El estudio aborda la especial situación de niños que pertenecen a hogares que experimentaron o están actualmente, en hogares en los que existe la privación de libertad de los adultos de referencia
El estudio aborda la especial situación de niños que pertenecen a hogares que experimentaron o están actualmente, en hogares en los que existe la privación de libertad de los adultos de referencia

"Después de que se lo llevaron tuve que dejar el colegio por el tema de que mis hermanas no tenían quién las cuide. Mi mamá tuvo que empezar a trabajar, yo iba al colegio a la mañana y ellas a la tarde, así que preferí que mis hermanas pudieran estudiar y yo no", la declaración corresponde a una adolescente argentina de 17 años. Estas y muchas otras más forman del informe especial: Infancias y encarcelamiento. 

Elaborado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina, junto a la oficina regional para América Latina y el Caribe de Church World Service, abordó la especial situación de niños que pertenecen a hogares que experimentaron o están actualmente, en hogares en los que existe la privación de libertad de los adultos de referencia.

Con el objetivo de visibilizar el impacto de la cárcel en la vida de niños, niñas y adolescentes y entender cómo afecta el encarcelamiento familiar a los mismos se elaboró un extenso informe que intenta dar una aproximación con la situación actual en la Argentina.

Aquellos niños, niñas y adolescentes que residen en un hogar con un miembro encarcelado están más expuestos a la pobreza por insuficiencia de ingresos
Aquellos niños, niñas y adolescentes que residen en un hogar con un miembro encarcelado están más expuestos a la pobreza por insuficiencia de ingresos

Se estima que la proporción a nivel nacional de los NNAPES – niños, niñas y adolescentes con padres encarcelados o referentes adultos privados de libertad-, es de 1,2%, obteniendo en el 2018 un número aproximado de 146.112. Sin embargo, de acuerdo a Ianina Tuñón, coordinadora del estudio,  la cifra no debe ser subestimada dado que una proporción de niños producto de encarcelamiento paterno, ya no residen en sus hogares de origen, o el familiar encarcelado no es un miembro del hogar. "Creemos que son muchos más, esto apenas es una aproximación", aseguró Tuñón.

Lo cierto es que el grupo afectado que reside en un hogar con un miembro encarcelado está más expuesto a la pobreza por insuficiencia de ingresos (alcanzando a dos de cada tres niños) que aquellos niños que no estén en esa situación. No es así el caso de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), que se estima afecta a uno de cada tres niños. A su vez están expuestos en mayor medida a la inseguridad alimentaria que aquellos que no tienen  familiares detenidos. De hecho, el 37,9% de los NNAPES presenta un déficit de seguridad alimentaria.

La propensión al déficit educativo es uno de los datos más destacados
La propensión al déficit educativo es uno de los datos más destacados

Andrea Casamento, presidenta de la Asociación Civil de Familiares de Detenidos (ACiFaD), explicó que los niños referidos en el estudio son inocentes, no han cometido ningún delito y tienen los mismos derechos a crecer y desarrollarse integralmente que cualquier otro niño o niña.

Desde el momento en que la cárcel y el sistema penal entran en sus vidas, muchos de estos niños y niñas y quienes los cuidan (en su inmensa mayoría mujeres) se enfrentan a necesidades específicas las cuales se suman a -o agravan- vulneraciones y factores de riesgo previos al encarcelamiento en áreas tales como alimentación, acceso a la vivienda digna, acceso a educación de calidad, derecho a la salud integral, derecho al juego y protección contra toda forma de violencia. "Hay situaciones que deberían ser contempladas y tener una sensibilidad especial, por ejemplo, si el hijo de una persona encarcelada está en una operación y el papá quiere llamar para desearle suerte, se debería permitir. Son detalles que impactan de una vida distinta en los más chicos", dijo Casamento.

"Cuando ves todo lo que pasa, da mucha angustia y un desorden, y no sabés qué pasa o por qué tu papá está ahí, y sos tan chico y tenés que tratar de darte cuenta tan rápido. O como mi hermano, que tuvo que madurar de repente  cumplir un poco el rol de papá", contó un niño citado en el informe.

Y es que el encarcelamiento de uno o ambos de los padres de un niño puede resultar en efectos negativos graves y duraderos para el niño, incluida la exclusión social, mayores dificultades financieras y lo que puede percibirse como abandono y rechazo, especialmente cuando los familiares y cuidadores ocultan la verdad de paradero de los padres. También puede llevar a un peor comportamiento y rendimiento en la escuela y afectar la salud mental y física del niño.

Cómo impactan en la cotidianidad la privación de libertad de un familiar.

El clima educativo de los hogares de los NNAPES es predominantemente bajo, siendo que casi la mitad (48,8%) pertenece a hogares con un clima educativo bajo, el 30, 4%, a hogares con un clima educativo medio-bajo, el 15,5% con un clima educativo medio y sólo el 5,6% a hogares con clima educativo alto.

-Con respecto a sus pares, el estudio comparó las condiciones de vida de los NNAPES con las de sus pares más parecidos en términos de sus condiciones de vida pero que no tienen un miembro adulto de sus hogares privado de la libertad y se evidenció que:

-7 de cada 10 NNAPES residen en hogares por debajo de la línea de pobreza (68,9) y el  16,1% por debajo de la línea de indigencia mientras que  sus pares del grupo de comparación representan el 57,1% y el 19,9%.

-Se estima que dos de cada tres niños afectados no tiene cobertura de salud y se atiende en el hospital público, situación que alcanza al 60,9% del grupo de comparación.

Los infantes que concurren a la escuela, debido a la vergüenza o temor a las burlas y a la estigmatización, suelen ocultarle su situación a compañeros y docentes
Los infantes que concurren a la escuela, debido a la vergüenza o temor a las burlas y a la estigmatización, suelen ocultarle su situación a compañeros y docentes

-Mientras 4 de cada 10 NNAPES de 0 a 12 años comparten la cama o colchón para dormir esta situación se da en el 36,9% de sus pares en el grupo de comparación.

-Más de uno de cada cuatro NNAPES no suele festejar su cumpleaños, situación que se da entre el 24,3% de los niños sin familiares detenidos.

-Mientras que el 13% se encuentra expuesto a agresiones verbales y el 37,3% a agresiones físicas, estas situaciones se observan en el 5,6% y 23,6% de sus pares del grupo de comparación.

-La propensión al déficit educativo es uno de los datos más destacados. Los afectados entre 4 y 17 años registran un rezago escolar del 19,2% frente al 12,7% en sus pares 23,5% de probabilidad de haber repetido algún año frente al 15,8%  y 13,6% no asiste a la escuela frente a 11,1%. Asimismo, entre los niños escolarizados tienen el triple de probabilidad de necesitar apoyo escolar que sus pares.

Los niños no suelen festejar su cumpleaños, situación que se da entre el 24,3% de los niños y niñas sin familiares detenidos
Los niños no suelen festejar su cumpleaños, situación que se da entre el 24,3% de los niños y niñas sin familiares detenidos

Estos resultados no solo revelan las necesidades insatisfechas y la especial vulnerabilidad de los niños que experimentan la ausencia de adultos de referencia por estar privados de su libertad, sino que dificultan el ejercicio del resto de los derechos como gozar de buena salud, acceder plenamente a la educación o llevar una vida plena.

"La cárcel afecta de manera particular. El proceso penal conlleva mucho tiempo y esfuerzo económico de los familiares. El objetivo principal que se planteó con está investigación, que nos llevo alrededor de 4 años, fue el de poder entender de qué manera la cárcel impacta en la vida de los más chicos, entendiendo que estos niños existen, son muchos y lamentablemente son víctimas del sistema penitenciario", dijo Luciano Cadoni, de la oficina regional para América Latina y el Caribe de Church World Service.

Se evidencia una brecha en lo referido a estilos de crianza negativos observándose mayores niveles de maltrato verbal y físico entre los afectados.

En lo que refiere a la crianza de los niños y niñas, si bien se observan niveles de déficit de oportunidades de estimulación elevados, no se advierten grandes diferencias entre los niños del otro grupo. En cuanto a las oportunidades de socialización, se encontró un  mayor déficit en participaciones de actividad física y mayores niveles de exposición a pantallas.

tener un familiar o referente adulto privado de libertad genera cierto impacto negativo en las condiciones de vida de los niños, niñas y adolescentes
tener un familiar o referente adulto privado de libertad genera cierto impacto negativo en las condiciones de vida de los niños, niñas y adolescentes

En conclusión, los resultados del estudio demostraron que tener un familiar o referente adulto privado de libertad genera cierto impacto negativo en las condiciones de vida de los niños. Específicamente, incrementa las posibilidades de: encontrarse en una situación de pobreza e inseguridad alimentaria, tener menor acceso a cobertura de salud, poseer mayores dificultades durante la etapa escolar, aumentar la exposición a estilos de crianza negativos y restringir sus oportunidades de socialización.

SEGUÍ LEYENDO