"Nací con todos los problemas", confesó Maxi Diorio al contar su dura historia de vida y de superación ya que los médicos les habían dicho a sus padres que iba a poder caminar. El bailarín detalló que tuvo parálisis facial, una malformación en el maxilar, que no ve del ojo izquierdo, no escucha del oído derecho y a los 20 días de haber llegado al mundo lo operaron de una hernia.

En una entrevista con Nicole Neumann y Roberto Funes Ugarte en Tardes nuestras por KZO, intentó tomarse con humor el tema. "No hay antecedentes en la familia, mis hermanos salieron perfectos. Yo fui el último y me dieron con todo", bromeó.

"Los primeros años me tenían como en una cajita de cristal. No podía hacer nada, pero yo era bastante insoportable y no aceptaba un no como respuesta. Pasé por todos los deportes hasta que vi una película sobre la gimnasia aeróbica deportiva y dije 'quiero hacer eso'", detalló sobre la disciplina que comenzó a los 16 años.

La dura historia de vida de Maxi Diorio
La dura historia de vida de Maxi Diorio

"Al año empecé a competir y terminé haciéndolo durante 10 años en los que entrenaba ocho horas por día", detalló quien viajó al Mundial de Japón en 2003 pero no obtuvo un buen resultado: "Me fue muy mal. Volví y no quería nada con el deporte".

Así es como comenzó a incursionar en el mundo del baile hasta que supo de un casting de ShowMatch para ser soñador de un famoso y se animó. "Me presenté de caradura porque, si bien tenía la técnica de gimnasia, no era bailarín. Aprendí a bailar en el primer año que estuve participando", cuenta quien fue partenaire de Iliana Calabró y tuvo de coach a Mariela Anchipi hace 10 años.

LEA MÁS