Tuvo una vida ligada al éxito y la notoriedad pero pasó momentos muy duros de vida. CAE, el músico que visitó por primera vez en la mesa de Mirtha Legrand, emocionó a todos al relatar una dura experiencia cuando tuvo que dejar el país con su mujer y sus pequeños hijos y emigrara a España en plena crisis del 2001.

"Yo había puesto mi propia empresa en el año 2000 después de trabajar para muchas empresas. Y me fundí", reconoció el cantante al inicio de su conmovedor relato.

"Emigré con mis dos bebés a Madrid y di con un empresario que me estafó", dijo y ante tal escenario llamó a su hermano para pedirle plata pero se encontró con una desagradable novedad: "No puedo mandarte porque acá hay algo que se llama corralito".

CAE se quedó sin trabajo teniendo que afrontar el pago de un alquiler y sobrevivir. Por eso, decidió volver al oficio de su familia y como tercera generación de peluqueros, fue a los salones de belleza a pedir trabajo. "La pasé super feo. Tuve que volver a reinventarme. Fue un reseteo a mi vida y me costó contarlo", se sinceró a los invitados de la mesaza.

Cuando Mirtha le preguntó en qué momento sintió que había tocado fondo, el músico abrió su corazón con una dura historia que lo hizo emocionarse e impactar a todos. "Hacía mucho tiempo que en Madrid no nevaba y en el año que estuve, nevó como nunca. Y me agarró en la mala, al punto de estar sin auto", comentó.

"Era noche de Reyes. Habíamos empeñado un reloj y con eso, le compramos unos juguetes a nuestros hijos. Cuando íbamos a volver a casa nos dimos cuenta que no nos alcanzaba para el metro y nos colamos. Al final, nos engancharon", reveló CAE con lágrimas en los ojos.

"Perdón – dijo lagrimeando -. Y le dije al señor que estaba pasando por un momento muy especial. Le conté que era argentino. Él me dijo 'pasen, pasen, pero ustedes los sudacas nos están arruinando el país'", contó.

"Veo las crisis como pequeñas oportunidades. Nos volvemos locos en esta ciudad, pero el país está lleno de gente que quiere hacer cosas", concluyó CAE, que hizo emocionar hasta las lágrimas a la anfitriona de la mesaza Mirtha Legrand.

SEGUÍ LEYENDO