Andrea Grobocopatel, presidente de Fundación FLOR: "Este es el siglo de la inclusión"

La cantidad de mujeres en puestos de decisión era muy bajo en el año 2012. Por eso, la licenciada en economía Andrea Grobocopatel decidió tomar cartas en el asunto y fundó una organización que pudiera alentar a las personas a descubrir el valor que aporta la diversidad, a través de actividades que promuevan la inserción de mujeres en posiciones de liderazgo, fomenten la inclusión laboral de personas con discapacidad y busquen el surgimiento de líderes responsables. Así nació FLOR, la Fundación Liderazgos y Organizaciones Responsables.

"En la fundación queremos colaborar en el cambio de los líderes y de las organizaciones. Sentimos que debemos trabajar ese aspecto cultural. De esta manera, procuramos que haya muchas más instituciones que se den cuentan de que gestionar la diversidad es parte de nuestro desafío, del rol y de la estrategia, FLOR nació como eso", explicó Andrea Grobocopatel a Infobae. 

Y es que la Fundación Liderazgos y Organizaciones Responsables, cuyo objetivo es potenciar a personas con buenas ideas y promover instituciones sólidas y fuertes con buenas prácticas de gobierno, gestiona la diversidad para que sean sustentables. La misma, a través de sus actividades, también promueve que valores como la inclusión, la responsabilidad, generosidad y la solidaridad sean fuente de crecimiento, sustentabilidad, respeto y paz. 

Andrea Grobocopatel creó en el año 2012 la Fundación FLOR que alienta a las personas y a las organizaciones a descubrir el valor que aporta la diversidad.
Andrea Grobocopatel creó en el año 2012 la Fundación FLOR que alienta a las personas y a las organizaciones a descubrir el valor que aporta la diversidad.

-¿Cómo hacen para colaborar con el cambio de líderes y en las organizaciones?

-Empezamos trabajando algunos aspectos, como por ejemplo preparar más mujeres para que lleguen a lugares de decisión. Sentimos que si hay más mujeres, definitivamente la organización va a funcionar de otra manera. Hay estadísticas internacionales que demuestran que las organizaciones que tienen más mujeres en espacios de decisión son más rentables, más sustentables y más éticos. En definitiva, lo que tratamos es que, primero, las mujeres se den cuenta de que pueden hacerlo, que no están condicionadas que no hay estereotipos y así romper paradigmas. Después trabajamos mucho para que las mujeres se empoderen económicamente, sentimos que hay que tener libertad para elegir y esto implica que cada una pueda hacer lo que quiera pero si hay libertad económica o autonomía económica podés tomar mejores decisiones o tener más libertad. FLOR quiere que empecemos a trabajar en nosotros mismos, ser más responsables y eso llevarlo a las instituciones, organizaciones y empresas en donde participan para que funcionen de una manera más responsable.

-¿El cambio de paradigma está sucediendo?

-Veo que hay mucho movimiento y eso es fantástico. En algunos casos que es por moda, otros que lo sienten. Es algo que se está trabajando mucho y eso es lo mejor que nos puede pasar. Cuantos más seamos más rápido va a ser el cambio y más rápido será el impacto. El desafío es cambiar las estadísticas internacionales que dicen que si no hacemos nada la inclusión, sobre todo de mujeres en espacios de decisión, va a tardar más de cien años. FLOR quiere desafiar esto y en ese camino estamos. Las empresas y las instituciones ya están también hablando y cambiando esto. No es lo mismo que en el 2013 o cuando empezamos a trabajarlo, tengo mucho entusiasmo y esto puede cambiar más rápido de lo que imaginamos.

FLOR, a través de sus actividades, promueve valores como la inclusión, la responsabilidad, generosidad y la solidaridad sean fuente de crecimiento, sustentabilidad, respeto y paz
FLOR, a través de sus actividades, promueve valores como la inclusión, la responsabilidad, generosidad y la solidaridad sean fuente de crecimiento, sustentabilidad, respeto y paz

-¿Qué son los premios FLOR por la diversidad?

-Lo que hace es iluminar o tener faros que iluminen para otras organizaciones. Tenemos el premio a la gran empresa, a la pyme, a la ONG e incorporamos por primer año al sector público. Les hacemos preguntas básicas, todo a través de la web. Algo simple que no le lleve mucho tiempo con el objetivo de querer saber cuántas mujeres en lugares de decisión tienen, cuántas personas con discapacidad. Y también para que se empiecen a revisar a sí mismos porque no hay estadísticas, no es normal que las organizaciones tengan este tipo de estadísticas y menos los países, también queremos que lo empiecen a considerar porque a medida que se pueden medir se puede gestionar y necesitamos que se gestione que se vea el avance y la evolución.

Es el tercer año consecutivo que se llevan a cabo la entrega de los premios FLOR por la diversidad, y tuvo un jurado compuesto por representantes de del sector público, académico y consultoría: Fabiana Tuñez, Bernardo Kosacoff, Luis Ovjesevich, Daniel Arroyo, Laura Gaidulewicz, Lucas Utrera y Alejandro Melamed. "El jurado es exigente con las instituciones y las empresas. La verdad es que nos seguimos sorprendiendo de las organizaciones y les damos visibilidad porque es la forma de contagiar a otros y es lo más emocionante de los que ganan. Salimos emocionados, nos damos cuenta de todo lo que nos falta hacer pero de lo que podemos hacer si nos damos cuenta de que somos agentes de cambio para que la realidad sea de más inclusión, más integración en una sociedad mucho más justa, mucho más igualitaria en derechos", afirmó Grobocopatel. 

La falta de mujeres en puestos de liderazgo llamó la atención de Andrea Grobocopatel y decidió  realizar acciones para cambiar la realidad (Getty Images)
La falta de mujeres en puestos de liderazgo llamó la atención de Andrea Grobocopatel y decidió  realizar acciones para cambiar la realidad (Getty Images)

-Hablás de una sociedad mucho más inclusiva, integradora y justa. ¿Creés que es hacia donde vamos?

-Hubo años donde nos separábamos como sociedad, porque a los mejor la era industrial requería que la gente que tenía alguna dificultad vaya a un espacio diferente, las personas con alguna otra discapacidad estén en otros centros o escuelas: hoy vamos a la integración, a la inclusión. Éste es el año, es el siglo de la inclusión, creo que estamos bien, estamos trabajando bien.

-¿Por qué elegiste tener un panel destinado a la diversidad y en primera persona ?

-Fue un panel muy interesante porque teníamos personas que tienen alguna dificultad para insertarse en el mercado laboral o que la tuvieron. Por ejemplo, una persona que viene de otro país, una persona que está recuperado de adicciones, una mujer que dejó su trabajo y quiere reinventarse, todos contando sus experiencias y su necesidad de incluirse laboralmente. Dentro de los que estábamos escuchando, había muchos empresarios, embajadores, gente común y muchos hombres, lo que me llamó la atención y fue muy bueno porque a veces estamos muy acostumbradas a estos eventos en los que hablamos de líderes y que haya muchas más mujeres en espacios de decisión y normalmente nos hablamos entre mujeres.

Hoy el mundo está cambiando y hay más mujeres en puestos de decisión que en los comienzos de la Fundación (Getty Images)
Hoy el mundo está cambiando y hay más mujeres en puestos de decisión que en los comienzos de la Fundación (Getty Images)

-Hablás de empoderar a las mujeres y de invitarlas a reflexionar sobre aquello que son capaces de lograr, ¿cómo lo trabajan?

-A través del programa Mujeres en Decisión. Lo que hacemos es prepararlas en temas de gobierno corporativo pero con perspectiva de género. Las ayudamos a que entiendan lo que es gobernar una empresa, que no es lo mismo que ejecutar, pero también que se den cuenta de lo que ellas pueden hacer: desde negociación, marketing personal a oratoria para que también se animen. Tenemos que trabajar en nosotras mismas, en darnos cuenta de que tenemos que ser más protagonistas y no esperar a que nos llamen para serlo, sino atreverse. Además tiene un fuerte componente de lo que es gobierno, gobernar organizaciones e instituciones, qué preguntar, qué riesgos tomar. Trabajamos mucho sobre esos aspectos pero lo más interesante es la red que se forma -Red de Mujeres Profesionales- que se entusiasman con ayudarse entre sí. Me gusta esa generosidad que aparece después de que las mujeres cursan el programa porque salen conformes consigo mismas, empoderadas y más fortalecidas pero además con una red que quiere ayudar.

El programa está presente en Latinoamérica. ¿Es una forma de contagiar a las demás naciones?

-Y es que así logramos que otros países puedan hacer el mismo trabajo que tan bien estamos haciendo, y así poder tenerlo en Colombia, Panamá, México, Brasil y Chile porque necesitamos que ellas mismas vuelvan a su país y transformen la realidad como lo estamos haciendo acá más de 300 mujeres y de esa forma todas juntas y fortalecidas cambiar la realidad en los distintos espacios que podemos.

Andrea Grobocopatel se convirtió en una activa promotora de la independencia económica y del desarrollo profesional de las mujeres
Andrea Grobocopatel se convirtió en una activa promotora de la independencia económica y del desarrollo profesional de las mujeres

-Si tuvieras que darle un consejo a una mujer que aún no puede dar el salto y animarse a descubrir una nueva forma de ver el mundo, ¿cuál sería?

-Que la mejor inversión es en una misma, lo mejor que pueden hacer es darse cuenta de que no hay que elegir entre la profesión o el estudio y la familia, que las dos cosas se pueden hacer, que se animen, se fortalezcan y se animen a hacer tres cosas a la vez: prepararse a sí mismas, tener una familia, tener una profesión, que se den cuenta de que pueden elegir y que también pueden hacer las tres cosas a la vez y estar bien consigo mismas y con los demás aspectos.

SEGUÍ LEYENDO