A días de su primera aparición pública para hacer un descargo sobre el destino que le dio a los millones de pesos que le fueron asignados para la ficción Mamá corazónAndrea del Boca volvió a dar la cara. Esta vez de una manera más caótica a aquella visita al living de Intrusos: fue abordada por un grupo de periodistas antes de subirse a un taxi. Y así, como se pudo, se dio un breve diálogo.

 

—¿Sentiste que necesitabas salir a aclarar el presupuesto de la novela?

—No. No sentí nada. Lo aclaré donde lo tenía que ser: en el ministerio.

—¿Te llegó una notificación del juez?

—No, chicos. Eso es una denuncia, nada más. Cuando me cite el juez, iré.

—¿Estás tranquila?

—Sí, chicos.

—¿Has sufrido escraches?

—Sí, algunos.

—¿Cuando estará terminada la novela? ¿Cuándo la podremos ver?

—Eh… No depende de mí, sino de (el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán) Lombardi. Ya entregué capítulos. Lo que pasa es que no se paga desde enero…

—Se dice que te quedaste con plata de esta novela.

—No, no me quedé con nada de lo que no me tenía que quedar. Obviamente que la Asociación de Actores exige que los actores cobremos, porque además si uno trabaja, tiene que cobrar. Sino seria como raro, ¿no?

—¿Diez millones de pesos se paga en impuestos?

Sip. Pero es lo que corresponde. Todas las cosas que dije se pueden justificar con papeles. Se lo presenté a Lombardi, y hay un dictamen jurídico que dice que todo lo que dije, es cierto.

Finalmente, sobre la versión de que en su encuentro con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, habló de que "se terminaba la grieta", Del Boca aclaró: "Yo no dije eso. No es una palabra que me guste. Trabajamos todos y tiramos todos para el mismo lado".