Ayer y hoy: Mirás en “Tango Feroz” y en “ATAV”, 26 años después
Ayer y hoy: Mirás en “Tango Feroz” y en “ATAV”, 26 años después

Parece una premonición, o un guiño del destino. "Quiero decirme algo a mí mismo cuando sea viejo… ¡Filmame! Pero la tenés que pasar dentro de 10 años, eh". Lo dice Fernán Mirás en la escena final de la película Tango Feroz, un hito del cine nacional. En aquel entonces -1993- el actor tenía 24, y es por eso que Cecilia Dopazo -en el papel de Mariana, la novia de Tanguito– le aclara: "¡Pero no vas a ser viejo dentro de 10 años!". "Claro… Bueno, dentro de 20", responde, divertido.

En rigor, transcurrieron 26 años para que un Mirás de 50 pronunciara por estos días palabras muy distintas de aquellas. Lo hizo en Argentina, Tierra de Amor y Venganza, y con un personaje absolutamente opuesto: Samuel Trauman, el inescrupuloso y desalmado dueño del burdel donde está atrapada La Polaca (Eugenia la China Suárez). Pero vamos por partes. O por orden cronológico.

"A mí en general me gustan los viejos, los que tienen memoria. Y por si vos sos de lo que se olvidan, yo te recuerdo algunas cosas que ahora tengo claras", decía Tanguito en aquella escena, advirtiéndole al hombre de 45 años en el que nunca se convertiría: el roquero, cocreador del tema fundacional "La Balsa", moriría poco después. Acto seguido, lanzaba una frase que marcaría a los adolescentes que vieron el filme de Marcelo Piñeyro: "Todo no se compra, todo no se vende".

La escena de Fernán Mirás en "Tango Feroz" (Video: YouTube)

El músico seguía: "Conozco una lista interminable de cosas que son más importantes que la seguridad. Soy capaz de soñar sueños… (se interrumpe, emocionado). Me gustan los caramelos colorados. ¡Y estoy loco por Mariana!". Antes de los títulos, empezaba a sonar la canción que en su estribillo decía: "¡Pero el amor es más fuerte…!". Enorme final para una gran película.

Hagamos un salto de un cuarto de siglo y volvamos al presente. ATAV transita instancias decisivas, cerrando la primera temporada para de inmediato dar lugar a la siguiente, que sucederá dos años después, pasando de 1938 a 1940. Y Samuel, interpretado magistralmente por Mirás (si Tanguito le dio popularidad, Trauman lo consagró), es clave en la historia.

De allí que sea uno de los personajes que aparecen en las promociones de la novela (junto con los que interpretan Albert Baró, Delfina Chaves, Gonzalo Heredia, Mercedes Funes y La China Suárez) antes de ir a un corte publicitario. Y entonces, con una frase pronunciada por Trauman, este Mirás de 50 parece responderle a aquel Mirás de 24 cuando afirma: "Todo se puede comprar, todo tiene un precio en la vida". De esa manera contradice por completo aquella otra máxima de Tanguito.

La frase de Fernán Mirás en "ATAV" (Video: El Trece)

No puede ser casualidad. Fue demasiado significativa aquella frase (y lo que Tanguito significó para la carrera de Mirás, casi tanto como Trauman) como para no sospechar que se trató de un guiño a los televidentes. A los mismos que, en el umbral de los 50, todavía conservan las ilusiones y los sueños de la adolescencia. Que pese a todo sostienen que nada se compra ni se vende. Y que, todavía hoy, creen que el amor es más fuerte. Ojalá así sea. Porque entre el idealismo de Tanguito y el pragmatismo de Trauman, debería ser fácil la elección.

SEGUÍ LEYENDO