Dwayne Johnson es el actor mejor pago del mundo. Y para Hollywood vale su peso en oro, porque pocos intérpretes logran ser venerados por todas las generaciones de espectadores como le ocurre al ex luchador de catch.

A Johnson lo aman los niños, los hombres, las mujeres y las personas adultas. Es cálido, tiene carisma y sabe elegir muy bien sus proyectos. Por eso, a pesar de que se sumó a la saga en la quinta entrega, se siente una parte importante del mundo de Rápidos y Furiosos.

En este octavo filme, tras ser acusado y encarcelado injustamente, Hobbs se une al equipo de Toretto para detener a una mujer que amenaza con destruir el mundo.

El personaje de Dwayne, tiene mucha presencia en el metraje y comparte con Jason Statham algunas de las escenas de acción más geniales del filme.

En Nueva York nos recibió a solas para hablarnos más detalladamente de una de las películas más esperadas del año.

LEA MÁS