La noción de
La noción de "amor a primera vista" o la química como un golpe instantáneo de dopamina, no existe para quienes se consideran demisexuales

El concepto de demisexualidad, una variación específica -ligeramente más cargada sexualmente- de la asexualidad, se refiere a una persona que no siente atracción sexual hacia otra persona a menos que sienta una fuerte conexión emocional con ella.

Por supuesto, homosexuales y heterosexuales son solo la pequeña punta de un iceberg masivo cuando se trata de entender y definir las muchas formas en las que funciona la atracción humana. Hay una gran razón por la cual el acrónimo LGBTQIA+ sigue creciendo, y es porque la gente empieza a comprender la compleja fluidez de la sexualidad.

La noción de “amor a primera vista” o la química como un golpe instantáneo de dopamina, no existe para quienes se consideran demisexuales. Donde algunas personas pueden sentirse atraídas por la apariencia y el comportamiento de alguien al conocerlas, es muy probable que los demisexuales no queden impresionados.

Según explicó a Infobae Maximiliano Martínez Donaire, psicoanalista y exsecretario científico del Claustro de la Asociación Psicoanalítica, se trata de sujetos que tienen una fuerte inhibición de su deseo sexual a menos que se cumplan determinadas condiciones. “Aparentemente no experimentan deseo sexual en su vida cotidiana excepto que se dé algún tipo de vínculo emocional intenso con un otro. Recién cuando eso sucede se permiten conscientemente expresar su excitación sexual”.

Quienes se consideran demisexuales experimentan una segunda ola de atracción que solo ocurre una vez alcanzada una conexión emocional con el otro
Quienes se consideran demisexuales experimentan una segunda ola de atracción que solo ocurre una vez alcanzada una conexión emocional con el otro

Hace tiempo que la sociedad dejó de definirse como heteronormativa, o de basarse en la actitud de que la heterosexualidad es la única expresión normal y natural de la sexualidad. “La vida erótica de los seres humanos es absolutamente variada y polimorfa. A diferencia de lo que puede ser la sexualidad en los animales, comandada por el instinto, en los seres humanos la vida erótica y sexual tiene una enorme variabilidad de formas, modos y voces", explicó Martínez Donaire.

Para el experto, hay tantas formas de goce como sujetos existen, donde cada persona encuentra su propio modo, personal y singular de vivir su vida amorosa. “Gracias a la inclusión y aceptación en el discurso social de estas variedades de la vida erótica -continuó-, hay una tendencia a etiquetar las modalidades en un intento por armar clasificaciones y tipos”.

Según la Red para la Educación y Visibilidad de la Asexualidad (AVEN, por sus siglas en inglés), “un demisexual es una persona que no experimenta atracción sexual a menos que forme una fuerte conexión emocional con el otro. Se ve más comúnmente en las relaciones románticas, pero de ninguna manera se limita a ellas”.

No utilizar el preservativo en una relación sexual puede acarrear embarazos o transmisiones de enfermedades (iStock)
No utilizar el preservativo en una relación sexual puede acarrear embarazos o transmisiones de enfermedades (iStock)

Sin embargo, este término no significa que se trate de una sexualidad incompleta o media, ni tampoco que la atracción sexual sin conexión emocional sea necesaria para una sexualidad completa. En general, los demisexuales no se sienten atraídos sexualmente por personas de cualquier género; sin embargo, cuando un demisexual está conectado emocionalmente con otra persona, experimenta atracción y deseo sexual, pero solo hacia la pareja o compañeros específicos.

Dentro del grupo de asexuales, los demisexuales se diferencian porque se ubican entre la expresión de la atracción sexual y la asexualidad. “Para ellos la atracción sexual no aparece en los primeros encuentros ni es un recurso de conquista, tampoco se sienten atraídos ni fantasean con personas que exhiben sus cuerpos en las redes sociales o en los medios de comunicación. Pueden admirar la belleza física pero no es foco de atracción erótica”, sostuvo en diálogo con Infobae Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

Atracción sexual primaria y secundaria

Si bien puede llevarles algo de tiempo intimar físicamente con alguien, una vez que existe esa conexión personal con el otro los resultados podrían ser asombrosos
Si bien puede llevarles algo de tiempo intimar físicamente con alguien, una vez que existe esa conexión personal con el otro los resultados podrían ser asombrosos

Según Asexuality.org, existe una atracción sexual primaria, que se “basa en la información disponible al instante (como la apariencia o el olor de alguien)”, y la atracción sexual secundaria, que se deriva de la forma en que te conectas con alguien. Los demisexuales dependen casi por completo de la atracción secundaria cuando se trata de relaciones, por lo que a una persona demisexual le puede llevar más tiempo sentirse verdaderamente interesada en su pareja.

Los seres humanos pueden identificarse como heterosexuales, homosexuales o bi cuando se trata de tu atracción sexual y también ser demisexuales. La demisexualidad se trata del cómo y no del con quién.

Sin embargo, la vida en pareja de una actuación demisexual puede estar sujeta a algunas complicaciones debido a su falta de entusiasmo sexual. Por ejemplo, es una triste posibilidad que tengan conexiones potenciales entre amigos porque no expresarán su interés de inmediato, sino de una manera más tenue.

A menudo, las personas en el extremo receptor de la atracción de un demisexual, no reconocen las intenciones reales de sus compañeros, ya que para ellos los términos de la relación son simplemente amistosos. El enigma para ellos está en que este desarrollo gradual de los sentimientos sexuales puede interrumpir sus amistades existentes.

“Lo que llama la atención no es que el vínculo emocional despierte el deseo sexual. Lo que es más bien llamativo es que el deseo sexual esté apagado todo el resto del tiempo hasta que esto suceda esto”, advirtió el especialista. Esto hace que las relaciones y las rupturas sean aún más intensas para ellos. Es poco probable que los “demis” engañen a sus compañeros, a menos que formen un vínculo que sea tan fuerte con otra persona.

SEGUÍ LEYENDO: