae dialogó con Jesús Fernández, diseñadora argentina de lencería, para conocer este proceso con mayor profundidad: “Una de las grandes referencias de la ropa interior son las abuelas, estas prendas nos remontan al pasado: las enaguas, las puntillas, los encajes y los conjuntos “hechos a mano” eran muy característicos de aquellos años”.

Madonna es una de las cantantes que más usa la corsetería en sus shows (Facebook: Madonna)
Madonna es una de las cantantes que más usa la corsetería en sus shows (Facebook: Madonna)

Madonna, la reina del pop, fue la que introdujo en los ´90 el doble uso de la ropa interior. Se la identificó como la pionera del uso del corsé como una prenda femenina. De seda, raso y encaje, así viajaban los distintos modelos que la acompañaban en sus recitales y giras mundiales.

“La lencería pasó a ocupar un rol protagónico en la indumentaria femenina. Antes quizás lo que se usaba debajo nadie lo notaba, pero ahora sí. Las transparencias y la tendencia de usar tops o corpiños sobre las remeras y camisas como también los culottes o los vestidos lenceros”, opinó Fernández.

En el 2016 fue furor la superposición de prendas, allí predominaban los bralettes, corpiños de encaje sin aro, ni push up sobre camisas o remeras básicas blancas. Las celebridades y modelos como Kendall Jenner, Kim Kardashian, Emily Ratajkowski, Selena Gomez y Rihanna fueron las primeras que se sumaron a la tendencia.

Pero no solo los bodies o el bralette fueron los protagonistas. La primera inclusión en la pasarela fue de la mano de Marc Jacobs para Louis Vuitton en invierno 2013 al salir a saludar al público en pijama.

Los bodys también son algunas de las prendas de lencería más pedidas por las mujeres (Shutterstock)
Los bodys también son algunas de las prendas de lencería más pedidas por las mujeres (Shutterstock)

A raíz de este boom y las inspiraciones de las influencers, bloggers e it girls fashionistas, poco a poco los grandes diseñadores como Calvin Klein, Alexander Wang y Givenchy completaron sus colecciones con prendas lenceras.

Modelos y diseños de lencería

Bodies: tres funciones componen el clásico body. En sus comienzos era la prenda íntima ideal para modelar la figura del cuerpo y dejar lucir la silueta sin imperfecciones, pero hoy dejó de serlo. Un body se puede usar tanto para el día como la noche, incluyendo diseños de trajes de baño.

Bralette: es la prenda furor que las mujeres argentinas eligen para la tendencia de la superposición. En su mayoría tienden a ser de encaje y en varias tonalidades. Un modelo que se lo considera el más sexy por la transparencia que deja ver la piel.

Los vestidos lenceros ya no solo se usan de pijama, ahora también forman parte de un outfit (Shutterstock)
Los vestidos lenceros ya no solo se usan de pijama, ahora también forman parte de un outfit (Shutterstock)

Vestido lencero: son los clásicos camisones de raso que se usaban en los 90. Acompañan al suave género detalles de encaje y finos bordados que suman a que la prenda deje de ser un simple pijama.

Corset: Desde María Antonieta hasta Balmain adaptaron la prenda de época que hoy en día sigue estando presente en la moda. Modela, estiliza y ajusta al torso y busto de la mujer para resaltar su figura.

“Se ven los breteles, encajes, las remeras son cavadas y se dejan ver los corpiños, entonces tener uno lindo, sexy, delicado de buena calidad, que sea funcional, con buen calce y cómodo es fundamental”, concluyó la diseñadora.

SEGUÍ LEYENDO: