En una entrevista para el medio The Insider, una joven contó lo que es trabajar para el lugar “más feliz del mundo”
En una entrevista para el medio The Insider, una joven contó lo que es trabajar para el lugar “más feliz del mundo”

Disney es reconocido como el lugar más feliz del mundo y también el que guarda más secretos y misterios, de los cuales algunos fueron develados en los últimos tiempos por ex empleados.

En esta línea, el medio The Insider entrevistó a una ex princesa del mundo mágico, llamada Brianna Smith, quien interpretó a Rapunzel en los parques de Walt Disney World durante seis meses.

Durante la reveladora entrevista, Brianna contó que quedar en el puesto fue uno de los mayores retos de su vida, ya que durante una serie de audiciones con más de 500 personas, solo tres personas obtuvieron el empleo para interpretar a las princesas para los papeles de Blanca Nieves, Aurora y Rapunzel.

A raíz de una audición de 500 personas, solo 3 quedaron seleccionadas, por su físico y su experiencia teatral.
A raíz de una audición de 500 personas, solo 3 quedaron seleccionadas, por su físico y su experiencia teatral.

La joven, cuya identidad verdadera se desconoce, destacó la importancia de los estudios teatrales para ingresar a la compañía, ya que no importaba lo parecidas que eran las aspirantes a los personajes sino que lo que más se destacaba era el modo de involucrarse en el papel.

Otro de los secretos que reveló fue la importancia para la compañía de los cuerpos, ya que si el rostro es idéntico a alguna princesa, pero tienen pechos muy grandes, pueden despedirse del sueño. La estatura además debe ser entre de 1,60 a 1,70 metros, mientras que para las hadas -como Campanita-, debe ser de 1,20 a 1,50 metros.

Además, la joven comentó que al principio deben estar durante un período como animador, en trajes calurosos, aprendiendo el lenguaje corporal.
Además, la joven comentó que al principio deben estar durante un período como animador, en trajes calurosos, aprendiendo el lenguaje corporal.

Brianna también comentó que al momento de ingresar a la compañía, deben atravesar pruebas rigurosas que ocurren antes de que una joven pueda ser una princesa de Disney. Como experiencia personal, contó que tuvo la calurosa labor de ser animadora, es decir, pasearse con un traje bajo el calor de Florida. Tuvo que soportar la tortura de ser Pluto, Mrs. Incredible, Rafiki e incluso uno de los soldados de Toy Story.

La idea de pasar por esta prueba es que las aspirantes a princesas aprendan a expresarse adecuadamente. El primer paso es aprender el lenguaje corporal y a no hablar, ya que solo los nuevos modelos de Mickey Mouse pueden dialogar. Los demás no tienen permitido emitir una sola palabra. Luego de pasar por este período de un mes, finalmente llega el momento de ser princesa.

La jerarquía dentro del parque también es algo exclusivo, ya que quienes interpretan los personajes de las princesas son vistos como los ideales del parque.

También comentó que los únicos que pueden hablar en sus trajes, son los que se disfrazan de Minnie y Mickey
También comentó que los únicos que pueden hablar en sus trajes, son los que se disfrazan de Minnie y Mickey

La princesa debe estar perfecta siempr. La monotonía que implica ser siempre Rapunzel, Blanca Nieves o cualquier otra princesa es tan terrible que si un visitante regresa un año después de su primer viaje a Magic Kingdom, encontrará exactamente a la misma princesa con la que se retrató la primera vez.

A pesar de los malos momentos a nivel personal, una princesa debe de enfrentarse a los miedos y dolores de los demás cuando llega el día de "Make A Wish", en el que los personajes pasan tiempo en privado con niños en situaciones difíciles. Para Smith éste fue uno de los momentos más hermosos y complicados en su carrera como Rapunzel, ya que en una ocasión tuvo que describir detalladamente su traje y apariencia a una niña no vidente.

Uno de los momentos más duros para Brianna fue cuando recibió a una pequeña de Make a Wish
Uno de los momentos más duros para Brianna fue cuando recibió a una pequeña de Make a Wish

"Le pasé las manos por los clips de flores de mi cabello y dije: '¿Sientes esto? Flynn los recogió para mí, son tan hermosos'. Estaba explicando verbalmente el vestido y cómo lucía todo. Levanté la vista hacia sus padres y estaban derramando lágrimas mientras ella tenía una enorme sonrisa en su rostro", contó Brianna.

Al no poder salirse de su papel de Rapunzel, Brianna sólo tuvo que hacer lo posible por no derramar una sola lágrima. Para ella y para muchas otras chicas, el rol de princesa es una verdadera carrera que están dispuestas a continuar con tal de seguir viviendo en un mundo de fantasía que diariamente comparten con miles de visitantes en cada uno de los parques de Disney.

LEA MÁS: