"Lula verá la primera temporada en su casa. Pero si hay una segunda, él va a estar en la cárcel".

El vaticinio escondido en la chicana -o viceversa- del director José Padilha se cumplió al revés. Porque hoy, Inácio Lula da Silva pasa sus días en el pabellón 6 del Centro Médico Penal de Pinhais, al tiempo que El Mecanismo todavía no vislumbra una secuela. Y pese a su yerro, Padhilla sonreirá satisfecho: su serie -disponible en Netflix desde fines de marzo- hace hablar a todo Brasil al narrar la escandalosa trama de la Operación Lava Jato. Y que involucra al ex presidente carioca.

El argumento. Al mando de su auto viejo y con un sueldo que apenas le alcanza para llevar una vida digna junto a su mujer y su hija, el policía veterano Marco Ruffo (Selton Mello) decide involucrarse a fondo en una investigación en Curitiba. Lo hará de manera casi artesanal, acompañado por su discípula, Verena Cardoni (Caroline Abras), y buscando en la basura de los sospechosos la vinculación con la red de corrupción más grande de Brasil.

Así es como ingresará en escena un personaje clave: el corrupto Roberto Ibrahim (Enrique Díaz), quien cambia dinero de manera ilegal desde una estación de servicio que cuenta con lavadero de auto. De allí, Lava Jato: los políticos y empresarios blanqueaban el dinero que obtenían de manera ilegal en los contratos de Petrobras a través de hoteles, gasolineras y lavaderos de coches.

“Marco Ruffo”, interpretado por el actor Selton Mello
“Marco Ruffo”, interpretado por el actor Selton Mello

Ruffo, Cardoni e Ibrahim están inspirados en personas reales: son Gerson Machado (hoy jubilado), Erika Marena (todavía en actividad) y Alberto Youseff (cumpliendo un arresto domiciliario), respectivamente. Sucede que en la ficción algunos nombres han sido modificados, con mayor o menor sutileza: todos comprenderán que Petrobrasil es Petrobras, y el Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores (PT), aunque cueste un poco más descifrar a la constructura Odebretch en Miller & Bretch; o bueno, quizás no tanto…

¿Y la ex presidente Dilma Rousseff? Es Jeanette. Al juez Sergio Moro, quien envió a la cárcel a Lula, se lo conocerá como Paulo Rigio.

“Jeanette”, antes de una aparición pública
“Jeanette”, antes de una aparición pública

Basado en el best seller Lava Jato: el juez Sergio Moro y los bastidores de la operación que sacudió a Brasil, del periodista Vladimir Netto, el guión de El Mecanismo se pensó como una ficción dramática de ocho capítulos, con atisbos de thiller policial. Incluso Padilha, responsable de la película Tropa de Elite y la serie Narcos, explicó que ficcionó algunos fragmentos a los efectos de hacer más atractiva la trama.

La polémica. Como era de esperar, El Mecanismo fue repudiada por Lula y Dilma cuando todavía estaba en pleno rodaje. Y ahora, amenazan con demandar a los responsables de la serie: sostienen que todo se trata de una "campaña política descarada" en vistas a las elecciones presidenciales de octubre, con un Da Silva firme en las encuestas aún estando en prisión. Y por esa misma razón, José Padilha llegó a ser tildado de oportunista.

José Padilha, responsable de “El Mecanismo”
José Padilha, responsable de “El Mecanismo”

"El objetivo es contar la operación policial en sí y mostrar numerosos detalles esclarecedores que la propia prensa desconoce", ha esgrimido el director, a la vez que Netflix pretendió hacer caso omiso a las denuncias resaltando que todo se trata de una ficción.

¿Y por aquí? Si bien no puede obviarse que el documental del asesinato del fiscal Alberto Nismam llegará a Netflix (dirigido por el británico Justin Webster, y bajo la órbita de una empresa española JWP), no es posible hallar en las producciones nacionales una ficción similar a El Mecanismo, ya sea en la pantalla grande como en la chica. Razones de presupuesto al margen (la creación de Padilha cuenta con uno muy importante), los realizadores prefieren centrarse, a grandes rasgos, en asesinos seriales o historias policiales.

“El Ángel”, de Luis Ortega
“El Ángel”, de Luis Ortega

Por caso, en agosto se estrenará la película El Ángel, basada en la vida de Carlos Robledo Puch (y que en mayo competirá en el Festival de Cannes). Y en un mismo año (2015) los crímenes de la familia Puccio tuvo su versión cinematográfica (El Clan, con Guillermo Francella) y televisiva (Historia de un clan, con Alejandro Awada).

Ricardo Darín personifica a un ficticio presidente argentino en La Cordillera, pero lejos de hacer cualquier referencia a la corrupción, el filme aborda los dramas personales que también alcanzan a un primer mandatario.

Ricardo Darín y Érica Rivas, en “La Cordillera”
Ricardo Darín y Érica Rivas, en “La Cordillera”

Edha, la primer serie nacional producida por Netflix (dirigida por Daniel Burman y protagonizada por Juana Viale), es un thriller dramático. Antes, la plataforma puso a disposición otras producciones criollas, tales como Estocolmo (otro policial), El Puntero (que sí trata sobre el provecho político de la pobreza) y El Marginal (un drama que transcurre en una cárcel). También está disponible Desearás al hombre de tu hermana; el filme erótico de Carolina Pampita Ardohain vale solo como mención.

¡Pero esta carencia se da justo cuando sobran los grandes casos de corrupción! O cuanto menos, de sospecha: de los bolsos de José López a Hotesur, el hotel de Cristina Kirchner, pasando por la ruta del dinero K (con el detenido Lázaro Báez) y los últimos avances del caso Obedretch, entre otros.

José López, detenido
José López, detenido

Aunque parezca mentira lo más cercano es La Casa de Papel, la serie española que es todo un suceso en Argentina. El atraco a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de Madrid, perpetrado por El ProfesorTokio, Berlín, Nairobi y el resto de la banda, ha sido comparado (un tanto en broma y bastante más en serio) con el escándalo del ex vicepresidente Amado Boudou, la imprenta Ciccone y la Casa de la Moneda.

Sí, toda una moraleja. Tristemente.

SEGUÍ LEYENDO