Entre los dos surgió rápidamente una empatía producto del fanatismo que tanto Fernando Burlando como su socio sienten por la música. Por eso, al reconocido letrado no le costó asumir la defensa de Gustavo Cordera, imputado por instigación a cometer delito y apología del crimen por su recordada frase durante una charla con estudiantes de periodismo de TEA, en agosto de 2016, cuando dijo que "hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, ser violadas, porque psicológicamente lo necesitan y porque tienen culpa y no quieren tener sexo libremente".

Sin embargo, más allá de la simpatía musical de Burlando por el cantante, el abogado sostiene que "hay una persecución" contra su cliente, y, en diálogo con Teleshow, detalló los argumentos de su defensa.

"Había una audiencia proyectada de suspensión de juicio a prueba -prevista para este jueves- que directamente lo desistimos. Nos pareció poco lógico, no habiendo delito en la conducta que se le quiere imputar a Cordera, someterlo a una probation, a cualquier tipo de tarea comunitaria, sabiendo que los delitos que se le imputan no están. Uno se puede equivocar en una descripción, como fue lo que hizo Gustavo, pero eso no significa que cometa delito", arrancó el doctor, quien hizo hincapié en que fueron Cordera, él y su estudio jurídico quienes solicitaron la suspensión de la audiencia de probation.

"Éticamente no nos cierra la situación de someter a alguien a una probation, más allá de que no estaba resuelta, cuando entendemos que no hay delito de por medio. Uno puede cometer una equivocación, puede decir una soberana barbaridad si se quiere, pero no por eso lo vamos a someter un tiempo prolongado a tareas comunitarias. Yo lo prefiero al flaco Cordera haciendo música, que va a ayudar a más gente, que haciendo tareas comunitarias", agregó.

"La justicia no puede, cuando no hay delito, que haga tareas comunitarias, y tenerlo sometido a un juicio abierto durante una determinada cantidad de tiempo, cuando realmente suena injusto, éticamente no me lo puedo permitir", continuó, para luego referirse a cómo, a su entender, esta situación por la que le tocó atravesar al ex líder de Bersuit Vergarabat, lo ayudó a potenciar sus cualidades artísticas.

"Con Cordera empezamos una relación desde enero, iniciamos las charlas. Yo lo veía muy golpeado, fue tremendamente atacado, y después de sucesivas charlas yo lo veo con una energía totalmente diferente. Habiendo entendido, primero, que no tiene por qué darle explicaciones a la Justicia cuando uno no comete un delito, yo entiendo que no cometió delito, hasta potenció su energía creativa y está por sacar un disco en julio que tiene que ver con toda esta situación que él vivió", detalló.

"Me parece que es parte de un exceso como muchos de los excesos de los que son víctimas hombres y mujeres en este país. Cuando el escarnio público te toca, a veces te acobarda y a veces te potencia, y a él lo potenció. Sin perjuicio de entender lo que digo, uno puede decir una soberana barbaridad, pero eso no habilita la vía judicial cuando no hay delito. Y aparte yo, desde mi punto de vista técnico, entendía que la probation en una instancia de instrucción no corresponde", sentenció.

"En realidad quien nos acercó fue el papá, que tal vez me conocía más que el propio Gustavo, y también nos vio defender otros casos, donde vio una actitud sana, ética, moral, que tiene que ver con eso. Y ahí empezamos a charlar, a mí me gusta mucho la música y el flaco para mí es capo. Aparte, en mi estudio quien me acompaña le gusta también mucho la música, hay como una conjunción de situaciones, de conductas, de factores, de voluntades, y tienen que ver con eso", concluyó sobre cómo llegó a asumir el patrocinio legal del cantante.

SEGUÍ LEYENDO