Liam Neeson vuelve a la pantalla grande con “Venganza”
Liam Neeson vuelve a la pantalla grande con “Venganza”

La vida de Nels Coxman, un chófer que conduce una barredora quitanieves en un pequeño pueblo en Colorado, se ve alterada cuando se entera de que su hijo Kyle ha muerto en manos de unos sicarios que lo culpan de la desaparición de una cantidad considerable de droga. Dolido y con sed de venganza, el hombre acaba envuelto en una guerra contra los narcotraficantes responsables de la tragedia familiar.

Liam Neeson se ha transformado en un experto en este tipo de historias, por enésima vez compone a un vengador que intenta hacer "justicia por mano propia", una especie de Charles Bronsson moderno, pero con más matices y ciertas dosis de humor negro. En esta oportunidad, el guión es mucho más lúdico y paródico.

(Tráiler de Venganza)

De hecho, a diferencia de Taken o Non-Stop, el personaje principal no es un ex agente con preparación profesional, por lo que irá perfeccionándose y volviéndose más mortal a medida que avanza la trama. Esto le permite a Neeson mostrar su parte histriónica, secuencias que además logran descomprimir una trama oscura y densa.

Otra gran diferencia con las películas de acción de Neeson es que aquí no tiene una presencia en pantalla excesiva, por el contrario comparte el hilo argumental con varios personajes de lo más variopintos, por lo que no existe en el metraje ninguna sensación de saturación.

Laura Dern, Emmy Rossum, Julia Jones, William Forsythe y Elysia Rotaru forman parte del reparto. El director Hans Petter Moland es el responsable de poner en funcionamiento esta remake de un largometraje propio de 2014, y lo hace respetando su trabajo fílmico original, pero pensando en un público pochoclero que necesita escenas de alto impacto y diálogos más explicativos. El resultado es un entretenimiento que atrapa al espectador y que sobresale de la media del género, con escenas muy logradas y una estética general que recuerda al mejor cine de los hermanos Coen.

La nieve, un personaje más en Venganza, es lo único blanco y puro que verás a lo largo de casi dos horas de película. Vale la pena.

SEGUÍ LEYENDO