Había logrado cumplir 28 años, pero como la muerte estaba tan segura de vencer le dio unos meses más de ventaja, y se lo llevó el pasado 20 de abril. El DJ y productor de música electrónica Tim Bergling, más conocido como Avicii, se habría suicidado en un hotel de lujo de Omán mientras descansaba con amigos. La vida le dio todo, y se lo quitó con intereses.

Pero Avicii no se terminó en ese cuarto de hotel en donde, se cree, pudo haberse cortado con un vidrio buscando el daño mortal. Por estos días trascendió que uno de sus colaboradores está trabajando en un material inédito que dejó el artista sueco antes de morir. Y que pronto verá la luz.
Carl Falk escribió en su cuenta de Instagram: "Fue un día extraño y emocional. Intentando terminar estas canciones. No es lo mismo producir sin ti a mi lado. Extraño tu brazo sobre mi hombro dudando de todo y de cada detalle de la canción". Al rato borró la publicación, pero ya había recorrido el trecho suficiente para llegar a todo el mundo.

La máquina de hacer música

Para el budismo, Avīci es la palabra que describe al infierno más profundo y, aunque amenaza con ser el más terrible, no es eterno. Tim eligió ese nombre seguramente por su fonética y terminó atado a él con su destino fatal. Le agregó una "i", al parecer, cuando quiso abrir su cuenta de MySpace y el nickname, tal como suena, ya estaba en uso. La contracara es "Heaven", el tema que grabó con Chris Martin de Coldplay, y que estaría terminado pronto para hacer bailar a todos como cuando estaba vivo. Pero esta vez desde el cielo.

Como tutor de "Heaven" quedó Carl Falk, productor y amigo de Avicii, pero no es el único que cuenta con material nunca publicado del artista. También está Nicky Romero, dueño de Protocol Recordings, quien comentó en el festival de música electrónica Ultra Singapore, y que posee temas inéditos del fallecido DJ. Romero dejó entrever que Avicii le había acercado grabaciones a medio terminar y algunos demos. La búsqueda era poder trabajar juntos en un futuro cercano y Nicky dio a entender que es mucha la música inédita que dejó el sueco.

Romero aún no decidió qué va a hacer con ella y dio una explicación: "Tengo dos carpetas llenas de canciones de Avicii en las que se supone que debería trabajar. Ha habido muchas personas que se han dirigido a mí para preguntarme si me gustaría finalizar el trabajo que está a medias. El problema está en que no sé si es lo correcto, moralmente no sé si debería acabar y publicar un trabajo sin que el compositor original dé su aprobación".

Además de trabajar con Falk y Romero, en poco tiempo Avicii demostró ser un distinto y se hizo rápidamente conocido por temas como "Levels" (de 2011), "Wake Me Up" (de 2013) y la genial "Waiting for Love" (de 2015) en la que contó con la colaboración de Martin Garrix. Así como él era muy permeable y dejaba que entren en su música, también hizo lo propio con artistas de la talla de Robbie Williams (en "The Days"), Rita Ora ("Lonely Together"), Lenny Kravitz ("Superlove") y David Guetta ("Sunshine"). Todos querían algo del chico que convertía en oro lo que tocaba, empezando por sus bandejas.

El DJ rico que tenía tristeza

"Nuestro amado Tim era un buscador, un alma artística frágil que buscaba respuestas a preguntas existenciales. Un perfeccionista excesivamente exitoso que viajó y trabajó duro a un ritmo que lo llevó al estrés extremo. Cuando dejó de hacer giras, quería encontrar un equilibrio en la vida para ser feliz y poder hacer lo que más le gustaba: la música", decía el comunicado firmado por su familia (sus padres y sus tres hermanos) luego del fallecimiento del DJ.

Además de facturar con las ventas de sus discos y las descargas digitales, la principal fuente de ingresos de Avicii eran las presentaciones en vivo. En ocho años sus shows sumaron casi 900, un promedio de tres por semana sin contar los viajes, ensayos, producción. Todo esto sin tampoco tener en cuenta las horas que el sueco le dedicaba al estudio, donde grababa música nueva, creaba y producía. El exceso de trabajo y los litros y litros de alcohol lo fueron desgastando hasta hacerlo colapsar.

Tanta marcha no fue gratis y en 2016 decidió parar ya que su cuerpo había empezado a pasarle factura. En 2014 habían tenido que operarlo de vesícula y también de apéndice. Además, había sufrido de pancreatitis debido a los excesos en el consumo de alcohol. Por este motivo debió cancelar parte de su gira y, más tarde, abandonar por completo los shows. El último encuentro con su público en vivo fue en agosto de 2016, en Ibiza, España.

Pero mientras esta vida de rockstar lo consumía, una familia lo contenía. Se trata de la que fuera su novia, Tereza Kacerova, una modelo checa que junto a su hijo Luka acompañaban a Tim muy de cerca. Lo extraño es que se supo de esta relación recién cuando el DJ había muerto. Kacerova hizo públicas fotos de la intimidad: la pareja en una montaña rusa, ellos y el niño en un paseo en cochecito, el DJ y el pequeño Luka durmiendo una siesta.

La modelo también escribió una carta muy sentida y dolorosa que decía, entre otras cosas: "Cada vez que recuerdo algo que nunca terminamos, se me parte el corazón. Nunca acabamos la maratón de Harry Potter, no me has visto llorar tras la muerte de Snape. Nunca terminé de convencerte de que nuestra hija se llamase Serafina. No terminaste el tatuaje en tu antebrazo de un rostro que se parecería al mío". Después de esto muchos fanáticos le dieron sus condolencias, otros la destrozaron y de un momento a otro Instagram decidió darle de baja su cuenta. Así que por ahora no hay más fotos de Tereza, ni del álbum que compartió con Avicii.

Tereza Kacerova y Avicii
Tereza Kacerova y Avicii

Bandejas de plata

Carl Falk puede haber borrado su post sobre los nuevos temas de Avicii, Tereza se puedo haber quedado sin su usuario de Instagram, pero la que sigue inmutable es la cuenta de Tim cuya última publicación es del 4 de abril. Los seguidores siguen creciendo –ya superaron los 8 millones- y las canciones seguirán vendiendo.

Se estima que su fortuna está por encima de los 70 millones de dólares, lo que le valió morir siendo uno de los hombres más ricos del mundo con menos de 30 años. Fue, sin dudas, uno de los músicos electrónicos que más dinero han generado. En el año de su retiro, 2016, quedó en el puesto número 12 de la lista de Forbes sobre los DJ´s mejor pagados del mundo. Se estima que había logrado ganar 14,5 millones de dólares en 2015.

En enero de este año, Avicii había publicado una foto suya con el mar de fondo y el texto: "Verdad del día: cada año mueren más personas por tomar selfies que por ataques de tiburones. Mantente a salvo allá afuera". El estrés y la ansiedad lo llevaron a encerrarse tanto que nunca más pudo salir. Pero su música quedó flotando en el viento y su cuenta de Instagram permaneció abierta, llena de fotos felices, para recordarnos que la vida real no se arregla con un filtro.

(Reuters)
(Reuters)

Por Marianela Insua Escalante

SEGUÍ LEYENDO