Marcelo Polino
Marcelo Polino

El "gran villano" del Bailando es una delas personas más buenas y queridas del medio. Lejos de su personaje -que en verdad resulta querible tambiénMarcelo Polino es uno de los que más trayectoria tienen en lo suyo y ha hecho de sí mismo un personaje muy popular. Conductor de Polino auténtico en Radio Mitre y creador del ciclo Ponele la firma en televisión, empezó con Lucho Avilés y nunca paró de trabajar, triunfando además en teatro y llegando a tener ocho trabajos simultáneos. Esta semana respondió nuestras 12 preguntas y se animó a hablar de cuestiones privadas que nunca había confesado.

1.—¿Qué recuerdo tenes de Tres Arroyos, tu ciudad natal?

—Los mejores recuerdos. Viví hasta los 17 años allí y cuando terminé el secundario me vine a Buenos Aires. Me encantaba andar en bicicleta, mis amigos de allí, el barrio… Tengo muy lindos recuerdos de esos años y las mejores vivencias de mi infancia.

2.— ¿Cómo fue criarte solo con tu mamá siendo hijo único?

—Mis padres estaban separados, yo me crié en la casa de mis abuelos maternos. Mi abuelo ofició como un papá. Crecí con la figura de mi abuelo como si fuera mi padre y encima él era el gerente del banco del pueblo, todo un titulo. Yo vivía eso como algo natural.

3.— ¿Conociste a tu papá?

—No. Nos abandonó a mi mamá y a mí cuando yo tenía dos años y nunca más regresó. Lo extraño de la situación es que él se fue y no volvió a ver ni siquiera a su mamá. Es decir que mi abuela vivió toda su vida sin tener noticias de su hijo -mi papá- y falleció sin saber nada de su propio hijo. Eso fue muy doloroso para ella y yo siempre tuve un vínculo muy bueno con mi abuela paterna.

4.— ¿Cómo hacés para cuidar tanto tu vida privada?

—No es que cuido mi vida privada. En realidad trabajo todo el día, mis amigos son conocidos y no tengo una relación de pareja. Soy reservado en general en la vida y les consta que fuera de mi trabajo no soy de salir ni de agitar mucho. No es que tengo un plan para ocultar mi vida privada y no contarla.

5.— ¿Te quedó alguna cuenta pendiente con tu madre?

—La verdad que no, vivimos los últimos ocho años muy cerca. Ella se vino de Tres Arroyos y estábamos a cuatro cuadras, y la acompañé hasta el ultimo día. Ella era como una mamá-amiga y la verdad es que no me quedó nada pendiente con ella, gracias a Dios.

6.— ¿Quiénes fueron los personajes más molestos de todos los años del Bailando?

—No sé si molesto, pero Hernán Piquín siempre fue el más quejoso de todos. Se queja por las notas, se queja porque le pedimos previas, siempre tiene la queja a flor de piel. Pero me parece que es parte de su naturaleza, porque después, afuera del Bailando, me llevo bien. Él tiene el primer lugar de los molestos de Showmatch.

7.— ¿Quiénes de todos los que pasaron fueron el ideal del Bailando?

—Basta que esté asegurada mi silla que venga quien quiera para sentarse a mi lado. Ha pasado tanta gente por ese jurado, hay gente que ya no está en este mundo… Así que imagínense. Para mí está todo bien mientras yo esté ahí. El que venga, bien recibido es.

8.— ¿Te dolió la corta duración del programa Los especialistas?

—La verdad que Los especialistas del show estaba previsto para que durara lo que duró. El ciclo fue pautado para que estuviera al aire al mismo tiempo que Showmatch. Yo además tenía planeado hacer temporada con Nacha Guevara en Mar del Plata. Duró lo que estuvo el Bailando. Tengo un buen recuerdo.

9.— ¿Quiénes te gustan del Bailando actual y quiénes no?

—Me gusta mucho y me parece una revelación Florencia Torrente. Me gusta su onda, se la ve bella, se la nota conectada con el certamen, está enganchada con el bailarín e hizo como un lindo combo. Tal vez me sorprendió porque no la conocía. Me gusta lo que está haciendo Flor de la V, la performance de Karina La Princesita es una sorpresa, también Lola Latorre: tiene 18 años, es muy chiquita y se lo toma con mucha responsabilidad. Me gusta el BAR de este año, están preparados para ese lugar. Flavio es mi amigo, Fidalgo es media larguera y Pachano se enoja mucho. Yo le digo "aflojá, Aníbal, la vida es otra cosa", pero él le cuesta relajar.

10.— ¿Te enamoraste muchas veces?

—Me cuesta enamorarme, yo estoy tan enamorado de mí que pienso: '¿Quién me va a venir a dar a mí todo lo que yo me doy? ¿Quién me va a cuidar lo que me cuido yo?' Así que no hay espacio para otra persona.

11.— ¿Volviste a soñar con la posibilidad de adoptar un hijo o es un tema terminado en tu vida?

—Tengo descartado el tema de la adopción, ya hice dos renovaciones de las carpetas que hay que hacer, que duran dos años. Cuando tuve rehacerlas por tercera vez, más el proceso que yo había hecho con mi terapeuta para ver si estaba con ganas, y condiciones de adoptar… Todo esto me llevó siete años. Y en estos años me cambió mucho la vida y por eso decidí descartarlo.

12.— ¿Qué crees que hay después de la muerte?

—Depende… A veces cuando estoy con mucha emoción y con mucha ilusión pienso que morimos y vamos a un lugar mejor, y nos encontramos con los seres queridos. Pero cuando estoy con un día escéptico pienso: "Esto se termina acá". No tengo una respuesta sobre ese tema. Soy muy fluctuante con la vida después de la muerte.

SEGUÍ LEYENDO