Seymour Papert, uno de los impulsores del movimiento maker.
Seymour Papert, uno de los impulsores del movimiento maker.

El movimiento maker (creador), surgido en un laboratorio del MIT en 1985 (en donde se inventaron los sets de robótica de Lego, Scratch y Makey), invita a aprender a través del juego, la investigación y el hacer (no solo con las manos, sino desde el aspecto intelectual).

En este sentido, existen propuestas a nivel nacional que han llevado en los últimos años talleres de robótica y mecánica a escuelas y fundaciones. Estas propuestas, extracurriculares, incluyen programación y se presentan como encuentros que invitan a despertar interés y vocaciones en niños y jóvenes.

Generalmente, a través de kits de robótica en espacios físicos, a “prueba y error”, es posible aprender el funcionamiento de circuitos, mecanismos y lenguajes de programación, entre otros aspectos. Pero, ¿qué sucederá con este tipo de propuestas durante la pandemia por COVID-19?

Según informaron a Infobae fuentes vinculadas a la organización de este tipo de encuentros de robótica en escuelas, aún cuando retomen las clases en las escuelas, no será posible dictar estos talleres de forma presencial.

Manipular objetos que son trasladados de escuela en escuela no será posible. Los talleres de robótica y electrónica, específicamente, deberán también reinventarse.

En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo desde el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, existe el Plan Estratégico de Pensamiento Computacional, Programación y Robótica. Se enmarca en el Plan Integral de Educación Digital y tiene como objetivo acompañar la integración de estos ejes a las prácticas educativas en todos los niveles.

Según señalan desde este ministerio a Infobae, el contexto actual hace que sea indispensable repensar el alcance, las modalidades y estrategias a través de las cuales se desarrollan las acciones de este Plan.

Por ello, se están llevando a cabo nuevas orientaciones y materiales destinados a docentes, estudiantes y familias, de uso libre y que pueden implementarse de manera virtual, que pueden encontrarse en el Campus Virtual de Educación Digital. Las propuestas que se están implementando en este momento se focalizan en la programación, aspecto fundamental de la robótica.

“La virtualidad nos ha planteado un desafío. Éramos acérrimos enemigos de los simuladores: la robótica, la electrónica, la mecánica se hacen tocando. Y ahora debemos adaptarnos”, señala a Infobae Gonzalo Zabala, director pedagógico de Playbots e investigador del Centro de Altos Estudios en Tecnología Informática de la Universidad Abierta Interamericana, organizador del encuentro First LEGO League y Roboliga, entre otros.

Aprender a aumentar

(Espacio Nixso)
(Espacio Nixso)

Pablo Aristizábal, emprendedor en educación y tecnología, experto en aprendizaje en línea, señala a Infobae: “En el nuevo orden post-pandemia, se potenciará la educación tradicional a partir de una educación blended, es decir mixta, donde parte se hará presencial, pero habrá una gran incidencia de la educación virtual de forma complementaria”.

Esto, explica, ya está sucediendo en programación, en donde los chicos pueden codear desde una computadora o un celular. En el caso de la robótica, los comandos de los robots también se pueden trabajar en forma virtual.

Respecto del cambio que darán los talleres de robótica y electrónica, dice: “Un docente podría enviar contenidos complementarios y ejercicios para reforzar fuera del aula, mientras que en el momento presencial se aprovecharía el espacio de los talleres y sus herramientas. Más allá de que en la coyuntura que estamos viviendo, se convierte en una gran oportunidad para aprovechar mejor el tiempo presencial”.

Lo que está sucediendo en cuarentena, además, es que las familias se han involucrado más en el proceso educativo. “Eso resignifica el tiempo que pasan juntos; ver una película educativa puede convertirse en un gran momento para compartir en familia, y luego conversar sobre lo que aprendieron. Ahora, no todos los papás y mamás tienen las mismas posibilidades o conocimientos, por lo que también es muy útil darle a los chicos la palabra, que ellos nos cuenten lo que están aprendiendo, sus nuevos conocimientos, y eso puede resultar en un momento de aprendizaje compartido”, sostiene.

Entonces, Aristizábal considera sumamente importante que los padres incentiven el hábito de lo que denomina Aprender a Aumentar. “Pensemos al celular como una herramienta que aumenta mi inteligencia biológica a partir de la inteligencia artificial; los estudiantes tienen que ver la tecnología como un dispositivo que los ayuda a aumentar su capacidad de aprendizaje”, concluye.

Apps y plataformas para aprender en casa

Existen diversas propuestas gratuitas para entender nociones básicas y más complejas de robótica y electrónica. Incluyen programación, y hasta hay propuestas que invitan a diseñar 3D o diagramar sonidos.

Muchas actividades incluyen elementos de electrónica básica o material para construir, como madera, telgopor o sorbetes.

Tinkercad

La plataforma tinkercad.com es un simulador, un servicio gratuito de diseño 3D, electrónica y creación de código. Es fácil de usar, y la utilizan profesores, niños, aficionados y diseñadores. Es posible “imaginar, diseñar y crear cualquier cosa que se les ocurra”, escriben en el sitio.

Tiene clases para aprender a diseñar 3D; a programar, simular, y ensamblar en electrónica; diseñar con código; generar modelos tipo Minecraft y otras actividades similares.

Sonic Pi

Sonic Pi
Sonic Pi

Otra herramienta sonic-pi.net, es abierta y gratuita. Es un lenguaje de programación que permite hacer música, y ejecutar lo que se conoce como live coding, es decir, se pueden realizar recitales en donde la forma de ejecutar instrumentos es programando.

INET en casa

“No podemos enseñar programación y robótica si no sentamos buenas bases de matemática, de lógica, incluso de arte, para que sus creaciones resulten en desafíos cognitivos, y que armar un robot no sólo sea replicar un rompecabezas de una caja, sino que ellos tengan la posibilidad de imprimirle su propia impronta. Con esa idea en mente, trabajamos la iniciativa Inet en casa”, señala Aristizábal.

Es la propuesta educativa del Instituto Nacional de Formación Técnica. La propuesta ha surgido antes que la pandemia por coronavirus. Brinda apoyo escolar con videos y prácticas interactivas gratuitas como complemento de las materias de 1° y 2° año de las escuelas técnicas.

Proyecto T

Son encuentros por videoconferencia con chicos de 12 a 18 años (organizados desde Playbots), todos los viernes a partir de las 18. Se necesita inscripción aquí.

Es un espacio maker para adolescentes, que se realizaba en el Centro Cultural de la Ciencia (C3), y ahora sigue en la vitualidad. Allí convergen la robótica mecánica y electrónica, la programación de videojuegos y de aplicaciones móviles, el diseño e impresión 3D y más.

Recetas de robots

Desde Fundación Telefónica, han desarrollado un conjunto de videos para YouTube denominados “Recetas de Robots”. Es un conjunto de videos para que chicas y chicos de todas las edades, hasta adultos mayores, puedan incursionar en el mundo de la electrónica, la mecánica y la programación utilizando el simulador Tinkercad.

Son 17 episodios para aprender a armar la electrónica, a programarla y luego a diseñar en 3D la estructura del robot para imprimirla en 3D o armarla en madera. Fue un nuevo desafío, nos empapamos de la cultura gamer y comic, para hacer videos más divertidos y dinámicos. Fue una aventura maravillosa, y la cantidad de vistas nos alienta a seguir incursionando por estos mares.

NorthROBOTICS

Desde marzo, esta escuela de robótica educativa está trabajando más en el proceso y cálculo de trayectorias y fórmulas. Así, los chicos siguen aprendiendo los conceptos fundamentales de la robótica.

“Antes prevalecía lo pragmático por sobre lo teórico. Ahora tenemos la oportunidad de fortalecer un poco más la base de conocimientos para que al retornar las clases presenciales puedan sacarle un mayor provecho a la temática”, explica a Infobae Verónica Gaiteiro, directora de la escuela.

Agrega: “Los chicos son los héroes en esta pandemia al igual que los trabajadores de la salud y esenciales, ya que con una resiliencia increíble están afrontando todos los cambios. La mayor dificultad la estamos afrontando desde la conectividad, tanto nuestros alumnos como nuestros docentes tienen problemas constantes con el ancho de banda o con la señal, así y todo, día a día vamos buscando soluciones superadoras”.

SEGUÍ LEYENDO: