(Audio: "Agarrate Catalina" – La Once Diez/Radio de la Ciudad)

El escándalo estalló el 18 de diciembre pasado, cuando Vicky Xipolitakis, tan solo cinco días después de dar a luz a su hijo, Salvador Uriel, llamó al 911 acusando a su marido, Javier Naselli, de "violencia verbal".

Sin embargo, el paso del tiempo parece haber calmado las aguas en la relación de la vedette con el padre de su hijo. Así por lo menos se desprendió de la entrevista que brindó a Agarrate Catalina, el ciclo que conduce Catalina Dlugi por la Once Diez/Radio de la Ciudad.

"Cumplimos un año y yo soy de festejar la vida, de hacer sorpresas, ¡me encanta! Para el año de casados él llegaba justo (de Nueva York), porque está yendo y viniendo por su trabajo. Entonces, cuando llegó había un cura dando la bendición al primer año y decoré todo con una gente que me ayudó y fue una sorpresa para festejarlo", arrancó refiriéndose a su renovación de votos.

El video de la renovación de votos de Vicky Xipolitakis y su marido (Video: Instagram)

"Soy de festejar todo. Cada mes del bebé también lo festejo. Es como cuando vas a estudiar a la facultad que rendiste, bueno, es como mi examen de mamá", agregó, al respecto.

"Hoy no pensamos en nosotros, pensamos en el bebé. ¿A quién no le gusta ir, venir, pasear, acompañarnos, hacer cosas, afuera, adentro, internacionales? Ya no pienso ni en mí, hoy es la vida del bebé y estoy haciendo también una vida de bebé. Duermo en sus horarios, como cuando puedo y cuando sea más grande vamos a ir", comentó, al ser consultada por qué todavía no viaja a Nueva York con Naselli.

Respecto a aquel episodio que motivó su llamado a la policía, Vicky prefirió no explayarse demasiado: "Esas cosas no las voy a hablar, son intimidades, sé que trascendieron pero no voy a hablar. Hay muchos cambios con un bebé en el medio, pero no voy a hablar".

"Ya está, ya en su momento di mis opiniones. Hoy estoy en un momento muy hermoso de mi vida, estoy disfrutando de eso. No vuelvo atrás, lo de atrás me atrasa, prefiero seguir avanzando y hacer todo lo mejor para la vida de uno, y más con un bebé hoy. Si la mamá está bien el bebé también está bien, entonces necesito estar bien, en paz, tranquila", agregó.

"Tratamos de respetarnos mutuamente. Creo que el respeto en una relación es la base de todo, si no hay respeto no hay relación. Y más ahora por un nene. Estamos tratando de acomodar todo por Salvador. Lo importante es que esté el cariño. Y hoy Salvador es la frutillita del postre", concluyó sobre cómo se encuentra su relación con el empresario.

SEGUÍ LEYENDO