Lula Bertoldi, Barbarita Palacios, Carolina Peleritti, Alcira Garido y Mercedes Liska (arriba). Nora Sarmoria, Hilda Lizarazu, Lucy Patané, Celsa Mel Gowland y Nelly Gómez (abajo)
Lula Bertoldi, Barbarita Palacios, Carolina Peleritti, Alcira Garido y Mercedes Liska (arriba). Nora Sarmoria, Hilda Lizarazu, Lucy Patané, Celsa Mel Gowland y Nelly Gómez (abajo)

"A partir de reclamos y discusiones, que se fueron dando en las redes sociales entre las músicas mujeres hacia fines del año pasado y que tuvieron rebote en los medios gráficos, el Instituto Nacional de la Música (INAMU) convocó a un bloque de debate en el programa que todos los años hace en el Canal de la Música, el 23 de enero, Día Nacional del Músico".

Así comienza su relato para Infobae Celsa Mel Gowland, ex vicepresidenta del INAMU y promotora del proyecto que busca equidad de género arriba de los escenarios.

Ella, junto a un grupo importante de mujeres de todo el país, está detrás del objetivo de que se apruebe una ley de cupo femenino, como una primera herramienta para achicar la desigualdad existente y defender el acceso laboral de las músicas.

"Moderé un debate entre Elbi Olalla, Barbarita Palacios, Mariana Bianchini e Isabel de Sebastián, quien había aportado los datos de una investigación chilena de la revista La Ruidosa, de la que surgía que Argentina es el peor país de Latinoamérica en representación de las mujeres en los escenarios", continúa Celsa.

Y agrega: "Ese día intercambiamos opiniones sobre las causas que podrían originar 'aguas arriba' la desigualdad de las mujeres, tanto en su presencia en los escenarios de los festivales, como en la profesionalización de sus carreras musicales: prejuicios muy arraigados de la industria, machismo de los colegas, baja tasa de recambio generacional, interrupción de las carreras por maternidad, sobrecarga de la mujer en las tareas de cuidado de niños y adultos mayores, entre varias otras que es necesario profundizar".

Mavi Díaz junto a Celsa Mel Gowland (Foto: Ignacio Sánchez)
Mavi Díaz junto a Celsa Mel Gowland (Foto: Ignacio Sánchez)

Gowland convocó a colegas de todos los géneros musicales y generaciones a una mesa de trabajo y rápidamente tuvo el apoyo de Hilda Lizarazu, Mavi Díaz, Isabel de Sebastián, Nora Sarmoria, Barbarita Palacios, Carolina Peleritti, Lula Bertoldi, Elbi Olalla -de Altertango-, Lucy Patané -de Las Taradas-, Nelly Gómez -presidenta del Foro Argentino de Compositoras-, Liliana Vitale, Alcira Garido y Mercedes Liska.

Todas ellas fueron reunidas por Celsa, quien les presentó los fundamentos y posible articulado de la ley; y juntas, a partir de allí, hicieron "todo lo demás", narra.

Hilda Lizarazu
Hilda Lizarazu

"Con Alcira Garido analizamos las grillas y porcentajes de los 46 festivales nacionales e internacionales principales del país abarcando a todas las provincias, con Mercedes Liska (etnomusicóloga e investigadora del Conicet en música y género), el armado de una encuesta y formulario para que los músicos e instituciones pudieran apoyar. Con los aportes y presencia de todas presentamos el proyecto a la senadora por Mendoza Fernández Sagasti y ella lo llevó a la Banca de la Mujer como un proyecto de este colectivo de músicas, por lo que ingresó al Senado con el apoyo de senadores de cinco bloques", detalló Mel Gowland.

Mariana Bianchini
Mariana Bianchini

Por último, destacó: "Al día de hoy contamos con las firmas de más de 700 músicos y músicas de todo el país, el apoyo de la FAMI (La Federación Argentina de Músicos Independientes, entidad que nuclea las otras asociaciones de músicos de todo el país), AADI, SADAIC, SATE (Sindicato Argentino de Técnicos Escénicos), ASIAR (Asociación de Sellos Independientes de Argentina), MÚSICAS ACTIVAS, Música de Mujeres de Santiago del Estero, escuelas de música y personalidades de la cultura, entre muchos otros".

"Estamos seguras que podremos visibilizar todo el talento de las músicas argentinas, que existe y mucho, solo que no podemos verlo en vivo ni escucharlo por las radios. Estamos convencidas que más mujeres en los escenarios, en la convivencia en gira, en los camarines, habilitarán otros diálogos, otros temas y otras visiones del mundo, más actuales y tan necesarias para revertir algunas conductas misóginas tan naturalizadas y que sin duda debemos cambiar", concluyó.

La palabra de Mavi Díaz y Lula Bertoldi

La ex líder de Viuda e Hijas de Roque Enroll y la cantante de Eruca Sativa conversaron con Infobae sobre el proyecto de ley y las dificultades que tienen las mujeres en el ámbito de la música.

-¿Cómo les llegó el proyecto de ley que busca la equidad de género en la música?

Mavi Díaz: El proyecto me llegó a través de Celsa Mel Gowland, impulsora de la ley, con quien hemos compartido muchas luchas antes, durante y después de su gestión como vicepresidenta del INAMU. Ella organizó los primeros encuentros con músicas destacadas de la escena nacional de todos los géneros para intercambiar no sólo datos, sino experiencias.

Lula Bertoldi: Me enteré por medio de Celsa cuando me invitó a una de las primeras reuniones donde se trató la temática. Todavía no estaba el proyecto, pero sí ya existía el estudio y el relevamiento de la data dura. Fue impactante ver en números todo eso que una ya sabe que sucede, pero verlo así crudamente y con porcentajes fue revelador para saber que debíamos entrar en acción entre todas.

Luciana Jury
Luciana Jury

– Los números del estudio que encaró Mel Gowland son contundentes. Es claro que las mujeres están hoy en día en desventaja con respecto a los hombres. Me imagino que eso motivó a que se unan detrás de esta causa.

Mavi Díaz: Absolutamente. Como digo, los números reflejan una realidad contundente, pero detrás de los números hay un montón de prejuicios históricos respecto de la mujer, que son en parte el motivo de esa discriminación. Muchos productores piensan que "la mujer no vende", que "la mujer no corta tickets". Eso hace que no se les den oportunidades a muchísimas artistas de mostrar lo que hacen, y claro, si no hay espacios para esas artistas, nadie va a saber nunca lo que hacen.

Lula Bertoldi: Totalmente, de la mano de la causa feminista vienen las luchas particulares en cada ámbito, que obviamente responden a esta búsqueda de equidad social mayor. A nosotras, las músicas, nos toca pedir que el número de mujeres sobre el escenario se equipare a la cantidad de propuestas de artistas de género masculino porque necesitamos generar espacios y diversidad para que esas propuestas cobren existencia a los ojos del público, de los medios y del entorno en general. Las mujeres artistas, las bandas de mujeres o con mujeres, existen, están y son muchísimas y variadísimas: necesitamos generarles los espacios para que puedan ser visibles ante el resto.

– ¿La unión de todas ustedes será clave para torcer la balanza?

Mavi Díaz: Sin lugar a dudas. En todos los años que llevo en esto, que son muchos, jamás vi una unión tan fuerte entre las músicas. Hay una energía tremenda y muchas ganas de cambiar las cosas, de hacernos escuchar. El aporte de la mujer en el arte es riquísimo y, si no lo hacemos visible, nos estamos perdiendo un aporte tremendo a la cultura toda.

Lula Bertoldi: Si, claro, es la clave. Nos unimos de distintos palos porque la problemática trasciende y atraviesa los estilos y los distintos tipos de escenarios, y tiene que ser un cambio de mentalidad de la sociedad toda. Muchas veces a nosotras nos dicen: "El ambiente del rock es machista". Si… ¿Y el ambiente del tango? ¿Y el del folclore? Tengo colegas cercanas en todos los ámbitos y en todos pasa lo mismo, de mayor o menor manera, pero la temática es igual en todas.

Melina Mogilevsky
Melina Mogilevsky

– ¿Sienten que les costó todo un poco más por el hecho de ser mujer?

Mavi Díaz: Yo tuve mucha suerte cuando empecé mi carrera porque con Viudas tuvimos una aceptación tremenda e inmediata entre el público. Cabe destacar que entonces no había muchas chicas que tocaran instrumentos. Me gusta pensar que gracias a Viudas un montón de pibas se dieron cuenta de que podían tocar el bajo, la batería, el teclado o la guitarra eléctrica, que hasta ese momento era patrimonio exclusivo de los varones.

Nos costó más que la prensa nos tomara en serio. Como vendíamos muchos discos, cortábamos tickets, llenábamos estadios y nos lookeábamos para tocar, teníamos que ser "superficiales". Decían cosas como: "Para ser mujeres, no lo hacen mal, pero ¿para qué se pintan tanto?".

Hoy en día con Las Folkies (el grupo que encabeza Mavi) sufrimos un poco más esa discriminación. Si bien el folklore no arroja números tan deprimentes como el rock, hay muchísimos festivales donde sí hay una o dos mujeres entre 30 bandas masculinas. Es mucho y eso es una pena. Hay una enorme cantidad de músicas maravillosas con propuestas de enorme calidad que merecen ser escuchadas y tener un espacio.

Lula Bertoldi: Posiblemente muchas veces ni me haya enterado que me dejaron afuera por ser mujer o que ni siquiera consideraron nuestra propuesta. Muchas veces me han contado la anécdota de que comienza a sonar Eruca y alguien que no la conoce dice: "Ah, pero canta una mina" en todo reprobatorio o desde el prejuicio, sin reparar en las canciones, la música, en si le gusta o no la propuesta artística.

Me encantaría que comencemos a escuchar la música desde otro lugar y a valorarla desde el arte o desde el mensaje, o desde su concepto. No en si la voz es o no de mina.

Conclusiones del estudio de 46 festivales argentinos*

El relevamiento abarca 46 principales festivales de Argentina en sus seis regiones culturales. Las ediciones tomadas fueron las de 2018 y, en los casos en los que esas ediciones aún no se hubieren llevado a cabo, se tomó la
programación  de 2017.

Datos generales:

-Del total de 46 festivales, el 91 % de ellos (es decir, 42 festivales) tienen una participación femenina de solistas mujeres o agrupaciones musicales lideradas por mujeres menor del 20%.

-25 de esos 46 festivales (el 54%) tienen menos de 10% de solistas mujeres o agrupaciones lideradas por mujeres, y ocho de los 46 no tuvieron ninguna mujer liderando.

-Sólo un festival de 46 tiene una presencia de más del 30% de líderes mujeres.

-Si analizamos el número de festivales con participación femenina representada por mujeres líderes más las agrupaciones musicales que cuenten en sus filas al menos a una mujer: el 67% (o sea, 31 festivales) tiene una representación menor al 20% de la grilla y el 24% del total (11 festivales) es de menos del 10%.

-Sólo cuatro festivales de 46 tuvieron una representación de más del 30% de mujeres liderando o formando parte de agrupaciones musicales.

-En tres festivales de los 46 analizados no hubo entre todos sus artistas programados ninguna mujer ni liderando ni formando parte de ninguna agrupación musical sobre esos escenarios.

Rock:

-Si analizamos los festivales por género musical, encontramos que la mayor
desigualdad, es decir la menor participación de la mujer en los mismos, es en el rock, donde:

1) De un total de siete festivales analizados, todos (o sea el 100%) tienen menos del 5% de solistas mujeres o bandas lideradas por mujeres en sus grillas de programación.

2) Dos de los siete no tienen ninguna banda cuya líder sea una mujer.

3) Si sumamos a éstas las bandas mixtas (con alguna mujer en su formación), de los siete festivales, cinco (o sea, el 71% de los festivales) tienen menos del 13% de representación femenina en sus grillas.

Rock & pop:

1) Cuando se trata de festivales de rock y pop (analizamos los cuatro principales), el 100 % de ellos, o sea los cuatro, tienen menos del 16 % de presencia femenina liderando bandas.

2) Uno de los cuatro no tuvo ninguna solista ni agrupación musical liderada por una mujer.

3) De los cuatro festivales de rock & pop, tres (el 75%) tienen menos de un 22% de su programación con agrupaciones musicales que cuenten con algún integrante femenino en su formación (o sea mixtas).

Popular:

1) De los 17 festivales relevados cuya programación es de música popular (no rock ni exclusivamente folklore), 15 (el 94%) tienen menos del 17 % de mujeres solistas o liderando agrupación musical en sus programaciones.

2) Dos no tuvieron ninguna mujer encabezando.

3) Si intentamos sumar a las agrupaciones musicales con alguna mujer entre sus integrantes, de los 16 festivales, en la programación de 13 de ellos, hay menos de 20% de presencia  femenina.

4) Uno de los 16 no tuvo ninguna mujer en el escenario ni liderando ni formando parte de grupo.

Folklore: 

1) Cuando se trata del folklore, de 13 festivales relevados, 11 tuvieron menos del 18% de mujeres solistas o líderes de agrupaciones musicales.

2) Y dos de esos festivales no tuvieron ninguna artista mujer como solista o líder.

3) Si sumamos a los grupos folklóricos con alguna mujer en su formación los números mejoran levemente, ya que hay 12 de 13 festivales con presencia de mujeres liderando o en agrupaciones mixtas en porcentaje menor al 26%.

Tango:

1) En el tango la representación de la mujer es dispar.

2) De los cuatro festivales principales analizados, uno tiene menos del 5,5% de mujeres liderando o al frente de orquestas.

3) Uno menos de 12,5 %, uno de menos del 25 % de su programación y uno mayor al 38 %.

4) Cuando se trata de agrupaciones mixtas, uno de los cuatro presentó un 50% de mujeres en su programación.

Jazz:

1) En el jazz se observa que de cinco festivales relevados, tres tienen menos del 7,7% de mujeres líderes de agrupación.

2) Pero si se trata de bandas mixtas, un festival alcanza el 50% y todos tienen una participación mayor al 14 %.

Suma por agrupaciones musicales:

En el análisis general observamos que, sumando todos los artistas
solistas o agrupaciones musicales, de los 46 festivales, menos del
10% son solistas o agrupaciones musicales lideradas por mujeres.

* Las conclusiones del estudio fueron brindadas a este medio por Celsa Mel Gowland.

SEGUÍ LEYENDO: