Secretos eróticos: cómo alcanzar el orgasmo tántrico sensorial

Moria Casán lo sintió en pleno escenario televisivo. Se trata de una técnica milenaria que requiere de entrenamiento y tiempo de conexión corporal, pero una vez alcanzada, el placer es absoluto

El orgasmo tántrico sensorial requiere de práctica y de mucho tiempo (Shutterstock)
El orgasmo tántrico sensorial requiere de práctica y de mucho tiempo (Shutterstock)

Moría Casán sorprendió a todos con su reacción durante la emisión del programa televisivo Showmatch. Cuando llegó el momento de calificar a Hernan Piquin y Macarena Rinaldi, la jurado llenó de elogios a la pareja. "Vi mucha emoción, vi cosas que me hacen bien al alma, vi hecho artístico, vi manejo corporal. La danza es libertad, la libertad de expresar corporalmente sentimientos. El arte que llevan adentro con tanta pasión se transmitió porque fue como una experiencia sensorial", dijo.

Y agrego: "Tinelli, no quiero que piensen mal y que soy una loca. Tuve como un orgasmo tántrico sensorial… ¡Se lo juro! Le voy a pedir un favor, una vez que ponga el puntaje voy a necesitar ir al baño". Y eso mismo fue lo que sucedió.

Moria Casán debió retirarse del escenario al experimentar un orgasmo tántrico sensorial
Moria Casán debió retirarse del escenario al experimentar un orgasmo tántrico sensorial

Walter Ghedin, médico sexólogo, explicó a Infobae que en la sociedad occidental "el sexo está asociado a la penetración y al orgasmo como meta. Sin embargo, en el tantra se valora el tener en cuenta la relajación, la respiración, las sensaciones que se despiertan durante las relaciones", destacó.

Algunas mujeres refieren tener orgasmos mientras realizan actividades que no están asociadas a ninguna situación erótica. No se sabe bien el origen, pero podría deberse a la activación de centros de la médula espinal que intervienen en la respuesta orgásmica.

Se trata de una interacción que tiende a sostener el placer y a controlar la eyaculación y el orgasmo. Es más, la persona puede tener orgasmos sin la sensación de descarga o de baja de tensión a través de sus pensamientos. Para Ghedin, esta disciplina milenaria requiere de entrenamiento y por supuesto, de algo que suele faltar: tiempo.

 
Las personalidades ansiosas no se llevan bien con esta técnica (Getty)
Las personalidades ansiosas no se llevan bien con esta técnica (Getty)

Las personalidades ansiosas no se llevan bien con esta técnica, tampoco aquellas que creen que sexo es sinónimo de penetración y desmerecen otras opciones eróticas.

El especialista sugiere tomar algunos aspectos del sexo tántrico y adaptarlos a la vida occidental:

1) Darse tiempo para tocarse, acariciarse, hacerse masajes. Recorrer todo el cuerpo e incluir poco a poco las caricias en genitales.

2) Tratar de controlar la respiración y no agitarse.

3) Toco y siento, me tocan y me dejo sentir.

4) El juego previo no es un pasaje para llegar a la meta.

Toda relación erótica supone un contacto con uno mismo y con el otro (Getty)
Toda relación erótica supone un contacto con uno mismo y con el otro (Getty)

5) No pelearse con las fantasías, ayudan a la excitación.

6) Toda relación erótica supone un contacto con uno mismo y con el otro. No ayuda estar solo centrado en uno mismo o estar pensando solo en complacer al otro.

7) Las parejas se favorecen cuando existe el contacto físico, sensorial y emocional.

8)  Se empobrecen cuando el sexo es rápido, sin variantes.

9) Nadie nace sabiendo qué hacer en el sexo. Es importante hablar, comunicar lo que le gusta a cada uno, guiar sin condicionamientos.

LEA MÁS: