El programa a veces mezcla un clima de algarabía con situaciones conmovedoras. Y la última emisión no fue la excepción. En un segmento de PH, Podemos Hablar, en el que Andy Kusnetzoff deja por un rato a sus invitados para tener una charla íntima en otro sector de la escenografía, se vivió un momento muy emotivo que llenó de lágrimas al conductor.

 

El anfitrión recibió al ex futbolista Fernando El Negro Cáceres, quien en 2009 sufrió un violento robo por el que quedó en silla de ruedas y con varias secuelas en su cuerpo.

"¿Cómo estás Fernando?", preguntó Kusnetzoff a su invitado y agregó: "Te quiero decir que estoy muy contento de que estés acá, para mí es un honor y un orgullo muy grande tenerte acá en PH".

Luego, el conductor quiso seguir pero, al no poder contener las lágrimas debió hacer un largo silencio.

"Vale, vale, está bien"", dijo Cáceres al ver al conductor llorar y agregó, para darle aliento: "Estás vivo, si estás llorando estás vivo".

"Fernando me da mucha emoción", prosiguió Andy, a lo que el ex futbolista retrucó: "Si decís que te doy pena, te mato".

"Si me dieras pena no lloraría. Me da emoción, sos un tipo con una entereza increíble y una fuerza impresionante", continuó Kusnetzoff.

El conductor se emocionó al hablar con el ex futbolista
El conductor se emocionó al hablar con el ex futbolista

Luego de repasar los grandes momentos del deportista, que pasó por la Selección argentina, Boca, River, Argentinos y en distintos equipos europeos, ambos recordaron el episodio violento por el que Cáceres quedó en silla de ruedas.

"¿Qué es lo que te acordás de esa noche, Fer?", preguntó el conductor.

"Volvía de cenar a mi casa. Y nunca llegué. Llegué unos cuantos años después", respondió el deportista, que luego de recibir un disparo en el ojo durante un robo estuvo peleando por su vida durante meses.

"Está ahí, quietita, de recuerdo", aseguró Cáceres sobre la bala que todavía tiene alojada dentro de su cabeza.

El deportista contó que las personas que intentaron robarle quedaron detenidas y él intentó ir a visitarlas pero no lo dejaron. "Quería que me contaran qué les sucedió, por qué en ese momento y por qué esa situación en la vida de ellos para hacer algo de eso".

Consultado sobre Kusnetzoff si él perdonaba a sus atacantes por lo que hicieron, Cáceres aseguró: "Desde el momento en que apretaron el gatillo están perdonados. Sí, sin ninguna duda, no tengo rencor con ellos, no tengo bronca".

Sobre su presente, el astro futbolístico contó que está al mando de una escuela de fútbol solidaria.

"El fútbol es lo que me mantiene vivo, saber que estoy haciendo algo por alguien, para que disfrute de lo que yo disfruté. Yo sé lo que es todo eso porque yo también lo hice de chico. Poder darle la oportunidad a los chicos para que disfruten del fútbol me pone cada vez más contento", aseguró el ex futbolista.
LEA MÁS: