El llanto de Lizy Tagliani: "Me cuesta vivir"

"Yo siento que gran parte de lo que tengo es por los periodistas y por la gente", dijo Lizy Tagliani sentada en el piso de Intrusos. A lo que se refería es al escándalo que se desató a partir de que su pareja, Federico de Nihilo, fuera detenido días atrás. El confuso episodio no quedó del todo claro, por eso ella accedió a explicarlo. Que esté vestido de mujer al momento en que fue capturado por la policía y que Lizy diga que jamás lo vio travestido, sonaba raro. ¿Qué hay detrás?, es la pregunta que se hicieron todos.

"Recibí un llamado de WhatsApp de él. Me dice: 'Me mandé una macana. Me monté'. Yo no quería decir algo por si él lo quiere contar", contó. "Me monté", explicó, significa que se vistió de mujer. La policía le dijo lo siguiente: "Nos parece sospechoso porque tiene una caja fuerte con mucho dinero y una valija con muchas cosas". "Lo primero que me dijo fue 'perdón, perdón'", narró Lizy. Sucede, según contó ella, que él se trasviste a escondidas y cuando lo hace se pone fuera de sí, como si su personalidad cambiara y fuera otra persona.

Cuando abro la valija, lo primero que veo es un poncho mío viejo. Esto no es un robo

"No sé si es psicológico porque no lo sé", dijo sobre el problema de su novio y contó que en su peluquería conoció muchos hombres así: que iban a que los maquillen, le hagan las pestañas, les pongan ropa de mujer, y luego no querían salir a la calle porque les daba vergüenza. "Federico es un hombre trabajador, íntegro", dijo y alegó desconocer a las dos personas que iban con él en la camioneta: "No sé, no los conozco. No los vi nunca en mi vida".

"Cuando abro la valija, lo primero que veo es un poncho mío viejo. Esto no es un robo", comentó sobre el confuso episodio, y agregó: "Estoy casi segura que la caja de seguridad estaba vacía". ¿Por qué Federico hizo lo que hizo? Según Lizy, tiene una fantasía: "Él quería ir a vivir una nueva vida".

Él ama el género trans, lo ama, tiene admiración. Él habla de magia trans

Hubo un día en que empezó a ver actitudes extrañas, pero como sucedían a escondidas no creía que terminarían así: encontró los maquillajes con los que ella trabaja todos revueltos. Y si bien le dijo que estaba bien "que tenga su intimidad, sus secretos", le manifestó de forma clara el problema: "Lo malo es que esto sea dañino, que lo padezcas, porque nadie se puede maquillar rompiendo todo. Eso no es disfrutar. Lo que está mal es, cuando vos decidís convivir, la sorpresa."

Hace un tiempo, Federido comenzó "una terapia para amigarse con su sexualidad, una terapia de búsqueda sexual". Claro, el muchacho de 35 años tenía un conflicto sobre cómo se percibía. "Él ama el género trans, lo ama, tiene admiración. Él habla de magia trans", comentó, sin embargo dijo que en la pareja había amor: "Él me eligió y nos elegimos mutuamente". ¿Qué hubiese pasado si la policía no lo frenaba? "Mi teoría es que me hubiera ido a buscar a Mar del Plata", confesó.

infobae-image

El momento del llanto

La historia narrada iba cerrando y atando cabos sueltos. Pese a ser difícil de comprender, la cosa cerraba. Fue en ese momento cuando la panelista Marina Calabró le dijo que veía que hablaba de forma muy amorosa de Federico; no así de sí misma. Allí, la comediante se abrió y quebró en llanto. "Soy una mina de verdad, con educación. No le tengo miedo a la soledad, me gusta estar conmigo misma. ¿Por qué tengo que pasar por algo así?. ¿Por qué en lugar de estar contando una anécdota divertida tengo que estar contando esto?", dijo.

"Estoy desconcertada, como que me cuesta vivir", disparó después. "¿Cómo yo que tengo tanto tengo que estar sufriendo? No, no tengo respuesta. La genética no es un premio al comportamiento. No importa si sos buena persona. Lo bueno o lo malo te toca", dijo después.

Estoy desconcertada, como que me cuesta vivir

El relato viró hacia su historia personal logrando conmover a varios panelistas que la escuchaban atentamente y hasta dejaron caer alguna lágrima. "Toda mi vida me perdí de ver a mi abuela criándome, a mi mamá fregando pisos. Me perdí de ver a la gente que me daba amor. Cuando me vine a capital me olvidé de todas esas personas", confesó para, acto seguido, continuar: "Mi mamá un día vino a la peluquería dijo que era la que me paseaba el perro, porque no me quería avergonzar".

"Fui egoísta, y quizás por todo ese egoísmo trato todo el tiempo de ayudar a todo el mundo. Necesito darle todo lo que no le di a mi mamá", concluyó Lizy.

LEA MÁS:

Felipe Pettinato, duro con Roberto: "No nos conocemos demasiado con mi papá"

Por primera vez Disney muestra un beso gay en una de sus series de animación

 
 
MAS NOTICIAS

Te Recomendamos