Fueron nueve capítulos intensos y con todos los condimentos posibles para finalizar la historia de Un gallo para Esculapio, la miniserie producida por Underground y TNT y protagonizada por Luis Brandoni (77) y Peter Lanzani (27).

En el último episodio, Chelo y Nelson emprenden un viaje a las Termas de Río Hondo con su gallo para hacerlo pelear en una gigantesca riña. Sin embargo, de a poco las dificultades van minando su camino.

Rodeados por la policía en un camping, Chelo decide entregarse y permite que Nelson siga su camino. Sin embargo, cuando el personaje de Brandoni era conducido en un móvil policial por el policía rural que había logrado dar con ellos, aparece Yiyo (Luis Luque), un viejo rival que termina matándolo en un descampado.

Hasta allí llega Nelson, que en el camino ve a su hermano Roque, quien es parte de la banda de Yiyo. Nelson va en una desesperada búsqueda y finalmente termina trenzándose en una pelea cuerpo a cuerpo en el fondo de un camión cerealero.

En el medio del cruce, Roque saca un cuchillo y termina con la vida del gallo de Nelson, lo que desata la furia de éste, quien termina matándolo con sus propias manos.

La trama

La miniserie narra la historia de Nelson, un muchacho humilde que llega desde el interior trayéndole un gallo de riña a Roque, su hermano. Sin embargo, todo cambia para él, ya que al no poder encontrarse con su familiar directo, termina adaptándose al oscuro y desconocido mundo delictivo del Conurbano bonaerense.

Siguiendo las pistas sobre el paradero de su hermano, Nelson se relaciona con Chelo Esculapio (Luis Brandoni), gallero y jefe de una banda de piratas del asfalto, y se infiltra en ella en busca de dar con Roque, sin imaginarse que ese entorno terminará modificándolo a él para siempre.

LEA MAS