Joaquín Levinton: "A la noche está todo permitido"

chadad@infobae.com

Luego de haber encarado su proyecto Sponsors, Joaquín Levinton (40) volvió con Turf, la banda emblemática con 20 años de trayectoria dueña de hits como "Pasos al costado", "Loco un poco" y "Magia Blanca", entre otros.

Diez años fue el tiempo en el que el grupo estuvo separado. Sien embargo, sus temas nunca dejaron de sonar en todas las radios, siendo incluso  adoptados por hinchadas de fútbol de todo el mundo.

Además de Joaquín, la banda está integrada por Fernando Caloia, Leandro Lopatín, Nicolás Ottavianelli y Carlos Tap. En el 2014, se reencontraron para grabar el disco "Odisea", que explora los motivos del distanciamiento y los diferentes caminos que les tocó atravesar tras la separación.

Con nuevo disco, nuevos sencillos sonando en la radio y una intensa gira  por México -que en febrero y en marzo seguirá por Latinoamérica-, llegó el momento para volver a verlos y sobre todo, disfrutarlos.

-¿De qué se trata su nuevo disco "Odisea"?

-Esto fue importantísimo para nosotros porque Turf es un grupo con 20 años de trayectoria, que tuvo un momento de parate, en donde cada uno hizo sus cosas y después de siete años nos reencontramos. Fue hace como dos años y medio, entre idas y vueltas, cosas complicadas de resolver, cosas muy lindas que pasaron. El grupo se fue acomodando a lo que era antes y a recuperar la amistad, el toque.

-¿Por qué se separaron?

-Son cosas que pasan en las relaciones cuando se desgastan. Estuvimos casi 15 años en la ruta compartiendo un montón de cosas pero tres, cuatro veces por semana teníamos que tocar y eramos cinco personas con diferentes personalidades. Durmiendo juntos, viviendo juntos, yendo por la ruta juntos, te peleás, disfrutás. No sólo te desgastan las situaciones sino que  empezás a extrañar o cada uno toma un camino distinto. Las vidas coinciden en un momento del grupo pero, a veces, a medida que va pasando el tiempo uno tiene hijos, al otro le gusta otra música.

-Vas cambiando…

-Vas cambiando. Entonces son personas que no siempre van hacia el mismo lugar. Cada uno en su momento tenía muchas ganas de hacer su proyecto. Yo tenía ganas de hacer Sponsors, Lea tenía de hacer Poncho, los chicos Tano y Ríspico hicieron su estudio, querían producir y Tody hizo un grupo que se llamaba Trasmundial. Lo bueno de esa separación es que de una banda salieron cinco proyectos distintos, que cada uno disparó dos discos o tres discos. De esos salieron como 20 discos distintos.

-O sea que el tiempo vino bien…

-Eso fue algo muy bueno que generó Turf aun separándose. Cada uno lo que hizo lo desarrolló bien. Concretamos nuestros proyectos, grabamos nuestras cosas, pero al paso del tiempo todos empezamos a extrañar lo que es la banda de nuestra infancia, de toda nuestra vida.

-¿Qué extrañabas de Turf?

-Hay algo muy lindo que tiene que es esa cosa popular, esa magia luminosa, que contagia y alegra la gente, que podés tocar para 50.000 mil personas y los 50.000 cantan los temas de Turf. Eso es hermoso. Y vas por la calle y te dicen: "gracias". La verdad, yo extrañaba. Cuando veo el disco el solo hecho que diga Turf ahí me pone contento. Viéndolo, inclusive, desde afuera. Me parece re bueno que esté. Viene bien ocupar un lugar que no hay.

-Muchas de las canciones hablan del amor. ¿Cómo te va en las relaciones?

-Puntualmente de lo que hablan es de que te ocupen el espacio, no de una pelea. Como que dice "no te molestes diciendo que lo sientes si no es cierto, si por fuera estás llorando y por dentro estás riendo, cuando pude haber estado haciendo lo que yo más quiero. Te metés en mi camino y sabés a lo que me refiero". Tiene que ver con esa cosa de boicotear al otro. Puede ser de cualquier parte al otro.

-¿Novias que te quisieron cambiar y no pudieron?

-Sí. Habla de lo que vos querés hacer y que te digan que no. Por ejemplo, hoy quiero ir a jugar a la pelota y que te digan: "pero hoy justo habíamos quedado en cenar". Entonces se meten en tu camino. Puede ser algo tonto, algo muy sencillo.

-¿Te pasó muchas veces?

-Muchísimas, pero eso no me pasa a mí. Le pasa a cualquiera. Se llaman concesiones también. Inclusive puede ser que funcione de esa manera, es horrible porque re pasa, es cuando vos no decís lo que concretamente querés decir. Y te embrollás en una matufia de pensar que se va a enojar, entonces mejor suspender esto. Ahí mismo vos cancelaste lo que querías hacer.

-¿Qué cosas te pedían que cambies?

-Eso es como dice el tema de Cacho Castaña, una canción de mis favoritas que se llama "Más atorrante que nunca".

-¿Sos muy atorrante?

-Yo sí. Soy el más atorrante. Y dice: "ahora me quieres cambiar, que mis costumbres son malas, dices que ya no me gusta lo que de mí te gustaba".

-¿Y es difícil tener una relación por el estilo de vida que llevás?

-Eso es una cosa que pasa siempre. Las cosas que a uno lo enamoran, después, esas mismas cosas, terminan desenamorando. Es una locura.

– ¿Qué otra cosa tiene que aceptar una mujer para estar al lado tuyo?

-Que trabaje y me mantenga.

-La canción "Desconocidos" dice: "a la noche somos todos iguales, de día somos impresentables". ¿Sos realmente impresentable?

-Somos impresentables. Es que quedás en un estado que te transformaste en un monstruo, sos un cachivache.

-¿Por el alcohol, las drogas?

-De noche, bueno, se ve poco la oscuridad. De día, nos vemos bien las caras. Esa fantasía o una ilusión que habías tenido. Es como la Cenicienta. Se transformó en calabaza.

-¿A la noche se le permiten más cosas?

-A la noche está todo permitido.

-¿A qué le decís que no a la noche?

-A los travestis. De verdad.

-¿Y hay algo más?

– Yo soy bastante permisivo. Uno se entrega a la noche hasta que se transforma en parte del decorado. Es muy linda la noche. Dejás fluir hasta donde podés llegar. El día es un poquito más ordenado, cada uno tiene sus compromisos.

-¿Sos ordenado en tu vida?

-Sí. Soy bastante prolijo y bastante ordenado. O sea, en esta época de mi vida. Me decís a las 14 horas acá y estoy a las 14 en punto.

-¿Y siempre fuiste así?

-Antes estaba un poquito más desordenado. Muy divertido para mí pero para los demás, no.

-¿Y qué hacías? ¿Qué era ser desordenado?

-Estaba muy metido en la música. Muy de lleno ahí. Me gustaba quedarme en mi casa. Era totalmente impuntual, irresponsable. Creo que nunca dejé de ser buena persona pero sí muy desconsiderado, tal vez.

-Hoy con 40, mirás para atrás y ¿qué te deja todo lo que hiciste, lo que lograste, todo lo que conseguiste?

-Un montón de cosas. Me deja una enorme carrera musical. Una enorme cantidad de alegrías y de gente que conocí, muy linda y muy buena. Buenas historias, muy buenas anécdotas, aventuras, realmente odiseas, como dice el disco. Amigos hermosos que han compartido esta aventura, que son compañeros de ruta. La verdad que soy una persona muy agradecida, privilegiada por hacer lo que amo, dedicar mi tiempo a esto, y no tener que trabajar.

-¿Te perdiste el camino por esperar la llegada?

-No. Todo lo contrario. En el instante en que siento que no disfruto, no lo hago bien o no me gusta hacerlo. Esto lo estoy disfrutando ahora. Por eso estoy a gusto acá. Si no estuviera disfrutando, capaz no tendría esta alegría con la cual tenemos esta charla.

– ¿Por qué el nombre del disco es "Odisea"?

-Porque el camino recorrido fue una odisea, cargada de usos y fracasos. De las dos cosas. De peleas y de amistades. Desde abrazos a piñas. Ese ying yang.

-En todo bien hay un poco de mal y en todo mal hay un poco de bien…

-Sí. Totalmente. Te hace muy fuerte. Vos me decís ¿por qué odisea?, bueno por todo este viaje tan lindo que estamos transitando. Sigue siendo así. Aparte Turf es un grupo muy particular porque no somos ordenados sino que somos muy despelotados. No somos como esos grupos que ensayan todos los días desde las nueve de la mañana hasta las 18. Capaz lo envidiaría y me encantaría hacerlo porque seríamos recontra mega profesionales, pero no somos así y nunca fuimos así.

-La estructura para algunos funciona y para otros no…

-Yo creo que nos va bien porque nos aprovechamos,  perdón que lo diga porque va a quedar medio pedante, de que somos muy buenos nosotros. Turf es un grupo muy bueno. Hacemos muy buenas canciones. Es la verdad. Entonces somos tan vagos que nos aprovechamos de eso. No es que tenemos que hacer mucho esfuerzo para hacer eso. Humildemente nos aprovechamos de esa facilidad como para…

– ¿Hay algo que te falta hoy?

-No sé. Tengo todo lo que quiero. No soy un tipo muy pretencioso. Estoy contento con lo que tengo. No me gusta andar pensando en lo que falta. No soy una persona que vea lo que le falta sino que soy de los que ven lo que sobra.

-¿Qué te sobra?

-No me gustan las personas que dicen lo que les falta. ¿Cómo se dice? Mejor que sobre y no que falte.  Así soy yo.

-¿Algo que desees, que digas "todavía esto no lo hice"?

-Bueno. Ser papá podría ser. Estaría bueno.

-¿Todavía no?

-No es el momento pero me gustan los chicos, así que en un momento podría ser. Alguien va a tener que cambiarme los pañales.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos