Andrés Calamaro defendió a Gustavo Cordera, que en las próximas semanas enfrentará un juicio oral por sus dichos en una clase en el 2016 en la que aseguró que "algunas mujeres necesitaban ser violadas para tener sexo".

"Condena social y juicio penal a Gustavo Cordera es un peligroso antecedente. Pone en tela la importancia de la libertad de pensamiento. Habló entre estudiantes de periodismo, en privado. Fue hipotético y traicionado", arrancó diciendo el Salmón a través de Twitter, sobre la charla que el ex líder de Bersuit Vergarabat había dado en una clase de TEA Imagen.

Además, recordó que cuando él necesitó, su colega lo ayudó: "Cuando era árbol caído, él me dio las dos manos. Ahora es víctima de un ajuste moral que amenaza la libertad de expresión y culto", y reiteró: "Él habló en privado y en un plano hipotético, condenarlo es condenarnos a todos".

"La condena social y la acusación penal es un peligroso antecedente para todos. Es un ajuste moral,  la construcción de una libertad acotada por la presión digital capitalista", dijo y fue insistente al agregar que el músico fue "traicionado".

Calamaro cerró su cadena de tuits: "Si lo condenan, después queman libros y películas de cine. No queremos una nueva inquisición".

Siempre polémico, en diálogo con Teleshow hace un tiempo el ex integrante de Los Rodríguez aseguró que no le importaba lo que pensaran de él: "Ya estoy un poco blindado. Quiero decir, mis inclinaciones artísticas y políticas yo sé que pueden enojar a mucha gente. De todas maneras me siento acompañado por los intelectuales y por los buenos amigos, la gente que me importa está de acuerdo conmigo, supongo".

El juicio oral contra Cordera comenzará el próximo 11 de marzo, según confirmó el Tribunal Oral Federal número 7, bajo la acusación de "incitación a la violencia". La causa había sido iniciada en agosto del 2016 por Fabiana Tuñez, presidenta del Consejo Nacional de Mujeres y el Inadi se presentó como querellante.

Gustavo Cordera (Facebook del artista)
Gustavo Cordera (Facebook del artista)

La medida había sido dispuesta por el juez Rodolfo Canicoba Corral el 3 de julio de 2018 luego de la solicitud hecha por el fiscal federal Ramiro González.

La denuncia se hizo a partir de los dichos del cantante en una charla en una clase de TEA Imagen. "Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas, psicológicamente lo necesitan porque tienen culpa y porque no quieren tener sexo libremente", habían sido las palabras de él.

Más tarde Cordera reconoció que se había "mandado una cagada" y agregó: "Yo leo esa aberración, descontextualizada, y sí, es horrible. Siento una vergüenza, me siento un pelotudo".

SEGUÍ LEYENDO