(The Grosby Group)
(The Grosby Group)

"Entonces, esta soy yo: Lily Allen. Soy una mujer. Soy madre. Fui una esposa. Bebo. He tomado drogas. He amado y he sido decepcionada. Soy un éxito y un fracaso. Soy una compositora. Soy una cantante. Soy todo esto y más. Cuando las mujeres comparten sus historias, en voz alta, clara y honestamente, las cosas comienzan a cambiar para bien. Esta es mi historia".
Así presenta la cantante de "Fuck You" su primer libro autobiográfico, My Thoughts Exactly (Exactamente mis pensamientos).

La inglesa más rebelde después de Amy Winehouse (de la que fue más amiga que rival) aclaró que no escribió con nada de vergüenza estas páginas que ayudarán a conocerla a fondo. Justamente trazando un paralelismo con su reciente trabajo No Shame, lleno de canciones verdaderas y autorreferenciales. Tenía 20 años cuando la rompió con Alright, Still (2006), su álbum debut. Y desde ese entonces ha declarado ser dependiente del alcohol, las drogas y el sexo.

Efecto colateral

Lily Rose Beatrice Cooper nació en Londres en 1985 y tomó el apellido artístico de su padre, el actor Keith Allen. A pesar de haber abandonado a su madre (Allison Owen) y a sus dos hermanos (Alfie y Sarah), con el tiempo Lily logró una buena relación con él. Pero quién sabe cuán buena.

Como dice la canción, "la vida es una red y no una vía", por lo que en el medio se van tejiendo nudos que involucran a unos y a otros. Las memorias de Lily Allen no serán la excepción, y por eso su entorno parece preocupado por lo que allí vaya a decir. Por su parte, Keith admitió recientemente que le preocupa ver lo que su hija ha escrito sobre él. Y también parece estar preocupado su hermano, Alfie Allen, también actor, quien encarna a Theon Greyjoy en la serie Game of Thrones.

Alfie Allen en “Game of Thrones”
Alfie Allen en “Game of Thrones”

El hermano de la celebrity ya había sido víctima del sincericidio de Lily cuando le dedicó "Alfie" en su primer disco: "Mi hermano pequeño está en su habitación fumando hierba. Le dije que debía levantarse ya que eran cerca de las tres y media. Él no podía ser molestado ya que estaba realmente volado con thc". ¿Qué más tendrá para decir esta vez?

No solo la familia tiembla: también otras celebridades del Reino Unido temen ser mencionadas. Hace poco un tuit de Nicole Appleton, la ex esposa de Liam Gallagher, hizo resurgir los rumores de romance entre el hermano de Noel y Lily. "¡Algún día nuestros caminos se cruzarán, Lily Allen!", tuiteó Nicole, que estaba casada con el ex Oasis cuando todo sucedió en 2009.

Ese año, durante un vuelo de Inglaterra a Japón, Lily y Liam se pasaron de copas, terminaron a las carcajadas y no dejaron en paz a los demás pasajeros que se quejaron con el personal de a bordo. En medio de ese revuelo habrían tenido sexo casual, pero el romance terminó cuando llegaron al país de Oriente para actuar (por separado) en el multitudinario Festival Fuji Rocks.

Lily Allen y Liam Gallagher
Lily Allen y Liam Gallagher

"Somos adictos a leer cosas horribles sobre los demás y a reírnos de ellos. Es una traza despreciable del ser humano que Internet ha empeorado. Los periodistas tienen que ser sensacionalistas aunque trabajen para medios serios", le había dicho Lily al diario español El País, en 2014. En esa misma nota advirtió que tener Twitter probablemente sea perjudicial, pero que no puede cerrar su cuenta (tiene casi seis millones de seguidores). De haberlo hecho nunca se hubiera enterado del mensaje venenoso de Nicole.

La maternidad ha calado hondo en la vida de Lily. En la actualidad es madre de dos niñas, Ethel Mary y Marnie Rose, fruto de su matrimonio con Sam Cooper, de quien se divorció en 2016. Pero sufrió más de una vez. En 2008 perdió un embarazo de su relación con Ed Simons (de Chemical Brothers). Luego, en 2010, sufrió un aborto espontáneo estando con seis meses de gestación y el traumático episodio lo atravesó acompañada de su ya entonces pareja, Sam Cooper.

Lily ha comentado que para su disco Sheezus (2014), estuvo en desacuerdo con el marketing que se utilizó, con su look, y hasta con el diseño del escenario. Pero algo de una crisis post parto pudo haber afectado esta falta de control sobre lo que estaba sucediendo. La cantante estaba vulnerable y no sabía reconocerlo. Tiempo después declaró: "No tenía un sentido de mí misma en ese momento, quería que otra gente me guiara. Y siempre lo había hecho yo misma, que es lo que la gente percibía antes: el sentido de la honestidad. Creo que sentía que no podía venderlo, porque no sabía quién era".

Ser mamá también la alejó por un tiempo de los excesos y la llevó a valorar otras cosas: "Cuando tienes hijos te das cuenta de que has hecho lo correcto. El mundo cobra sentido. Pero hay noches en las que tu bebé llora, estás cansada, te pones a mirar Facebook y ves las fotos del cumpleaños de tu mejor amigo. Sientes nostalgia, aunque enseguida pasa. ¡No hay que temer a la maternidad!".

Una pícara sinvergüenza

El nuevo disco de Lily Allen la muestra más genuina que nunca, sus canciones hablan por ella. Antes del lanzamiento, le dijo a la revista Rolling Stone: "Había estado jodidamente deprimida durante años. Fue como decir: 'Bueno, no compuse nada que me haga querer cortar las venas. Debe ser que la luz al final del camino está apareciendo en el horizonte'".

La referencia no sería gratuita, ya que según dichos de su hermana Sarah a una publicación italiana, Lily habría intentado quitarse la vida cuando era adolescente. También comentó que su hermana menor habría pasado una temporada en una clínica de rehabilitación, lo que alimentaría sus fantasmas de autodestrucción. A los 33 años, la cantante parece haber superado la tormenta y la mejor catarsis es hablar del pasado a través de su música.

No Shame es el disco más personal de Lily, y aún siendo pop y bailable, no dejar de ser ácido y crudo. Como ella. También hay una bajada de power feminista para sus hijas en el tema "Cake", y una mirada brutal sobre lo que los medios y las redes sociales marcan que tenés que ser y hacer en "Opener Come On Then": "Soy una mala madre, soy una mala esposa, lo viste en las redes sociales, lo leés en línea".

(The Grosby Group)
(The Grosby Group)

Su ex esposo también encuentra redención en este disco. Le dedica unas líneas en "What Waiting For?" cantando "Convertí a un hombre fuerte en débil, espero que de algún modo me perdone". En más de una ocasión la cantante confesó que fue Sam Cooper quien la ayudó a salir de su circuito autodestructivo de drogas y alcohol. Pero no alcanzó para mantener el matrimonio a flote.

Por suerte está la dulce "Pushing Up Daisies" para recordarle que las cosas pueden mejorar, y seguramente lo han hecho de la mano del Dj Daniel London, su pareja desde 2006. Fue Daniel quien la protegió cuando hace unos años un acosador entró por la ventana del cuarto mientras estaban durmiendo. El hombre, un enfermo mental que luego fue hospitalizado, la seguía desde hacía siete años, dando muestras manifiestas de su acecho. Más allá del susto, Lily culpó al sistema británico por no ocuparse de una persona débil mental.

"Sexo, alcohol y drogas. Están muy lejos de ser increíbles, pero no puedo ver el cambio", canta en "Everything To Feel Something". Controvertida, directa, sarpada, Lily Allen sigue siendo la misma chica que paseaba por Londres en bicicleta, pero que se levantó con resaca para componer un disco y escribir un libro. Nada que un café bien cargado, un nuevo amor y una gira con ganancias millonarias no pueda levantar.

Por Marianela Insua Escalante

SEGUÍ LEYENDO